Alejandro Eder asegura que "Ospina y Ortiz hacen el mismo tipo de política"

Escuchar este artículo

"Ospina y Ortiz hacen el mismo tipo de política": Alejandro Eder

Octubre 13, 2019 - 07:55 a. m. Por:
Olga Lucía Criollo - editora de Poder
Alejandro Eder, candidato a la Alcaldía de Cai

Alejandro Eder aspira a la Alcaldía de Cali por el Movimiento Compromiso Ciudadano Por Cali.

Foto: Raúl Palacios / El País

"A mí me llama mucho la atención como algunas personas tratan de pintar a Ospina y a Ortiz como si fueran dos cosas distintas, cuando son el mismo fenómeno".

Así se desmarca el candidato del Movimiento Compromiso Ciudadano Por Cali, Alejandro Eder, de los aspirantes que van liderando la intención de voto en la carrera por la Alcaldía.

"La forma como se debe hacer la política es como la hacemos nosotros: en la calle, de cara a los ciudadanos", insiste, agregando que "los problemas personales de Jorge Iván Ospina no se pueden volver la bandera central de la contienda electoral de Cali".

Quedan quince días de campaña y usted sigue volcado a las calles, incluso acompañado de Sergio Fajardo. ¿Esa será su estrategia final?

Nosotros estamos adelantando una campaña ciudadana, alejados de la politiquería y la corrupción. Yo siempre he tenido una muy fuerte vocación de servicio a mi ciudad, pero he dicho que esto no es a cualquier precio, y la forma como se debe hacer la política es como la hacemos nosotros: en la calle, de cara a los ciudadanos. No es algo reciente, llevamos quince meses caminando las calles de Cali y todo lo que se ha logrado hasta el momento ha sido a pulso, y los ciudadanos ya lo ven.

Nuestra apuesta es que vamos a lograr la Alcaldía de Cali de esta manera, porque la mayoría de los caleños y los colombianos estamos mamados de la forma como se viene haciendo la política en nuestro país.

Hay quienes dicen que el hecho de que las fuerzas políticas de la ciudad ya estén inscritas en las candidaturas de Ospina y de Ortiz no deja espacio para otro aspirante...

¿Quién dice que las clases politiqueras de siempre son las que controlan la política? Eso es justo lo que tenemos que cambiar: quien manda en una democracia es el elector final, no unas estructuras que se dejan transar por puestos y contratos y no unas estructuras que marchan con las mismas reglas con las que marchan Jorge Iván Ospina y Roberto Ortiz.

Me llama mucho la atención como algunos tratan de pintar a Ospina y a Ortiz como si fueran dos cosas distintas, cuando son el mismo fenómeno: todos sabemos que ambos son protegidos de Angelino Garzón, que en el 2007 Ortiz apoyó a Ospina y a Juan Carlos Abadía, que a su vez eran apoyados por ‘el negro’ Martínez, y cuando Abadía y Ospina salen electos, le devuelven el favor a Ortiz, poniéndolo como presidente de la Plaza de Toros.

Cuatro años después, en el 2011, Ortiz, junto a Ospina y Abadía apoyan a Useche para ser el gobernador del Valle. Toda la vida Ortiz ha sido miembro del Partido Liberal, muy cercano a César Gaviria, y de repente el año pasado Gaviria pasa a apoyar a Ospina y Ortiz es el candidato de Álvaro Uribe Vélez.

Lo que uno ve con los dos punteros es que son exactamente la misma cosa y, para colmo de males, ambos se paran en la tarima con Clara Luz Roldán: no hay ninguna diferencia entre ellos porque hacen el mismo tipo de política y van por lo mismo, a diferencia de nosotros, que vamos a gobernar para la gente, que hacemos la política transparente y no compramos votos, no negociamos puestos ni contratos, y eso es lo que nos va a permitir llegar a la Alcaldía.

A propósito de Ospina, ¿qué opinión le merece la huelga de hambre en la que se declaró el pasado jueves?

Los problemas personales de Jorge Iván Ospina no se pueden volver la bandera central de la contienda electoral de Cali. Le deseo todo el éxito resolviendo su situación, le recomiendo respetar y confiar en las instituciones y ponerle la cara a la Justicia y que pueda resolver sus asuntos. Pero tenemos que enfocarnos es en desarrollar a Cali, por eso nuestra propuesta desde el inicio ha sido una propuesta ciudadana, en la calle, alejada de la politiquería y la corrupción.

Usted le ha pedido a Ospina que se aparte de la campaña, ¿por qué?

En este momento Cali no puede correr el riesgo de volver a las épocas de los alcaldes destituidos. Cali está muy atrasada comparada con el resto del país y esta elección no es solo para definir los próximos 4 años de la ciudad, es para definir los próximos 20 años de Cali. No tenemos más tiempo para perder, Medellín nos lleva mucha ventaja, con Barranquilla estamos ahí pegaditos..., por lo tanto el llamado es a que votemos bien, a que votemos por el único candidato independiente en esta contienda, Alejandro Eder.

Ospina ha dicho que usted ha afectado su dignidad, ¿qué le responde?

Yo hago la política limpia, de cara a los ciudadanos, no con mentiras o con embuste, por lo tanto, lo único que hacemos es decirle la verdad a la ciudadanía, y nuestro principal enfoque es y será siempre la parte programática, porque nuestro objetivo es proyectar a Cali para que vuelva a ser una ciudad líder en Colombia.

Al ver las encuestas, muchos dicen: ‘qué pereza votar para la Alcaldía’. ¿Qué les dice a esas personas?

Que estas elecciones son las más importantes para que todos votemos. No subestimemos el poder de nuestro voto, tenemos que votar por el mejor candidato, por el que nos da garantías de transparencia y garantías de que vamos a trabajar para los caleños y no para los intereses politiqueros y corruptos y ese se llama Alejandro Eder.

Se dice que usted no tiene experiencia en el manejo del Municipio…

Yo tengo amplia experiencia en el manejo de recursos públicos; trabajé cerca de una década en el Gobierno Nacional, manejé un billón de pesos y después de todo ese tiempo y toda esa plata, salí sin ningún cuestionamiento judicial, sin ninguna sanción ni investigación y ninguno de mis colaboradores más cercanos se escapó con una pequeña fortuna ni está en la cárcel por corrupción. Entonces, experiencia en manejo de lo público tengo más que suficiente. Además, fui director de Propacífico durante tres años, proyectando iniciativas estratégicas para la región, como el tren de cercanías y el acueducto para el sur de Cali.

¿Pero cuál sería la impronta de una Alcaldía suya?

Lo que le va a quedar a los caleños es que la Alcaldía de Alejandro Eder va a ser la que volvió a proyectar a Cali como una gran ciudad colombiana. Los caleños amamos a Cali, pero tenemos que volvernos a sentir orgullosos de Cali. Para eso necesitamos una ciudad segura: trabajé ocho años en temas de seguridad nacional, desde la Presidencia de la República, y de construcción de paz, y vamos a utilizar todo ese conocimiento para recuperar la seguridad de Cali. Vamos, además, a generar cien mil nuevos empleos netos en el próximo cuatrenio.

Si bien le he dedicado mi vida al servicio, vengo, a mucho orgullo y honor, de una familia empresarial tradicional. Yo sé lo difícil y lo importante que es hacer empresa y, por lo tanto, vamos a apoyar a los empresarios, a los micro, pequeños y medianos para que se puedan fortalecer. También vamos a generar condiciones para que vuelvan las grandes inversiones a Cali y a construir las obras que Cali necesita para transformarse, en el tiempo que es y al costo que es, incluyendo el tren de cercanías; también vamos a terminar las megaobras y a mejorar la infraestructura escolar y de otros edificios públicos que están a punto de caerse, incluyendo el CAM.

¿Cómo piensa relacionarse con los concejales, si la mayoría son políticos tradicionales?

Es que mi problema no es con los políticos, es con la politiquería y la corrupción. Estoy dispuesto a sentarme a trabajar con cualquier persona que esté dispuesta a hablar desde un punto de vista programático y pensando en mejorar la calidad de vida de todos los caleños. Esto no es algo nuevo para mí, fui alto consejero presidencial, tuve que relacionarme con los congresistas y hasta con las Farc en armas, o sea que me siento con el que sea, siempre y cuando sea para cambiar las condiciones en las cuales vivimos.

Así, las relaciones del alcalde Eder con el Concejo van a estar fundamentadas en el respeto mutuo: yo los respetaré a ellos como concejales, ellos me respetarán a mí como alcalde.

Segundo: nuestras relaciones serán dentro del marco de la ley. No vamos a hacer nada que no permita la ley, y tercero: todo lo que hagamos será con transparencia absoluta y pensando en mejorar la calidad de vida de los caleños. El que quiera trabajar conmigo así, va a encontrar un gran alcalde, que va a compartir con los concejales todos los créditos políticos de los logros que tengamos, pero el que se ponga con sinvergüencerías, pues va a tener un problema con este alcalde.

Una de sus apuestas es la seguridad, ¿qué propone?

Sí se necesitan más policías, pero también una mejor articulación con la Fiscalía y los jueces, más espacio carcelario y que todo el proceso, desde que un supuesto delincuente es capturado, procesado, condenado y enviado a la cárcel o a la libertad, funcione de manera expedita. Yo voy a asumir lo que dice el mandato constitucional: que el alcalde es el jefe de Policía de la ciudad y vamos a coordinar los distintos actores para eso y vamos a trabajar con las autoridades competentes para conformar un bloque de búsqueda distrital, que tendrá como principal función identificar y desarticular las estructuras criminales dedicadas al hurto y al microtráfico que nos tienen azotados. Así, vamos a caerle muy duro a las estructuras del microtráfico que tienen expendios de droga en toda la ciudad.

También necesitamos generar oportunidades porque muchas personas, en especial los jóvenes, terminan en una vida de delito por falta de oportunidades o metidos en pandillas porque no tienen con qué comer... en ese sentido, vamos a montar una política de integración social y económica para niños y jóvenes en los sectores más vulnerables, sobre el actual programa Gestores de Paz, de la Alcaldía y de TIP, que es de la Policía.

¿Y cómo ha proyectado a Metrocali?

Tenemos que velar porque haya un mejor manejo de Metrocali. Reconozco que la actual Alcaldía logró una renegociación de los contratos con los operadores de los buses y que deben ser suficientes para sacar adelante el sistema, porque corrigen muchos de los errores del pasado. Solo queda una cosa pendiente y es recuperar la soberanía fiscal de Metrocali: hoy el recaudo lo maneja un tercero y de una manera que para muchas personas deja muchas dudas.

Solo se puede comprar en la mayoría de los puntos de venta, excepto en algunos buses, con efectivo, no con tarjeta de crédito y no dan recibo, es decir, muchas preguntas quedan allí. Cuando Metrocali controle la plata, se va a controlar cada peso desde que entra hasta que sale, y eso nos va a permitir hacer un uso más racional de sus recursos.

Emcali

"Emcali tiene que permanecer como una empresa pública, pero tiene que ser la mejor empresa de servicios públicos del Suroccidente y una de las mejores de Colombia, como lo era en los 80. Tenemos que resolver los problemas laborales, algunos tienen que ver con los sindicatos, pero no es lo único. También tenemos que resolver los temas administrativos.

Entre el 2000 y el 2019 Emcali ha tenido trece gerentes, es demasiado... tiene que tener procesos de contratación más claros y prestar un servicio óptimo al precio que es y dejando rentabilidad al final del año, como lo hacen las empresas públicas de Medellín y de Bogotá.

Eso se hace con un criterio técnico, no politiquero... Nuestra posición es que se debe seguir implementando el plan estratégico desarrollado por la Universidad del Valle".

Lea además: El 'rifirrafe' entre Eder y Ortiz, la 'pinta' de Maya y otros episodios del debate de la Andi

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad