Tras una década de expansión, la economía de América Latina se enfría

Tras una década de expansión, la economía de América Latina se enfría

Enero 02, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Agencias Colprensa y Xinhua.

La región crecerá menos en el 2015 tras una década de expansión. Colombia, Bolivia, Ecuador y Paraguay jalonarán recuperación.

Afectada por la crisis económica internacional, la economía de América Latina no pasa por su mejor momento, y parece haber puesto fin a una década de expansión, si bien en una región tan amplia y heterogénea, hay excepciones y algunos países todavía presentarán este año un significativo crecimiento económico. Según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, Cepal, el organismo regional de las Naciones Unidas, América Latina registrará este año un crecimiento medio del 2,2 %, cifra inferior a la expansión del 2,5 % lograda en 2013 y también menor que la que se proyectaba a comienzos de año (3,2 %). Por su parte, el Fondo Monetario Internacional (FMI) rebajó en su último informe en octubre sus previsiones sobre la expansión de la economía latinoamericana este año al 1,3 %, 0,7 puntos menos que lo calculado en julio, considerando que de cumplirse esta “decepcionante” predicción, sería la tasa más baja desde 2009 y menos de la mitad del 2,7 % registrado en 2013. El motivo de la revisión a la baja del crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) de la región se debe a la desaceleración que viven varios de sus países, como es el caso de Brasil, que cerró el primer semestre del año en recesión técnica, así como otras importantes economías como Argentina o Venezuela, en crisis desde hace años.La palabra “ajuste”, tan lejana en la región en los tiempos de bonanza, empieza a escucharse cada vez más en algunos países, debido principalmente a la caída de los ingresos que se lograban con las materias primas. La desaceleración que viven las principales economías del mundo, como Estados Unidos, China y las de la UE, llevó a un freno en la importación de commodities latinoamericanas como el petróleo, el carbón, el cobre o el níquel. Ante una menor demanda, los precios cayeron y las arcas de los países se resintieron por ello. Al caer los ingresos, los gobiernos no podrán seguir con el mismo tren de gasto que traían, pues aumentaría el riesgo de caer en un desajuste fiscal, con consecuencias negativas para las economías. La opinión mayoritaria entre los economistas es que América Latina deberá “ajustarse” en 2015 y 2016. Otro indicador que alerta sobre el mal momento económico de la región es el Indicador del Clima Económico (ICE), que trimestralmente realizan la brasileña Fundación Getúlio Vargas (FGV) junto con el Instituto de Estudios Económicos de la Universidad de Múnich, que cayó en octubre a su menor nivel desde julio de 2009 (80 puntos), cuando Latinoamérica sufría los primeros efectos de la crisis económica internacional. Las causasEl estudio atribuyó la caída del índice en América Latina principalmente al empeoramiento de la evaluación de México, Chile y Colombia, tres de los países que parecían a priori menos afectados por la crisis.Según el estudio, el ambiente para los negocios ha caído gradualmente en la región desde los 95 puntos que registró en enero de este año, y se ubicó en octubre en más de 20 puntos porcentuales por debajo de la media de los últimos diez años (102 puntos). Según la FGV, la caída fue provocada principalmente por la mala evaluación de los especialistas sobre la coyuntura económica. Así, mientras que el llamado Indice de Situación Actual (ISA) cayó desde 72 puntos en julio hasta 64 puntos en octubre, el Indice de Expectativas (IE), que ofrece una previsión para los próximos seis meses, se mantuvo estable en 96 puntos en el mismo período. Se trata del cuarto trimestre consecutivo en que el índice de clima económico de América Latina se mantuvo en un nivel considerado como desfavorable. La desaceleración prevista en Brasil (crecimiento de apenas el 0,3 %, según el FMI) afecta a muchos países de la región, pero principalmente a Argentina, su socio principal dentro del espacio del Mercosur, donde también se encuentran Uruguay, Paraguay y la recién llegada Venezuela. El empeoramiento de la situación económica en Venezuela tiene efectos negativos en algunos países de Centroamérica y el Caribe que reciben apoyo, vía petróleo, de Caracas. En el otro lado, Panamá, con un crecimiento del 6,6 %, debe tener este año la mayor expansión de toda América, según el FMI. De hecho, en América Central se espera que el crecimiento permanezca estable alrededor del 3 % este año, y que se registre una mejora para 2015, alentada por la recuperación de Estados Unidos. En Suramérica, Bolivia podría liderar el crecimiento con un 5,2%, seguido de Colombia, con un 4,8%, y Ecuador y Paraguay, ambas en un 4,0 %. Por contra, economías sólidas en los últimos años como Perú y Chile sufrirán de una desaceleración considerable en relación a los últimos años. Tras haber crecido un 5,5 % y un 4,2 % en 2012 y 2013, se espera que la economía de Chile crezca apenas 2,0 % Y Perú debe expandirse a un PIB “modesto” 3,6 % este año tras haber crecido a tasas del 6,6 % en la última década.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad