Temor por posibles despidos masivos tras recorte a presupuesto nacional

Febrero 25, 2016 - 12:00 a. m. 2016-02-25 Por:
Redacción de El País

Sindicatos dicen que estarían en riesgo alrededor de 200.000 empleados temporales y contratistas.

El Estado emplea hoy a 1.166.000 colombianos, aunque cifras del Dane, señalan que los trabajadores al servicio del Gobierno eran 853.000 a diciembre del 2015. Ahora la gran incógnita es cuántos de esos funcionarios saldrían de la nómina oficial con el nuevo apretón de $6 billones en gastos de funcionamiento que dispuso la administración Santos para el 2016. Aunque el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, afirma que “no habrá despidos masivos”,  existen temores de que el recorte afectaría en especial a empleados temporales y/o supernumerarios, lo mismo que a miles de  contratistas. “Se congela el rubro de servicios personales. Cualquier entidad puede hacer los cambios que necesite, pero a costo cero, es decir, no puede aumentar el valor de la nómina”, dijo. Sin embargo, William Reyes, presidente de la Federación Nacional de Trabajadores al Servicio del Estado, Fenaltrase, sostiene que “cuando el Gobierno habla de un apretón presupuestal lo que está transmitiendo es un mensaje de que va a despedir gente, y más cuando no se respeta el sistema de carrera administrativa”. Lo peor, anotó el dirigente sindical, es que “el Gobierno tiene inmensas plantas paralelas de contratistas”, ya que son personas que no cumplen con los concursos de méritos, y en los cuales se va gran parte del Presupuesto General de la Nación”. Solo en gastos de personal, además de congelarse la nómina estatal, el ministro Cárdenas, dijo que el recorte será de $660.000 millones.Frente a ello, el Presidente de Fenaltrase denunció que “por cada empleado público hay alrededor de diez contratistas”, lo cual pone en aprietos las finanzas públicas.  Reveló, asimismo, que a la fecha el Estado tiene una nómina de 200.000 empleados provisionales “que son personas que se mantienen de manera permanente en periodo de prueba”, es decir, sin un nombramiento oficial. Allí, enfatizó Reyes, podría estar parte del recorte de personal y de cargos. “Lo más práctico para el Gobierno es que no haya empleados de carrera. Por eso, todos los provisionales y las plantas temporales (antes supernumerarios) están en alto riesgo”, apuntó el dirigente en diálogo con El País. Precisamente, en cuanto a los contratos de prestación de servicios, según el Ministerio de Hacienda, “se aplazan en un 5% los servicios personales indirectos acorde con lo establecido en la Directiva Presidencial 01 del 2016 (Plan de austeridad). Política equivocada Para el decano de economía de la Escuela Colombiana de Ingeniería, Eduardo Sarmiento. “el apretón anunciado es el resultado de una política económica equivocada, que finalmente dará al traste con el empleo público y privado, lo cual llevará a la postre a un aumento de los niveles de desempleo” a partir de este año. Enfatizó que “la presentación de una nueva reforma tributaria lo que traerá es una política más contractiva del PIB y el empleo por la vía de más impuestos a empresas y personas”. A lo anterior se añade una “devaluación desmedida, un aumento de la inflación y de las tasas de interés”. Algunos analistas estiman que por la austeridad estatal el índice de desempleo podría aumentar un punto porcentual este año. Por su parte, Luis Alejandro Pedraza, presidente de la Central Unitaria de Trabajadores, CUT, lamentó que esta política de austeridad los perjudicados sean los empleados del Estado. “Las decisiones del Gobierno están ligadas a pretender corregir errores en la política económica”, añadió.  El dirigente aseguró que los despidos de personal se habían ventilado antes de las medidas, ya que solo en Ecopetrol se alista la salida de 1600 trabajadores, lo cual “nos preocupa”. Afirmó que por la crisis de precios “en Ecopetrol han sido despedidos 22.000 trabajadores contratistas, y eso mismo sucede en varias empresas del sector público, especialmente en Bogotá, como las empresas de acueducto y de teléfonos”. Protestas  Para hoy las centrales obreras  y sindicatos  convocaron a  una jornada nacional de radicación de pliegos de peticiones al Gobierno para defender el empleo público. La idea, dijo el Presidente  de Fenaltrase, es que haya empleos estables y por concurso de méritos, para ponerle fin a las nóminas paralelas y de contratistas a través de una verdadera ampliación de la planta oficial. Para el 17 de marzo también  se ha convocado un paro nacional para protestar contra las medidas económicas del Gobierno. El presidente de la CUT,  Luis Alejandro Pedraza, dijo que los despidos anunciados son una razón más para la protesta del 17, “pues todo obedece a las presiones de las caliificadoras y la Ocde”.  

 

Lee todo el contenido de El País sin límites. Suscríbete aquí
VER COMENTARIOS