“Solo hay dos caminos: crecer o desaparecer”

Escuchar este artículo

“Solo hay dos caminos: crecer o desaparecer”

Julio 15, 2013 - 12:00 a. m. Por:
Redacción de El País
“Solo hay dos caminos: crecer o desaparecer”

Efraín Otero, presidente Banco de Occidente.

Efraín Otero, presidente del Banco de Occidente, explica los factores críticos que le permitieron a esa entidad financiera convertirse en uno de los grandes jugadores de la banca, poniendo siempre al cliente en el centro de su estrategia.

Ser un banco es en cierta manera cargar una condena. O se crece y te vuelves poderoso, o desapareces. La competencia es, literalmente, monstruosa. No puedes, de ninguna manera, ser pequeño, ser débil. Los otros monstruos te tragan.El Banco de Occidente decidió entonces crecer. Se trata de la compañía que más utilidades reportó durante 2012 en el Valle del Cauca. Y para crecer, dice su presidente, Efraín Otero, hay que, por ejemplo, fusionarse. Fusionarse es volverse más robusto. En 2005 y 2006 el Banco de Occidente se integró comercialmente con el Banco Aliadas y el Banco Unión Colombiano. En 2010, con Leasing de Occidente. Mucho antes de eso, en 1973, el Banco contó con el respaldo del grupo económico Sarmiento Ángulo, que lo robusteció aún más con recursos económicos y su experiencia en el mundo de los negocios. Así se convirtió el Banco de Occidente en una entidad de proyección a nivel nacional e internacional. Para crecer también hay que ser ambicioso, expandirse. En todo el país, Banco de Occidente tiene 193 oficinas. En el Valle, 43. En el Valle, por cierto, nació. Fue el 3 de mayo de 1965. Las primeras oficinas fuera de Cali se abrieron en Palmira, Pereira y Armenia. En todo el país, ahora, el Banco registra medio millón de clientes.Efraín Otero agrega otro dato: para crecer, a esos clientes, hay que cuidarlos. Y se cuidan ofreciéndoles, por un lado, la mejor atención posible. También haciéndolos sentir importantes. A ese cliente que tiene una queja y la reporta, se le responde sí o sí en el menor tiempo posible. En el Banco de Occidente hay una unidad de recepción y respuestas de quejas a la que se le exige trabajar de prisa.“Nuestra preocupación está orientada y dirigida a eso: a que nos evalúen como excelentes. Desde la fundación del Banco venimos hablando de calidad de servicio. Así jamás podamos ser perfectos, lo buscamos”, dice el Presidente.Hacer sentir al cliente importante es también ofrecerle la mejor tecnología para que realice sus transacciones de manera eficaz, segura, cómoda. Desde 1993, entonces, en el Banco de Occidente se inició el proyecto de modernización de sus operaciones. Para crecer siendo un banco se depende, en todo caso, de la economía del país. En los años 90 era una economía que pasaba del auge a la caída en ciclos cortísimos. Ahora es distinto. El ciclo de la bonanza ha sido largo y pese a que ha desacelerado, no termina: en abril pasado las utilidades del Banco de Occidente habían crecido un 15,27% comparando el mismo mes del año anterior.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad