"Sector eléctrico sí está preparado para enfrentar El Niño": Ángela Montoya

"Sector eléctrico sí está preparado para enfrentar El Niño": Ángela Montoya

Octubre 06, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Alfredo García Sierra | Reportero de El País

"El consumo de energía en Colombia ha subido, pero es de los más bajos de América Latina. Si la demanda sube las tarifas podrían bajar más", dice Ángela Montoya, presidenta de la Asociación Colombiana de Generadores de Energía Eléctrica.

Ángela Montoya, presidenta de Acolgen, afirma que la expansión energética va bien en Colombia, pero preocupan los alcances de la nueva reforma tributaria.

El sistema eléctrico colombiano es hoy uno de los más confiables y preparados de América Latina y del mundo para evitar el riesgo de apagones o de racionamientos –como los que hubo en el pasado— frente a la llegada de fenómenos como El Niño.De hecho, en el país se ejecutan proyectos de expansión (hidroeléctricas y térmicas) por US$10.000 millones para seguir garantizando ese servicio, pero preocupan las nuevas cargas tributarias que alista el Gobierno para la inversión nacional y extranjera.Según Ángela Montoya, presidenta de la Asociación Colombiana de Generadores de Energía Eléctrica, Acolgen, que es el gremio de las empresas del sector, es clave que el Gobierno mantenga la estabilidad jurídica a los inversionistas. Estas preocupaciones serán debatidas esta semana en el VII encuentro anual del sector en Bogotá.¿Cuál será el eje del Encuentro Nacional del Sector Energético que se realizará del 7 al 9 de este mes?El gremio maneja hoy el 91% de la generación eléctrica y al tener ese tamaño y la responsabilidad de producir ese servicio, vamos a tocar varios temas. En el primer día vamos a hablar de un módulo de mercados y del tema regulatorio, y de una comparación entre las perspectivas de generación hidráulica y térmica. Luego, analizaremos aspectos ambientales, que son muchos, y abordaremos, asimismo, lo relativo al campo tributario, y en especial todo lo atinente a la reforma que va a presentar el Gobierno al Congreso, haciendo énfasis en la estabilidad jurídica para los inversionistas extranjeros, que son quienes miran mucho al país para impulsar proyectos.A la luz del mejoramiento económico y en materia de infraestructura, ¿cómo está hoy Colombia en materia energética?Este es un sector que ha sido catalogado como competitivo, eficiente y confiable de talla mundial. El año pasado en un foro económico internacional se presentó un estudio de la firma KPMG donde se le otorgó a Colombia el puesto número 4 frente a 165 países. Esa noticia fue muy grata para el país, ya que el estudio mide varias cosas, y una que nos enorgullece mucho, es el tema de la confiabilidad, que no es nada distinto frente a que podemos atender hoy el 100% de la demanda. En este momento, por ejemplo, hay inversiones por US$10.000 millones en construcción de nuevos proyectos (hidroeléctricas y represas), los cuales entrarán en servicio entre este año y el 2019. Esos proyectos le van a entregar al sistema interconectado nacional 3980 megavatios adicionales, con lo cual Colombia no solo es autosuficiente en el sector energético para atender la demanda, sino que tendremos excedentes para exportar.¿Eso significa que fenómenos como El Niño, y los apagones del pasado, ya no son una amenaza?En el campo ambiental, un fenómeno de El Niño siempre es un riesgo, sobre todo para un país que genera su energía con base en fuentes hídricas (agua) y cuyo manejo está a cargo de un importante número de empresas. Pero también disponemos en nuestra canasta de generación una red de empresas térmicas a carbón, gas natural y con combustibles líquidos. Cuando se anuncia un fenómeno como este siempre debemos estar muy vigilantes sobre el nivel de los embalses, porque la generación térmica no es suficiente para abastecer la demanda. Hace meses se habló de que había un 80% de probabilidades de que El Niño apareciera, y hoy está en un 58% o 60%, lo cual no significa que no lo vamos a tener. Pero, a su vez cuando se anunció el fenómeno en marzo o abril pasados, muchos de los embalses estaban en niveles históricamente muy bajos, rondando un 25% y un 23%, algo muy bajo. Por fortuna, ahora los embalses están en niveles promedio de 75% y 78% en promedio, lo cual es muy alentador.¿Entonces, el país sí está preparado para evitar un colapso energético?Sí. Está preparado para atender la totalidad de la demanda, sin que haya probabilidad de racionamientos, ni apagones, como los del pasado. ¿Por qué no apostarle más a las térmicas debido a las reservas de gas, si se escasean las fuentes de agua por el verano?Las reservas de gas están bajando considerablemente. En este momento escasamente tenemos gas para abastecer la demanda industrial, residencial, vehicular y comercial. Por fortuna, Colombia tiene un mix (mezcla) que le conviene al contar con el soporte de la energía hidráulica, que es la más barata y la más limpia. Y por eso como país debemos tener consideraciones ambientales.¿Por qué ha sido tímida la incursión colombiana en campos como la energía eólica y solar?Nosotros ya tenemos un parque de generación eólica instalado que produce 19 megavatios de energía desde la Guajira al sistema interconectado del país. Lo que pasa es que Colombia por sus condiciones de vientos no es favorable para este tipo de generación. Pero el tema de la energía solar y la geotermia, que son renovables, lo estamos explorando para que estas tecnologías puedan ingresar a Colombia. Todo ello se hará con base en la Ley 1715, con lo cual en el país veremos muy pronto este tipo de recursos energéticos. ¿Qué tanto desestimula la reforma tributaria, que radicó el Gobierno ante el Congreso, las inversiones en el sector eléctrico?Eso me preocupa mucho. Me preocupa porque este es un sector que paga muchos impuestos, no solo por concepto del impuesto sobre la renta, sino que tenemos una serie de cargas, tributos, sobretasas, estampillas, y otros, que se transfieren a la Nación. Es preocupante lo relativo al impuesto a la riqueza (que se llamó en un principio al patrimonio) porque este tipo de empresas tienen patrimonios muy altos, el cual les pegaría muchísimo. Es un impacto que no sería favorable, pues este sector, que además, tiene mucha inversión extranjera, ya tributa de manera considerable.Emcali, a comprar energía a largo plazoEn Cali, ya se está aplicando un alza mensual en las tarifas a los usuarios. Según eso, ¿Emcali quedó expuesta a un mercado caro en plena coyuntura del Niño?Sí. Lo que sucedió fue que la empresa (Emcali) se sobreexpuso en bolsa, ya que tuvo un bajo porcentaje de compras con anticipación. Eso no es lo más aconsejable, y por ende, cuando fue a comprar energía la encontró a precios más altos. Comercialmente no es la mejor decisión.La recomendación puntual es que compre energía con contratos a largo plazo, y cuando los precios sean un poco cómodos, cuando no haya escasez o no existan riesgos frente a un fenómeno climático como El Niño, ya que en esas circunstancias las tarifas tienden a subir.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad