Sancocho congelado y mazamorra, entre las nuevas exportaciones del Valle

Sancocho congelado y mazamorra, entre las nuevas exportaciones del Valle

Septiembre 04, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

Ajiaco congelado, fajas con aromas y hasta harinas de plátano son algunas de las otras apuestas para el mercado mundial. ¿Cuáles son las empresas que se destacan? y ¿cómo están las exportaciones en números?

Hace  seis años  William Escobar, un administrador  caleño, que venía de una larga trayectoria en el sector farmacéutico puso a flotar una apuesta revolucionaria de negocios: fabricar  prendas de control (fajas), pero con fragancias y nutrientes para la piel. Y para ello creó junto a otro socio la empresa Meli Belt. No fue fácil, pues él quería innovar y diferenciarse.  En otras palabras, darle valor agregado a ese tipo de prendas elaboradas con telas inteligentes  a las que se añaden microcápsulas con aromas a menta fría, aloe vera, algas marinas, vitamina E y chocolate, todo ello alrededor de lo que hoy se denomina una estrategia de neuromarketing.  El experimento funcionó, y hoy desde una factoría  del barrio Primero de Mayo en Cali, Meli Belt ya  rompe fronteras al vender sus productos hace tres años en Estados Unidos, México, Chile, República Dominicana, Guatemala, Puerto Rico, España, Italia, Alemania y en la lejana Dubai. Su sueño, dice William, “es la expansión en Europa a partir del 2017, un mercado exigente, y el que dice, tiene un potencial  casi infinito”. Y otra de esas apuestas diferentes a las tradicionales exportaciones de azúcar, café y confecciones, es la de Pampa Ltda, una compañía caleña que con su harina de plátano,  conquista el paladar de los exigentes europeos. Lea también: No cambia el panorama exportador de Colombia, continúa en caída. Panes, tortas, galletas y cereales son elaborados en Holanda y Alemania a base de este insumo procedente de las tierras del Valle. Como si fuera poco, esta firma, cuya planta opera en el barrio Fepicol, al oriente de Cali, ya exporta  mazamorra, harinas para elaborar natilla y buñuelos, cuchuco (para sopas), leche de soya y malteadas  dentro del ‘boom’ de los llamados alimentos saludables.  Su director de exportaciones, Juan Fernando Bedoya —hijo de uno de los fundadores— dice que “el reto es incursionar en Centroamérica y seguir atendiendo a las  colonias colombianas que residen en Europa con esos productos de la tierra”. Otra novedad es  Natural Foods una pequeña empresa creada hace cuatro años en Roldanillo por un grupo de mujeres emprendedoras. Y gracias al  tesón de sus fundadoras Beatriz Helena Londoño, Claudia Rivera y Martha Sandoval hoy venden  pulpas de frutas a Estados Unidos, España y Londres. Pero su apuesta más creativa es el sancocho y ajiaco cuyos componentes se envían congelados al exterior  para que los consumidores puedan cocinarlos y disfrutar así del sabor de estos platillos típicos colombianos en cualquier parte del mundo. Lea también: La fábrica palmireña que vende sus muebles a través de Amazon, Walmart y Overstock. Natural Foods en 2015  fue una de las cuatro empresas ganadoras del premio a la Internacionalización que entregan Confecámaras y ProColombia.  Esa nueva oferta exportable se está abriendo paso desde el Valle, a pesar de que los mercados internacionales enfrentan una desaceleración del consumo. Pese a ello, los productos  de la región siguen siendo apetecidos más allá de las fronteras. Aún así, muchos emprendimientos ya están tomando vuelo. El último de ellos es la firma ‘Tuzzi’ que fue premiada en el Congreso Nacional de Exportadores. Es una firma caleña que dedica a la fabricación y comercialización de joyas artesanales. Sus brazaletes, collares y aretes se venden ya en los mercados de Estados Unidos, Canadá y Europa. Tuzzi cuenta con talleres satélites ubicados en Buga, Cali y en la cárcel de Jamundí. El poder frutícola A todos esos casos exitosos se les unen las crecientes exportaciones de piña y aguacate hass, iniciativas que están en pleno florecimiento y expansión en el departamento. En diciembre del 2015, la empresa Bengala Agrícola envió al exterior sus primeros contenedores  a Holanda y Chile con piña congelada no procesada. Desde ese primer pedido de 80 toneladas las ventas han seguido. Lea también: El Valle, a la expectativa por la reactivación del comercio con Venezuela. “Para Bengala significa la apertura de un capítulo que estábamos esperando, y es el inicio de ubicar nuestra fruta en más mercados internacionales”, afirma  Mauricio López, jefe de mercadeo y ventas de esa compañía. Frente a esos nuevos desafíos del Valle, el presidente de Procolombia (entidad que impulsa a los exportadores), Felipe Jaramillo, pone de presente que “aquí cobra importancia el valor agregado en los productos para ser más competitivos en los mercados internacionales”. Y allí, anota, el Valle tiene un gran potencial especialmente en la agroindustria, sobre todo en ramo de las frutas donde es una región fuerte. Todo ese poder frutícola tiene una gran oportunidad si se aprovecha un área disponible de 348.204 hectáreas para ese tipo de siembras. Al respecto el analista, Mauricio Cabrera, recalca que “Colombia produce toda la diversidad de frutas tropicales, y el Valle es el principal productor, pero todo para el mercado interno, casi nada para exportar”. Para romper ese esquema, hace poco  la compañía Vital Natural SAS inició exportación de frutas desde el municipio de La Unión a los Estados Unidos, tras alquilar una de las plantas procesadoras  del grupo Grajales. Esas nuevas apuestas le están cambiando la cara a la oferta exportadora como una oportunidad aún en medio de la actual crisis. Snacks, con alto potencialEl mercado de los llamados ‘macrosnacks’ es otro que cada vez abre más mercados desde el Valle. Se trata de  las ventas de ‘mecato’, es decir, de papas y yucas de paquete, maní, rosquillas, nueces,   entre otros pasabocas,  es una de las apuestas del clúster del sector de alimentos. Se estima  que en el departamento hay unas  174 empresas  que integran el clúster de macrosnacks, una industria que en el mundo mueve   US$1244 billones al año y crece en promedio al 2,8%, según la Cámara de Comercio de Cali. De acuerdo  con  datos del Dane, el Valle exportó en el primer semestre del 2016 alrededor de US$422,5 millones en preparaciones alimenticias.  ”Las ventas  de este tipo de alimentos procesados, que tienen un valor agregado, constituye hoy una gran oportunidad de negocios”, señala Carlos Andrés Pérez, director de Planeación de la Cámara de Comercio de Cali.

 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad