¿Por qué es tan difícil generar empleo formal en Colombia?

¿Por qué es tan difícil generar empleo formal en Colombia?

Septiembre 23, 2018 - 07:55 a.m. Por:
Cristian Ruiz / Colprensa 
Empleo Desempleo Trabajo

En el Valle del Cauca los trabajadores enganchados de forma temporal representan el 11% del empleo formal. En esa condición laboran alrededor de 48.000 personas en la actualidad en diferentes oficios, profesiones y ramas.

Oswaldo Páez / El País

Uno de los principales retos que tiene Colombia es avanzar en la formalización laboral, tema fundamental para ampliar coberturas en los sistemas de salud y pensión del país.

Son muchos los factores que han dificultado que los sectores que generan los puestos de trabajo avancen más en esa dirección, entre ellos se contempla que los impuestos que pagan las empresas les ha impedido formalizar el empleo, o que las condiciones económicas del país no les permiten cumplir con las normas.

De acuerdo con el Dane, la proporción de ocupados formales en 13 ciudades y áreas metropolitanas en el trimestre mayo-julio de 2018 fue de 53 %, mientras que la informalidad en este mismo periodo alcanzó el 47,3 %.

Durante estos meses la mayor informalidad se presentó en ciudades como Cúcuta (69 %), Sincelejo (64,2 %) y Santa Marta (62,2%), mientras que las urbes que registraron menores cifras fueron Manizales (39,6 %), Bogotá (41,6 %) y Medellín (42,4 %).

El observatorio Laboral de la Universidad del Rosario evidenció en el informe ‘Perfil actual de la Informalidad en Colombia: Estructura y retos’, que la informalidad se presenta en los sectores de construcción, comercio, hoteles y restaurantes, que registran tasas que oscilan entre 58,7 % y 85,3 %.

Lea también: Migración venezolana está afectando el mercado laboral en Colombia

“Se presentan en categorías de ventas y servicios, construcción, transporte y mantenimiento y procesamiento, fabricación y ensamble, lo cual corresponde con ocupaciones como comerciantes y vendedores, los trabajadores manufactureros, peluqueros, joyeros, pintores de edificios, electricistas, obreros, ebanistas, conductores de vehículos, entre otros”, reseña el informe.

Jairo Santander, docente y experto en temas laborales de la Universidad de los Andes, consideró que hay varias razones que dificultan el empleo formal en el país, entre ellas la estructura económica, los costos, las normas y la voluntad de las personas para seguir en la informalidad, entre otras.

“Estos factores están relacionados y cuando hacemos referencia a la estructura económica, tenemos que entender que nuestra economía sigue siendo muy pequeña para absorber un tamaño de población económicamente activa que se acerca a los 20 millones.

Dentro de los elementos también hay un problema en la cualificación en la formación de esta población, que diverge de lo que está demandando la actual estructura económica del país”, explicó Santander.

Con esta postura coincidió Iván Jaramillo, investigador del Observatorio Laboral de la Universidad del Rosario, quien señaló que el problema de formalizar el empleo en el país se viene dando por muchos factores, entre ellos por los incentivos que se vienen generando para la informalidad.

“Es difícil formalizar el empleo en el país porque nosotros tenemos una tasa, según el Dane, cerca del 48 % y según nuestro observatorio laboral es del 65 %, y la dificultad real recae en los incentivos a la informalidad, es decir, muchas personas que están en ella sin contratación directa, sin seguridad social y derechos de trabajo tienen incentivos a mantenerse en esa condición por los subsidios”, explicó.

De acuerdo con el investigador del Rosario, este escenario es preocupante, teniendo en cuenta que la informalidad tiene varios riesgos en materia de seguridad social, pensiones, salud, entre otros, que no generan garantías a los empleados para desarrollar su labor en el país.
“El efecto inicial de la informalidad es la seguridad social y es que si no se realiza un aporte de salud, pensiones y de riesgos, el sistema no va a tener los recursos para reconocer las prestaciones que promete. En segundo lugar, la gente no tiene derechos laborales, una estabilidad con lo cual la movilidad social se expande y va a ser muy complejo canalizar. Además, la gente va a estar expuesta a un sinnúmero de riesgos, porque no cuentan con protección y genera labores precarias sin garantías”, señaló Jaramillo.

Frente a la voluntad de muchas personas de permanecer en la informalidad para obtener algunas libertades en el manejo de tiempo y del salario, Santander explicó que esto se está presentando por la cultura e idiosincrasia del país en donde existen unas preferencias por quedarse en esta condición.

“Esto pasa sobre todo en algunas regiones de la costa, en Bogotá y en los santanderes porque a la gente le parece más rentable mantenerse en la informalidad por factores en la calidad de vida como una flexibilidad de tiempo, no tener jefes, disponer de los dineros de forma libre y por eso les agrada mucho más estar en esa condición”, explicó.

En ese sentido, Fabio Arias, secretario de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), opinó que con la informalidad se trata de violar la ley para no reconocer los derechos de los trabajadores y pagar salarios por debajo del mínimo y ahorrar unos costos en materia de prestaciones legales.

“La estructura económica del país es muy débil, especialmente en el sector agropecuario y en el manufacturero, porque no existe una fortaleza de contar con grandes empresas o de una gran distribución de la tierra para tener una producción significativa que implique la transformación de materias primas. Todo este proceso es aún muy deficiente desde el punto de vista económico y termina fomentando tareas absolutamente informales, pagando salarios precarios”, explicó Arias.

Migración venezolana

La masiva migración de venezolanos que se viene presentando por las condiciones sociales, económicas y de seguridad en el vecino país, también tiene injerencia en el tema laboral en Colombia, ya que estos ciudadanos estarían accediendo a ofertas laborales por debajo de los salarios establecidos por la ley, ante las necesidades en las que se encuentran.

Esta situación, según los analistas, puede tener un efecto importante en materia laboral, porque los venezolanos estarían desplazando, en algunos casos, los puestos de trabajo de los colombianos, con unas condiciones en las que no se les estaría reconociendo legalmente su trabajo.

Para Jaramillo, la recepción de venezolanos por la crisis de ese país está centrada en el tema de regulación migratoria y busca lograr que estos ciudadanos estén de forma legal en el país, pero desde el punto de vista laboral se ha venido presentando una movida hacia la informalidad.

“La estrategia de recepción de venezolanos está centrada en el tema de regulación migratoria, pero ha habido una fuerte presión a la informalidad y es que muchos puestos están siendo ocupados por venezolanos, porque tienen unas necesidades que no admiten aplazamiento”, explicó Jaramillo.

Frente a este tema, Santander manifestó que es muy difícil anticipar qué va a pasar, porque el país nunca ha vivido un fenómeno de migración en su historia y no se cuenta con un antecedente que permita analizar lo que puede suceder en esas dinámicas, por eso consideró que es importante no generar alertas sobre este tema, sino ir analizando el fenómeno para tomar decisiones.

“Muchos de estos ciudadanos tienen dificultades para ingresar al mercado formal, porque ingresan de manera ilegal. Este es un fenómeno que posiblemente no tenga un gran impacto macroeconómico, porque, a pesar de que los números de migración son altos, no son sustancialmente fuertes para el tamaño de la población económicamente activa”, explicó Santander.

De acuerdo con el analista, puede generar una presión en la disminución de los empleos, porque algunos empresarios, en el comercio, las manufacturas, la construcción y el agro “pueden acceder a esta mano de obra a costos menores que el salario mínimo formal y eso estaría expulsando a la gente al mercado informal”.

Frente a este escenario, el Gobierno viene preparando un paquete de medidas especiales, con el fin de establecer políticas que regulen y permitan ordenar a la contratación de los ciudadanos venezolanos.

Reforma laboral

El Gobierno Nacional anunció una serie de medidas para generar empleo en el país y avanzar en la formalidad laboral, las cuales contemplan bajar la carga impositiva de las empresas para que estas puedan generar más empleo, retomar el manejo de la política pública para crear más puestos de trabajo, actualizar el Código Sustantivo de Trabajo frente a las nuevas realidades laborales del país.

En ese escenario, el investigador del observatorio laboral del Rosario indicó que el Gobierno debe descartar reformas agresivas, como una forma para incentivar la creación de empleo, focalizarse en actualizar el Estatuto de Trabajo e incentivar la contratación formal.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad