Palmicultores se reúnen en Cali para analizar futuro del sector

Palmicultores se reúnen en Cali para analizar futuro del sector

Junio 08, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Palmicultores se reúnen en Cali para analizar futuro del sector

Jens Mesa, presidente de Fedepalma.

Jens Mesa, presidente de Fedepalma, dice que la política cambiaria es el ‘talón de Aquiles’ del país. Hoy arranca en Cali el Congreso de Cultivadores de Palma.

Los palmicultores colombianos se reúnen desde hoy miércoles en Cali para analizar el futuro del sector que cuenta con más de 400.000 hectáreas sembradas en todo el territorio nacional.Jens Mesa Dishington, presidente de Fedepalma, habló con El País de las expectativas que tiene la industria, los nuevos negocios que se plantean para el mediano plazo y del renacer del cultivo en Tumaco, que fue una de las regiones más afectadas por enfermedades como la pudrición del cogollo.¿Cuál es la situación actual de la palma de aceite en Tumaco?Para el año 2006 esta región tenía 35.000 hectáreas, luego vino la pudrición del cogollo, enfermedad que arrasó con unas 30.000 hectáreas y quedaron 5.000 que se están protegiendo gracias a los esfuerzos de la Federación y Cenipalma. De las 30.000 hectáreas llevamos unas 15.000 renovadas con materiales tolerantes a la enfermedad que corresponden a un híbrido entre el cruce de palma africana y americana. Ya tenemos cultivos de 3 y 4 años que empiezan a producir y se comportan bien.¿Eso quiere decir que se recupera la siembra de palma en Tumaco?Sí. Se recupera gracias a la tenacidad de algunos empresarios, a que tenemos un gremio organizado que ha hecho inversiones en investigación e innovación, y gracias al acompañamiento del Estado. El Gobierno anterior facilitó una línea de crédito especial para los cultivadores que perdieron todo por la enfermedad. Sin ese apoyo difícilmente la gente hubiera tenido forma de volver a sembrar, lo cual es clave para una región como Tumaco, donde la palma es muy importante en materia de empleo, desarrollo económico y presencia institucional.¿Qué nuevas inversiones tuvieron que ejecutar para la recuperación?Se estima que por cada hectárea hay que hacer una inversión de unos US$10.000. Si hablamos que hemos renovado 15.000 hectáreas, eso equivale fácilmente a unos US$150 millones. Nuestro propósito en Tumaco es recuperar todo lo que se perdió en producción y en empleo, pues en la última década se sembraron más de 4.000 hectáreas por parte de pequeños productores.¿Cómo está conformado el mapa de la palma en el país?El sector cuenta con unas 400.000 hectáreas que se distribuyen en cuatro zonas: Llanos Orientales, Magdalena Medio, la Costa Atlántica y la zona Suroccidente, fundamentalmente en Nariño y algo en el Cauca, donde se ha querido impulsar una mayor siembra. En la última década el sector ha crecido a una tasa promedio del 10% anual en área cultivada, una cifra muy buena si tenemos en cuenta que el país ha venido creciendo al 3% o 4%.¿Cuáles son las expectativas de crecimiento para el 2011?El año pasado de acuerdo con las estadísticas de la Federación se amplió el área sembrada con unas 52.000 hectáreas en el país, lo que equivale a más del 10% frente al 2010. Para este año no me atrevo a hacer una estimación, pero seguramente no serán cifras inferiores al promedio. Estamos alcanzado una producción de más de 800.000 toneladas de aceite al año, la cual podría aumentar a 1.500.000 en unos cuatros años, cuando los nuevos terrenos estén maduros y produciendo.¿En qué nuevos negocios quiere incursionar el sector?De la palma se extraen los aceites de palma y de palmiste, además de una torta proteica. Esos tres productos tienen aplicaciones en el mercado de alimentos. Ahora se incursionó en el negocio de biodiesel, pues hoy se cuenta con 6 plantas y hacia el futuro también vemos potencial en la cogeneración eléctrica a partir de biomasa.¿Qué hace falta para que sea una realidad el tema energético?Una política clara sobre los proyectos de cogeneración. Este sector puede ser una nueva fuente de generación alternativa. Expertos indican la importancia de diversificar la canasta energética del país. Cuando hay lluvias no hay problema con las hidroeléctricas, pero cuando hay sequías se hacen necesarias otras fuentes de energía. Nos interesa que haya reglas claras sobre el tema para que se concrenten las inversiones.¿Hoy qué se le pedirá al presidente Santos?Los planteamientos van en varias direcciones. El país tiene que hacer esfuerzos para mantener y consolidar la seguridad en las zonas rurales para beneficio de todos. Asimismo, se debe trabajar más en la competitividad, pues Colombia tiene hoy en la política cambiaria su “talón de Aquiles”. Una tasa de cambio tan revaluada hace perder mucha competitividad a los sectores intensivos en mano de obra como nosotros. Toda nuestra producción está basada en función de los precios internacionales y la tasa de cambio nos impacta al 100%. Nos interesa también que haya una política monetaria sana y que las tasas de interés se mantengan en niveles bajos. Gran parte del crecimiento sostenido del sector se ha dado por las tasas bajas.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad