Opinión: si pierdo mi empleo, ¿es conveniente  y necesario seguir cotizando a pensión? 

Enero 31, 2022 - 10:10 a. m. 2022-01-31 Por:
Marcelo Duque, director de Cómo me pensiono / Especial para El País
Marcelo Duque

Marcelo Duque, director general de Cómo Me Pensiono.

Foto: Especial para El País

Tres aspectos claves que debe tener en cuenta en el caso de que pierda el empleo o deje de trabajar.

Veamos a continuación una serie de interrogantes que giran alrededor de la pérdida inesperada del empleo, especialmente para aquellas mujeres mayores de 47 años y hombres con edades superiores a 52 años.

El primer interrogante gira alrededor de la pertinencia de continuar cotizando a pensión. La recomendación es intentar mantener los aportes a la seguridad social.

Cuando una persona cambia repentinamente su condición laboral, son múltiples las transformaciones en su vida personal, familiar y económica. Pero es fundamental intentar seguir aportando al sistema general de pensiones.

Esto con el objeto de garantizar la cobertura plena en los eventos inherentes a la pensión de vejez, invalidez y sobrevivencia (fallecimiento). Recordemos que la suspensión de los aportes puede traer desventajas, como por ejemplo; no sumar semanas o que la familia no reciba una mesada ante el fallecimiento del trabajador.

El segundo interrogante tiene relación con el promedio de la cotización. El rango de los diez años previos al momento de jubilarse, es un periodo de tiempo determinante para el cálculo de la pensión de vejez, especialmente para aquellos lectores afiliados a Colpensiones. Así las cosas, al perder el empleo el desafío es mantener el nivel de ingresos o tener el ahorro suficiente para continuar con los aportes como independiente, con la misma base de cotización que tenía cuando era empleado.

En términos prácticos es “fácil decirlo pero difícil hacerlo”. En mi opinión el mayor desafío para quien ha decidido trasladarse a Colpensiones es conservar el promedio durante los diez anteriores al cumplimiento de la edad de retiro.

El tercer interrogante tiene que ver con el rol de la UGPP, entidad que vigila los ingresos de los trabajadores y sus aportes a pensión. Muchas personas creen que las cosas eran como antes, se cumplían las semanas y solo era esperar la edad de 57 (mujeres) y 62 (hombres) sin que fuera necesario cotizar.

Hoy las cosas son diferentes porque la UGPP cruza la información entre los ingresos reportados por los trabajadores -dependientes e independientes- con los aportes a la seguridad social.

La obligación es hacer las cotizaciones a pensión, al menos por el 40% del total de los ingresos que tiene el trabajador por cuenta propia.

En ese orden de ideas, si se tienen otros ingresos (docencia, rentas o actividad comercial, entre otros), así no sean necesariamente laborales, no es posible “olímpicamente” dejar de cotizar.

En conclusión: son diversas, individuales y complejas las variables asociadas con la pérdida del empleo y si es oportuno u obligatorio continuar con las cotizaciones a pensión. Mi consejo es que ante un evento de esta naturaleza, revise su caso con mucho detenimiento y precaución.

marcelo.duque@comomepensiono.com

VER COMENTARIOS