"No generemos crisis autoinducidas": el mensaje del Presidente de la Andi a Petro

Octubre 30, 2022 - 07:55 a. m. 2022-10-30 Por:
por Luis Carlos Gómez, editor Colprensa
Bruce Mac Master

Bruce Mac Master Presidente de Asocioación Nacional de Empresarios, ANDI.

Colprensa- El País.com.co

El presidente de la Andi, Bruce Mac Master, se ha convertido en uno de los críticos más duros del Gobierno en materia económica.

Además de sus reparos a la reforma tributaria, ha señalado los errores en el manejo de la política de hidrocarburos y ha advertido sobre los riesgos que puede generar en el empleo un aumento excesivo en el salario mínimo.

En entrevista con Colprensa, el líder gremial habló de estas críticas y de la situación económica del país.

En los últimos días el Gobierno cedió en el tema de pensiones y parece que podría haber otros puntos de la reforma tributaria en los que podría introducir cambios. ¿Siente que está cerca un acuerdo o son insuficientes esos avances?
Yo creo que son dos cosas diferentes.
Es bueno que efectivamente haya una posición flexible, donde se entiendan las razones por las cuales nosotros estamos en este momento argumentando por una cosa o por la otra. Así es ese proceso democrático, es la forma cómo se dan los debates, especialmente por las cosas que terminan afectando a toda la sociedad, porque no es un tema solamente de interés nuestro o no es un tema solamente del Gobierno, sino un tema de toda la sociedad.

Yo veo con buenos ojos cuando efectivamente se producen cambios que son el resultado de que se pueda conversar y el Gobierno demuestre su voluntad de oír y eso hay que resaltarlo, pero eso no significa que estemos de acuerdo con todo lo que hay hoy en día.

Pero si me está preguntando si la tributaria hoy en día está bien, yo diría que no, la tributaria todavía no está bien. Le faltan algunas cosas. Ha tenido avances significativos, pero nosotros tenemos todavía grandes preocupaciones.

Lea aquí: 'Peluqueada' de la reforma tributaria pone en riesgo algunos programas clave del Gobierno Petro

Hay un punto que tal vez es de los más críticos y es la exigencia del Gobierno de que por lo menos se recauden $20 billones. ¿Usted cree que esa cifra puede terminar ahogando la economía?
Uno de los más grandes misterios que nadie ha resuelto durante los últimos meses es de dónde salió la cifra del tamaño de la tributaria, entre otras cosas porque nos han dicho cifras muy distintas en todos estos días. Este Gobierno, por alguna razón que desconozco, decidió irse con la tributaria más grande de la historia. Y digo una razón que no conozco porque ni siquiera sabemos para qué es la plata.

A mí me preocupa muchísimo el momento en el que estamos: a puertas de una recesión económica mundial, que Colombia desacelere fuertemente su actividad económica y a puertas de tener que enfrentarnos al segundo año de inflación más alta. ¿Uno por qué decide estresar tan fuertemente la economía y afectar a los hogares? Eso es algo que no he podido entender dentro de todas las múltiples conversaciones que he tenido.

Lo que se ha debido hacer es aumentar el recaudo solo en lo indispensable, entender que el Estado está en una situación compleja desde el punto de vista fiscal. Todo el mundo lo está, pero tratar de afectar lo mínimo posible a los hogares.

Nos están pidiendo que hagamos un esfuerzo y que nosotros, el país completo, se monte en un esfuerzo económico gigante sin saber siquiera para qué es.

A ese tema se suma lo de Ecopetrol, no solamente por la tributaria, sino por el manejo incluso de su junta directiva. A propósito de la salida de Carlos Gustavo Cano, ¿siente que se está acabando con la gallina de los huevos de oro?
Hay varias cosas que no logro entender, no solo en el caso de Ecopetrol, sino de todo el sector minero. Colombia no es el gran país minero, ni el gran país petrolero, hasta el punto de que ni siquiera nos invitan a las reuniones internacionales.

Cuando uno sabe que la estabilidad cambiaria y la estabilidad de la cuenta corriente depende tanto del sector hidrocarburos y minería, entonces uno dice: ¿por qué atacar esa fuente que debería ser la fuente de mayor tranquilidad, estabilidad, seguridad para cualquier Gobierno? Colombia no se puede dar el lujo de perder eso.

A mí me dicen qué recomendación le hago al Gobierno, y yo le diría: hombre, asegurémonos de no estar generando crisis autoinducidas. Ya tenemos suficiente con las crisis externas que tiene que enfrentar la economía para nosotros agregarle más.

Lea también: Desigualdad en el campo puede llegar a ser dos veces mayor que en las ciudades

¿Usted cree que todo esto tiene que ver con algún sesgo antiempresarial?
A uno puede no gustarle cualquier cosa, un grupo de la sociedad. Uno puede decir, eventualmente, no me gustan los cantantes, si es que eso es posible, pero cuando se trata de un grupo que es legítimo, que es legal y que adicionalmente es necesario para el desarrollo de la sociedad, pues uno probablemente no sea el mejor amigo de ese grupo, pero uno sí se encarga de asegurarse de que a ese grupo le vaya bien, porque si le va bien, le va bien al resto de la sociedad.

Lo que no tiene ningún sentido es que al final no haya ningún ganador y ese sí sería un escenario muy malo. Tenemos que producir ganadores, sobre todo la ciudadanía. Lo dijo Mazzucato: qué riqueza se va a redistribuir, si no se está generando.

Esta semana comenzó la mesa de concertación salarial. Hay expertos que hablan de un aumento del salario mínimo para el próximo año de 15 % o incluso 20 %. ¿Para dónde cree que vayamos en ese tema?
El reto que tiene Colombia en este momento no es solamente del Gobierno ni de los trabajadores o de las empresas, es un reto para lograr enfrentar con equilibrio dos realidades: por un lado, la realidad de que efectivamente ha habido un incremento en la inflación muy alto, y, por otro, que no se vaya a tomar una decisión que conduzca a que se vaya a afectar el empleo, porque ya sabemos que el empleo está amenazado por muchos frentes: la recesión, la tributaria, la misma inflación.

Entonces tenemos que tratar de tomar una decisión bien tomada. Yo creo que tiene que ser un ejercicio muy técnico el de este año. Yo espero que podamos tener una buena conversación con el Gobierno. Con los trabajadores hemos conversado y ellos son muy conscientes del tema del empleo.

Lea aquí: Agricultores afectados por el fenómeno de La Niña podrán pedir auxilios al Banco Agrario

¿El tema de reforma laboral y reforma pensional ya llegó a la mesa o ese es un punto que se va abordar después?
No, quedó como un par de mesas que se crearían con esos temas en la comisión, sobre las cuales no tenemos sino el nombre y de alguna forma el enunciado, pero no hemos iniciado ningún tipo de discusión. Ahí pasa lo mismo exactamente: ¿cómo hace uno para tomar una decisión que no afecte el empleo? Porque todas las decisiones de la economía tienen costos y beneficios y son parte de un modelo de equilibrio, en donde uno tiene que asegurarse de no hacer nada irresponsable.

¿Usted cree que las declaraciones de la Ministra de Trabajo afectan el ambiente de esta mesa de concertación?
Eso no nos puede afectar a nosotros porque tenemos objetivos mucho más importantes que desgastarnos alrededor de entender los adjetivos de la Ministra. Yo le he pedido en todo caso al Gobierno que trate de no adjetivizar la conversación porque eso genera estigmatización y eso sí que lo saben los sindicatos, que toda la vida se han quejado de que han sido objeto de estigmatización.

Esa práctica yo creo que deberíamos desterrarla del debate colombiano. Colombia tiene una historia tan violenta que en algo nos debería servir, uno no gana mucho en la conversación agrediendo al otro.

En los últimos días han circulado nombres de posibles reemplazos para su cargo. ¿Usted cree que el Gobierno busca su salida?
Yo no conozco las intenciones del Gobierno y esperaría que fuera lo suficientemente respetuoso en las instancias que no le corresponden. De hecho, lo conversamos en la comisión de concertación: uno de los derechos más importantes que tiene la democracia es el derecho de la libre asociación y el respeto de la independencia.

Yo esperaría que eso no le pasara por la mente a nadie, porque, en mi opinión, sería una afectación a la democracia. Desde el punto de vista de los afiliados y de los miembros de mi junta directiva, debo decir que no tenemos sino expresiones de apoyo y además de instrucciones sobre cómo actuar, entonces eso no me preocupa.

VER COMENTARIOS