Los desafíos que enfrentará Colombia por la caída del petróleo

Los desafíos que enfrentará Colombia por la caída del petróleo

Enero 11, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | Colprensa
Los desafíos que enfrentará Colombia por la caída del petróleo

El principal factor que presiona a la baja es la sobreoferta en el mundo. La producción estaba en “su más alto nivel desde hace varias décadas en Rusia e Irak” en diciembre.

Este 2015 será un año de reducción de ingresos para la Nación, pero la coyuntura la obligará a sacarle provecho a otros sectores con potencial exportador.

No es un secreto para nadie que la economía global, y claro, la de Latinoamérica, dependen en gran medida de lo que pasa con los precios del petróleo. Lea también: El precio del petróleo continúa en caída libre En la actualidad, y desde el segundo semestre de 2014, el crudo viene reportando una pérdida en su valor que no se registraba desde el 2009. Se acerca al 50 % Según el exministro de Minas y Energía, Amylkar Acosta, la baja del precio del petróleo ha incidido en la confluencia de varios factores, destacándose entre ellos el lento crecimiento de la economía global, que ha llevado al Fondo Monetario Internacional (FMI) a revisar sus proyecciones y a relajar la demanda de crudo y la sobreoferta de más de 2 millones de barriles por día, así como la distensión en el conflictivo Medio Oriente. A su vez, comentó que a nivel mundial “tanto la Opep como la Agencia Internacional de Energía (AIE) coinciden en sus previsiones para este año con respecto a la perspectiva del mercado petrolero. Y es que la Opep señaló que el pronóstico para este 2015 pasará de 1,19 millones de barriles/día a 1,12 millones, y la AIE redujo sus proyecciones de 230 mil millones de barriles/día a 93,3 millones”. En ColombiaEl presidente de la Asociación Colombiana del Petróleo (ACP), Francisco José Lloreda, aseguró que el impacto de la reducción de los precios del crudo, junto con la aprobada reforma tributaria para las empresas en el país hizo que la industria petrolera cerrara el 2014 con tres factores complejos que incidirán en este 2015. “El primero es la caída vertiginosa en los precios, el segundo es el impacto de la reforma tributaria sobre la industria y el tercera es que operar en Colombia es costoso y aún se presentan muchos problemas”, señaló. Factores que se escapan de varias de las decisiones internas del país, como la baja del precio del petróleo, la reforma tributaria y el costo de operación, índices que para este 2015 estarían afectando el régimen fiscal y la capacidad de operar.Independiente del análisis que se haga sobre precios y el inexorable golpe de la tributaria aplicada a las industrias, este año será vital para que Colombia se focalice en analizar los pro y contras que para el país trae el bajonazo en esta baja del precio del crudo, que le restan rentabilidad al negocio petrolero y desestimulan las nuevas inversiones en esta industria. Los pro“Lo favorable de que baje el precio del petróleo en realidad solo aplica a los países consumidores, ya que van a tener un combustible más barato, y sobre todo los más desarrollados e industrializados, que son básicamente importadores de crudo, puesto que tendrán una mejoría en sus indicadores económicos”, señaló Rafael Barrera, presidente de la Federación de Distribuidores de Derivados del Petróleo del Caribe (Fendipetróleo). Esta idea es respaldada por el exministro Acosta teniendo en cuenta las declaraciones del FMI. Y es que la baja del petróleo le significa a la economía global entre 0,3 y 0,7 puntos porcentuales de mayor crecimiento del PIB; y a China particularmente le puede representar entre 0,4 y 0,7 puntos porcentuales. “Para los mayores importadores de crudo (Japón, Italia y Alemania), según cálculos del FMI, el menor precio puede sumar casi un punto porcentual al PIB de sus economías. Christine Lagarde, directora general del FMI, ha sido enfática al afirmar que “habrá ganadores y perdedores, pero en términos netos son buenas noticias para la economía global”. Claro que el impacto es diferente de país a país, según se trate de productores o no productores; este es un juego de suma cero. Unos ganan lo que otros pierden”, puntualizó Acosta. Si bien el panorama pinta complicado para Colombia con la baja del precio del crudo, no todo está tan mal, ya que el presidente Juan Manuel Santos aseguró que Colombia tiene cómo compensar el efecto en la economía de la caída de los precios. “Para contrarrestarlo hay que inyectarle más plata a aquellas actividades que generan más empleo y más demanda. Una de ellas es la construcción, la otra es la infraestructura. Así es como vamos a compensar la baja de la demanda por la caída de los precios del petróleo y por las dificultades a nivel internacional”, señaló Santos. Los contraSegún Lloreda, al país se le vienen encima muchas complicaciones, dado que el dinamismo de esta industria en gran medida depende de los precios, el incremento en la actividad exploratoria, en la producción, no solo en Colombia sino a nivel mundial. “La caída de los precios necesariamente conduce a las empresas a revisar costos e inversión, no siendo claro en qué nivel se estabilice el barril y tampoco cuánto tiempo tengamos índices relativamente bajos; las compañías se preparan para una época de vacas flacas, es ahí donde se vuelven más selectivas en la inversión y se inclinan más por la actividad productora donde tienen claro cual es el retorno y no en la exploratoria, donde el riesgo es muy alto”, señaló Lloreda. Se estima que las empresas que están en Colombia, como sus casas matrices, se puedan volver más selectivas, de por sí ya lo están haciendo, según varios expertos, tienen estas acciones en mente simplemente porque si no disponen de los recursos hay que apretar por algún lado y la cuerda tiende a reventarse más por la exploración, y eso no es positivo para los colombianos.El impacto fiscalEl Presidente de Fendipetróleo expresó que “con los bajos precios del petróleo en el país se dejan de recibir importantes recursos fiscales, alrededor de $10 billones, ya que un porcentaje importante de los ingresos del Estado provienen de la exportación del crudo, además de esto también se afecta la actividad nacional y productiva, porque esa disminución no va a impactar en forma notoria el precio interno de combustibles”. Y agregó: “En la reforma tributaria el Gobierno aprobó la llamada ‘diferencial de participación’, lo que quiere decir que cuando baje el petróleo a nivel internacional, no impacta el precio interno, sino que va a recuperar el déficit en el que se encontraba el Fondo de estabilización de los combustibles. Es así, como nos vamos a ver afectados los distribuidores minoristas de gasolina, porque no va a haber, por efectos de esta nueva contribución parafiscal, un impacto importante en la reducción de los precios del combustible en Colombia”. Según la ACP, el país ha creído que la mejor inversión fiscal que puede hacer es crear las condiciones para que esta industria le vaya bien, si en años siguientes la exploración se cae de manera drástica, Colombia terminará apelando a una producción basada en el recobro de campos existentes que tiene un límite y la afectación fiscal en el largo plazo será mayor. Para mirar cuáles serían las regiones más afectadas con la baja de los precios, hay que analizar el esquema general de la distribución de las regalías de todos los departamentos productores y no productores y que en buena parte de esos recursos fiscales entran al Presupuesto General de la Nación, por lo que la afectación sería para todos. El propio Ministro de Hacienda ya lo había reconocido.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad