Incumplimiento de distribuidor de la ILV dejaría 'hueco' de $67 mil millones

Incumplimiento de distribuidor de la ILV dejaría 'hueco' de $67 mil millones

Febrero 02, 2018 - 12:14 a.m. Por:
Redacción de El País
Industria de licores del Valle

La Industria de Licores del Valle no está produciendo aguardiente en este momentos porque tiene un elevado inventario. Además, durante esta época generalmente se hace mantenimiento a los equipos.

Archivo /El País

Las finanzas tanto del Departamento como de la Industria de Licores del Valle (ILV) se vieron afectadas por el incumplimiento en la meta de ventas del Consorcio Suprema, encargado de distribuir los productos de la empresa.

Según un informe preliminar de la Contraloría del Valle, en el 2017 ese consorcio vendió 4.515.168 botellas de las 8.500.000 que estaban previstas, es decir, cumplió solo con el 53 % de la meta.

Este incumplimiento (que dio origen esta semana a la terminación del contrato entre la ILV y Suprema), representaría un detrimento fiscal cercano a los $67.000 millones por menores ingresos para la empresa y menos transferencias a la Gobernación, indicó un informe del ente de control.

Lea también: Industria de Licores del Valle termina contrato de exclusividad con Suprema

Explicó la Contraloría que al dejar de venderse 3.984.832 de botellas, se generó un presunto detrimento fiscal por $25.825 millones.

Adicionalmente, “producto del incumplimiento en las ventas de 2017, la Industria de Licores del Valle dejó de transferir al departamento ingresos provenientes del impuesto al consumo y participación de licores”. Es decir, “se dejaron de transferir $41.454 millones correspondientes a 3.984.832 botellas que no se comercializaron durante el año pasado.

Unido a esto, se encontró que el Consorcio Suprema tiene una deuda pendiente con la ILV por $5794 millones.

El ente de control cuestionó que la empresa siga dependiendo de un solo distribuidor para comercializar sus productos. “Con ello se renuncia a la posibilidad de poder vender y distribuir sus productos a través de otros canales para garantizar su posicionamiento en el mercado de los licores”, anotó.

¿Qué viene para la empresa?

Mario Andrés Rivera, gerente de la ILV, dijo a El País que ahora que se dio por terminado el contrato entre la empresa y el Consorcio Suprema, se asumirá la venta directa de los licores con pago anticipado, mientras se determina un nuevo contratista, lo que podría darse en el mes de marzo.

La empresa tiene un inventario alto que espera vender en los primeros meses del año. “Seguimos definiendo la mejor manera de terminar el contrato con Suprema y esperamos que no haya espacio para demandas”, dijo el Gerente.

Lea también: ¿Está en riesgo de quiebra la ILV? Responde su gerente

Cabe recordar, que la Industria Licorera del Valle aún mantiene un litigio con Dimerco, el anterior comercializador de la compañía.

Rivera no se refirió a las razones por las que no se cumplió la meta de ventas del 2017 y dijo que esa respuesta la debe dar Suprema.
Pero para Víctor Manuel Escobar, presidente del sindicato de la ILV, el Consorcio Suprema no cumplió con el contrato porque no tiene músculo financiero.

Recordó que en el año 2014 sucedió exactamente lo mismo y que en ese momento, en lugar de cancelarse el contrato, se determinó continuar con el mismo comercializador.

“Ahora tenemos un mercado que está desabastecido y una situación financiera crítica”, anotó el directivo.

Ayer el Consorcio Suprema le envió una propuesta a la Industria de Licores, solicitándole que le permita comercializar 4 millones de botellas (lo que no vendió en 2017), mientras se liquida el contrato de distribución.

“La propuesta se hace con el ánimo de promover un arreglo amigable que prevenga de cualquier efecto fiscal adverso para la ILV y la Gobernación”, indicó José Henry Pereira, representante de Suprema, en una carta enviada a la gerencia de la licorera.

“Proponemos que desistamos de iniciar o promover cualquier acción jurídica al respecto. Asimismo que la industria se abstenga de imponer la cláusula penal y hacer exigible la póliza de cumplimiento”, agregó.

La diputada Juanita Cataño sostuvo que la Gobernación no tiene por qué aceptar las peticiones de Suprema y que se debe aplicar de inmediato la cláusula de incumplimiento.

Además, recordó que el Consorcio Suprema tiene deudas millonarias con Infivalle por concepto de varios préstamos realizados para financiar su operación. Se estima que estos créditos suman $18.000 millones, lo que representa el 14 % del patrimonio técnico de la entidad financiera.

“Se deben contratar varios distribuidores”

Que la Industria de Licores del Valle (ILV) contrate la comercialización de sus productos con varias empresas, y no solo un distribuidor, es una de las propuestas que plantean los diputados del departamento para sacar adelante la empresa.

La diputada Miryam Juri, dijo que la ILV no puede depender de un solo comercializador y por eso está de acuerdo en que se contraten varias empresas, modelo que asegura ha funcionado en otras regiones.

“Lo he dicho en otras ocasiones y es que se deben buscar alternativas o modelos para que se tengan como mínimo dos distribuidores. No se puede estar condicionado a una sola empresa”, dijo la diputada que pidió a la Gobernación gestionar rápido la licitación para contratar a los nuevos comercializadores.

Asimismo, el sindicato de trabajadores de la licorera propone varias soluciones:

Que la ILV venda los productos a los mayoristas reconocidos de los 42 municipios, quienes tendrían que comprar los productos directamente en la empresa, encargándose de la logística.

“Aprovechando las buenas relaciones que tiene la Gobernadora con los alcaldes de los 42 municipios, estos podrían vender los productos en su jurisdicción, creando una oficina para este fin”.

Adicionalmente se propone seleccionar 5 distribuidores: para el norte, centro y sur del departamento, para Buenaventura y el Suroccidente. ”Es importante que en esta licitación solo participen empresas de reconocida trayectoria”, dijo Víctor Escobar.

Cifras de la ILV

Según la Contraloría del Valle, el déficit de la Industria de Licores del Valle (ILV) entre enero y noviembre del 2017 sumaba $8690 millones.

Los ingresos operacionales de la ILV hasta noviembre del año pasado se redujeron en 28 % y pasaron de $51.261 millones en el 2016 a $36.785 millones en el 2017.

Según la Contraloría, el incumplimiento de Suprema, también en el pago de la cartera, pone en aprietos a la empresa y se puede afectar la liquidez de la misma.

Mientras que en el año 2012 el departamento del Valle recibió $121.973 millones por transferencias de la ILV, en el 2017 fueron solo $49.010 millones.

Estos recursos tienen como destino la salud, la educación y el deporte de los vallecaucanos.

Los gastos de la operación de la ILV crecieron 17 % el año pasado.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad