Exportadores, siguen escépticos con Venezuela

Exportadores, siguen escépticos con Venezuela

Enero 26, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

Dicen que últimas medidas no logran atacar el lío de fondo que es la falta de pago de las exportaciones.

Las medidas anunciadas esta semana por el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, para enderezar la economía de su país, afectada por un fuerte desabastecimiento de productos, tendrán algunos impactos en la producción y el comercio con Colombia. Lea también: ¿Qué camino tomará Venezuela ante la crisis económica?A decir de los analistas, las decisiones del Gobierno podrían beneficiar a algunos sectores económicos nacionales y afectar a otros. Sin embargo, sobre la dinámica comercial de los dos países sigue pesando la duda de las trabas y retrasos en los pagos a los exportadores colombianos. Lea también: Cinco efectos que tendrán las medidas de Nicolás Maduro en Colombia.De hecho, la caída a la mitad de los precios del petróleo en el último año -producto del que depende el 96 % de la economía venezolana-, está afectando las importaciones de ese país, por lo cual los productores y comerciantes colombianos han visto caer sus ventas a ese mercado en 12,3 % (el año pasado).Por ello, analistas como José Manuel Restrepo, rector de la Universidad del Rosario, sostienen que el problema está mal diagnosticado y la decisión de Maduro de imponer una triple tasa de cambio no resuelve el problema con los exportadores, dado que la dificultad no es precisamente la tasa de cambio sino el pago de dólares por los productos que manda Colombia a Venezuela.En esto coincide el presidente de Fenalco, Guillermo Botero, al decir que “el lío sigue siendo el mismo, “a Venezuela no se le puede vender porque no paga” y advierte que la escasez de productos no es solo por falta de abastecimiento, sino porque la gente compra todo lo que puede y lo guarda en casa, lo que termina generando una presión en los precios y aumentando la inflación.Javier Díaz, presidente de la Asociación Nacional de Exportadores, Analdex, advierte que el problema de Venezuela es de falta de divisas para pagar sus importaciones. Por eso, coincide con Botero en que aquí el cuello de botella está en los pagos y en eso radica la desconfianza del intercambio comercial entre los dos países, que está en su nivel histórico más bajo y podría seguir cayendo.Como se sabe, nuestro país vende productos químicos, plásticos, calzado, textiles y alimentos, entre otros, a Venezuela.De otra parte, la decisión de Maduro de fiscalizar a los distribuidores de bienes y alimentos no contribuye propiamente a mejorar el consumo. Restrepo señaló que “la escasez no es un problema de distribución sino de llegada de mercancía y de producción, por lo que “esta medida le inyecta al sector privado una preocupación”. En esa situación estarían, también, empresas colombianas que producen en el vecino país como Colombina, Noel, Editorial Santillana, Laboratorios Vivax Pharmaceuticals, Legis, Alpina y Chaid Neme.Esas trabas a la producción y el comercio contrastan con la medida de aumentar un 15 % el salario mínimo de los venezolanos, que quedaría en 5634 bolívares (US$894). Porque mientras por un lado se tiene un mayor poder adquisitivo, por otro lado hay limitaciones de mercado ya que no se consiguen productos. Por el contrario, los analistas piensan que ese hecho generaría un incremento en el comercio fronterizo, toda vez que muchos venezolanos se vendrían a Cúcuta a comprar productos que requieren para su consumo.Adicionalmente, muchos colombianos que se fueron hace años para Venezuela en busca de mejores oportunidades de vida, podrían regresar a Colombia e, incluso, venezolanos han empezado a emigrar a nuestro país porque la situación económica se les ha hecho insostenible.Lo que sí podría ocurrir, a decir de los analistas, es que si el Gobierno venezolano reduce los subsidios a la gasolina que son del orden de US$12.500 millones al año, se podría ver a mediano y largo plazo una reducción en el contrabando de este producto en la frontera con Colombia, aunque los precios siguen siendo rentables frente a los de nuestro país. De todas maneras, todos coinciden en que habrá que dar un compás de espera a la implementación de las medidas anunciadas por Maduro, para ver qué rumbo toma el comercio binacional.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad