"En 2017 no habrá más errores en los avalúos de carros": Ministra de Transporte

Febrero 29, 2016 - 12:00 a. m. 2016-02-29 Por:
Alfredo García Sierra | Reportero El País

Ministra de Transporte, Natalia Abello.

Natalia Abello, jefe de la cartera de Transporte, dice que los cambios los pidieron las gobernaciones pues no consultaban realidad del mercado. ¿En qué porcentaje cambiaron los avalúos? Le contamos.

La polvareda que levantaron los avalúos y la base gravable de los vehículos usados en Colombia (para el pago de impuestos) parece haberse calmado tras expedirse la Resolución 829 que corrigió los errores de la Resolución 5358. Según la ministra del Transporte, Natalia Abello, esos cambios, que significaron haber pasado de 3000 a 12.000 líneas de vehículos, obedeció a una petición reiterada de las gobernaciones y las Secretarías de Hacienda, ya que muchos de esos avalúos no consultaban la realidad del mercado.  La funcionaria en diálogo con El País en Cali dijo que quienes alcanzaron a pagar  más del impuesto respectivo tendrán derecho a la devolución de su dinero, o abonarlo para la liquidación del 2017. A propósito del 2017, la Ministra considera que la lección ya se aprendió y por lo tanto no habrá nuevos líos el año entrante, y que las distorsiones en los avalúos afectaron a menos del 3 % de los automotores clasificados. Ministra, se expidió una nueva resolución donde se rectificaron los avalúos de muchos vehículos —tras las protestas que generó la primera resolución— pero aún así siguen las quejas. ¿Qué les responde a los usuarios? No creo que haya nuevas quejas luego de la expedición de la Resolución 829, y si las hay, las revisamos. Esta resolución fue el producto de un consenso. Y la diferencia con la Resolución 5358, que derogamos, fue que la construimos con la metodología del Ministerio y se generó un impacto muy grande a los contribuyentes porque la información que teníamos era de unas 3000 líneas de vehículos y una valoración de mercado que a lo mejor  no era la real.  Al llevarla a la realidad, frente a lo que ocurre con el valor de los vehículos, se impactó mucho la base gravable. ¿Entonces se reconocieron los errores de esa primera y polémica resolución? El ejercicio que hicimos  fue mucho más consesuado donde se midieron los impactos. Tomamos esa información y nos reunimos con todas las agremiaciones, las Secretarías de Hacienda, incluso la Procuraduría de la Nación, luego de lo cual tomamos la decisión de derogar la Resolución 5358, además porque había sido suspendida por el Consejo de Estado por el tema de socialización.  Nosotros ya habíamos avanzado con los gremios y  pudimos dar una respuesta oportuna a los reclamos luego de la medida cautelar del Consejo de Estado. Era un trabajo que llevaba tres semanas. ¿Por qué pese a esos cambios, la gente sigue  escéptica, pues seguramente se presentarán nuevos errores a la hora de liquidar el impuesto automotor? En hechos concretos podemos decir que la nueva Resolución 829 tiene cuatro cambios fundamentales.  El primero, es que en ningún vehículo el avalúo supera su valor comercial. Es el mandato de ley, la cual dice que la base gravable es el valor comercial. El primer ejercicio es ver si había distorsiones y acotamos que apenas menos del 3 % tenía esas distorsiones en los avalúos, pero el grueso que era el 40 % no estaba en su adecuada clasificación. Y en segundo lugar, hicimos un nuevo ajuste al  estudio de mercado del año pasado y miramos los precios del 2016. Los volvimos a revisar entre enero y febrero de este año y realizamos un comparativo. Cuando ya tuvimos esos valores hallados entre Fasecolda, la revista Motor, los punto com, y el referente de las compraventas, los comparamos con la base gravable del 2015 y se tomó la decisión de mitigar el impacto. Le colocamos solo  un ajuste que no superara entre el 2015 y el 2016 a aquellos vehículos que tenían que aproximarse a su valor comercial, y que a lo mejor estaban mal clasificados, o ceñidos a unas metodologías mucho más gruesas para que este año no les generara un impacto a sus propietarios superior a la  inflación. Eso se corrigió.  Pero, ¿qué pasará con aquellos vehículos que no aparezcan en las nuevas tablas cuando sus dueños se acerquen a liquidar el impuesto respectivo? Para eso creamos una línea base estándar que en el caso de no identificarse el vehículo en las más de 12.000 referencias (identificadas por el Ministerio) esta deberá tomarse para no generar traumatismos ni errores. Esa fue una de las sugerencias que nos hizo la Procuraduría para agilizar los trámites. ¿Qué viene para quienes alcanzaron a pagar el impuesto de su carro con base en los polémicos avalúos de la Resolución 5358? Aquellas personas —porque los calendarios tributarios todavía no han empezado a regir en los departamentos— y en razón de que quisieron pagar el impuesto antes, o por traspaso de vehículos, tendrán derecho a un reintegro de su dinero, en caso de tener saldo a favor. Se estableció que al 31 de diciembre del 2016, para aquellos con saldo a favor, pueden hacer ese trámite de devolución ante las diferentes Secretarías de Hacienda. Si no lo hacen, la Resolución 829 dispuso que se compense (o abone) ese dinero para el impuesto del 2017. Pero tienen la potestad de  recibir el dinero pagado de más. En cuanto al tiempo para esa devolución, eso se sale del resorte del Ministerio porque ello depende de cada Secretaría de Hacienda en sus trámites internos.  ¿Por qué el Ministerio no aplicó la depreciación a cada vehículo usado, y antes por el contrario los valorizó en los nuevos avalúos  para el 2016? Los carros se deprecian. Pero no es que los carros usados hayan subido de valor, pero para efectos de la base gravable no tenían el valor correcto. La gente lo sabe, y sobre todo cuando va a vender el vehículo frente a lo que venía pagando (en impuestos), ya que no era su precio real.  Con las nuevas tablas nosotros no vamos a generar un impacto entre la gente, sobre todo en un año tan difícil de la economía. Por eso se hizo una aproximación a su valor que solo implicara la inflación (6,77 %) causada en el 2015. Estos son cambios para mejorar. ¿Qué explica el haber  cambiado toda la metodología en los avalúos de los automotores, y no dejarlos como estaban antes? La solicitud fue de los mismos departamentos. Nosotros llegamos a cambiar la metodología por reiteradas solicitudes de las Secretarías de Hacienda y de los gobernadores para que moviéramos las clasificaciones del Ministerio porque ya no correspondían a la realidad del mercado. El parque automotor colombiano ha crecido exponencialmente y tenemos muchas referencias de mercado y estábamos solo en 3000 líneas y ahora son 12.000 líneas. Una cosa es el valor comercial y otra para efectos de impuestos.  Aprendida esta lección, ¿cree que en el 2017 no se volverán a presentar nuevos líos con los avalúos de los automotores en Colombia? La metodología lo que hace es una mayor desagregación de vehículos y habrá que consultar el mercado. Lo que dice la ley es que la base gravable es el valor comercial. Pero creo que no va a ocurrir más, ya pagamos el cambio y la metodología. El aprendizaje duro lo tuvimos este año y debe haber un parte de tranquilidad. ¿Cuál fue la razón para escoger a Datasoft Ingeniería Ltda una empresa que no tenía experiencia en este tipo de metodologías, y a la cual se le atribuyen los errores que  llevaron a avalúos exagerados en los carros usados? Creo que se ha satanizado el tema porque no es que se requiera una gran experiencia para consultar el valor comercial de un vehículo. Antes se contrataba a unas personas y se hacía un estudio de mercado donde se iba al terreno y se llamaba por teléfono. Lo  que queríamos era conseguir un modelo matemático y un aplicativo software.  El estudio de mercado lo puede hacer cualquier profesional que se dedique a esta actividad comercial. Buscamos fue medir el impacto y allí nosotros tuvimos la mayor complicación. Por eso tomamos los correctivos necesarios . Con dicha empresa fue una contratación pública puntual nada más. Doble calzada al Puerto para el 2021 Luego de varios años de construcción, ¿cuál será el avance de la doble calzada a Buenaventura este año? Los contratos que tenemos en el Invías y las concesiones cortas las vamos a terminar. Pero nos faltan los extremos de la vía, es decir, unos 26 kilómetros distribuidos entre Mediacanoa y Buga (7,8 kilómetros)  y de Loboguerrero a Citronela (8,3 kilómetros) y el resto  la entrada al Puerto desde Citronela al Sena. La buena noticia es que ya la Alianza Público-Privada, APP, que toma todo este corredor de mantenimiento, operación y construcción (113 kilómetros), ya tiene el visto bueno del Ministerio de Hacienda. Es decir, que damos un paso adicional, ya que el año pasado nos comprometimos a impulsarlo.  ¿Cuándo se abriría la licitación oficial para este nuevo tramo de obras? Entre 30 y 45 días podremos estar licitando los tramos que corresponderán a esta APP, que construirá lo que hace falta de la doble calzada. En materia de licencias ya tenemos todo aprobado. En este momento se ve  construcción de obra pública en los cuatro tramos de la vía, recursos que fueron asignados el año pasado a través del Plan de Impulso a la Productividad y el  Empleo, Pipe. Todo eso está en ejecución y terminamos este año  ¿Y su costo, cuál será? Esta nueva APP tendrá un costo de $780.000 millones. Es decir, un proyecto donde los privados entran a respaldar y ejecutar estas obras y su preconstrucción en el segundo semestre. La construcción será para el segundo semestre del 2017. ¿Para cuándo cree que estaría lista toda la doble calzada a Buenaventura? Nos vamos a demorar cuatro o cinco años en todo el corredor, incluyendo estas nuevas obras bajo la APP. Mientras eso ocurre vamos a mejorar los tiempos de desplazamiento gracias al pacto que firmamos con las empresas y los gremios. Siempre hemos dicho que el tiempo máximo para entregar la vía es el año 2021. En ese año todo debe estar concluido.

Lee todo el contenido de El País sin límites. Suscríbete aquí
VER COMENTARIOS