"El reto es que el Valle crezca más que Colombia":Gerente seccional de la Andi

"El reto es que el Valle crezca más que Colombia":Gerente seccional de la Andi

Enero 04, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Alfredo García Sierra | El País.

Gabriel Velasco, gerente seccional de la Andi.

Gabriel Velasco, gerente seccional de la Andi, afirma que la fuerte reactivación industrial de la región en el 2014 obedeció a la innovación y los nuevos emprendimientos de las empresas. Pide transformar la balanza comercial del departamento para ser más competitivos.

La industria vallecaucana finalizó el 2014 con una reactivación reflejada en cifras récord del 6,8% en ventas a octubre y del 5,6% en producción, superiores al promedio del sector a escala nacional, pero los desafíos son muchos de cara al 2015.Según el gerente de la Asociación Nacional de Empresarios, Andi, seccional Valle, Gabriel Velasco, esa recuperación —tras superarse una crisis de dos años— llegó por cuenta de una mayor innovación y modernización de procesos productivos.De allí, señala, que la región debe imponerse el reto de crecer un punto por encima del Producto Interno Bruto, PIB, nacional, incluyendo su desempeño industrial, a fin de seguir ganando terreno en materia de competitividad. La industria del Valle se ha recuperado de forma sorprendente en los últimos meses con crecimientos por encima del promedio nacional. ¿A qué atribuye esa reactivación récord, pues muchos no lo creen todavía?Es el resultado de la pujanza, la tenacidad y la innovación de la industria vallecaucana. Después de dos años de decrecimiento de la producción las compañías han venido innovando y realizando una serie de nuevos emprendimientos en sus modelos de negocios, lo cual ha generado un quiebre frente a la tendencia negativa que hubo meses atrás. Insisto, en que la gran capacidad de innovación empresarial ha permitido a las industrias enfrentar las adversidades, liderando a su vez transformaciones internas para enfrentar los nuevos mercados.Pero, ¿qué resalta de todo ese cúmulo de problemas que debió enfrentar la industria regional?Por ejemplo, que la industria azucarera logró sortear con éxito la crisis que enfrentó por culpa de los pasados inviernos, que produjeron inundaciones en los cultivos. Por eso este año están recogiendo los frutos de esa recuperación en medio de un mejor ambiente de negocios. Hay, diría, existe una especie de 'efecto rebote' de la economía del sector azucarero, la cual pesa mucho en el Producto Interno Bruto, PIB, industrial del Valle. Pero hay otros sectores que también presentan dinámica, y que las circunstancias adversas que tuvieron los ha obligado, asimismo, a cambiar en gran medida sus modelos de negocios. Es el caso de los ingenios, que ahora están más involucrados en el negocio de la cogeneración eléctrica, el alcohol y otros, todo eso enmarcado en procesos de innovación para seguir elevando su competitividad. Se afirma que la modernización industrial no genera suficientes empleos. ¿En esta etapa de reactivación, cuál ha sido la generación de puestos de trabajo?Las cifras de desempleo ahora son menores en Cali y Yumbo. Si miramos los registros de los últimos siete meses, todos presentan una tendencia a la baja. En años anteriores, el índice de desocupación era del 15% en promedio y hoy está en 13,2%, y uno de los sectores jalonadores de empleo ha sido precisamente la industria manufacturera. El sector tiende a tecnificarse, pero hay unas tecnologías de por medio que ayudan a generar eficiencias, aunque se necesitan cada vez más empleos calificados. Los últimos resultados en materia de creación de empleo se relacionan en gran medida con el crecimiento industrial, y en especial por la llegada de ocho o nueve nuevas compañías extranjeras de tamaño importante al Valle y el norte del Cauca. Eso es un espaldarazo importante para el freno al desempleo.¿Por qué pese a tales avances, aún se habla de que sigue un proceso de desindustrialización en el Valle?En el mundo entero se habla de una disminución del porcentaje de participación de la industria en las economías de los países. Sin embargo, basados en una tesis —que trabaja muy bien Juan Esteban Carranza, gerente del Banco de la República en Cali— siempre se ha establecido que la industria antes hacía todo. Y hoy, en la medida en que se va especializando en sus negocios, migra a modelos de subcontratación o tercerización de servicios y otros procesos, lo cual ya no suma para el PIB industrial, sino en otros rubros de la economía regional. Es decir, actividades que ya no están dentro de las compañías, sino que se contratan por fuera. Pero lo que si vemos es que con la recuperación de este año estamos cerca a las cifras que había hace tres años, lo cual es una reindustrialización, y esa tendencia va a seguir en el 2015.A propósito, ¿cree que el Valle recuperará el liderazgo industrial que hace décadas tuvo en Colombia?El Valle del Cauca vende al mercado local el 80% de lo que produce y el 20% restante se va a exportaciones. Y lo más importante es que la región participa con un alto porcentaje en las ventas agregadas del país. La tendencia por ahora es local, y eso se va a mantener en el tiempo, mientras la llegada de nuevas empresas, como sucedió hace 60 años con la era de las multinacionales, es para abastecer el mercado doméstico, pero buscando oportunidades en el exterior, y en especial en el Pacífico. La mezcla de ambos aspectos seguirá siendo un modelo atractivo para que arriben más compañías al Valle, en el marco de una producción industrial creciente hacia el futuro.El 2014 fue un año de grandes contrastes en la economía. ¿Cuáles son esos desafíos y amenazas para el año próximo, y si la industria regional podrá conservar esa fuerte recuperación?Creo que vamos a cerrar el 2014 con un crecimiento de la producción industrial entre el 5% y el 6%, aunque faltan los datos de noviembre que es cuando se preparan los inventarios de las empresas para abastecer el mercado del mes de diciembre. Por eso, confío en que mantendremos cifras altas. El 2015 es de desafíos, pero nuestra mirada en la Andi está enfocada hacia cómo prepararnos para enfrentar el año 2020, y cuáles deberían ser las apuestas de la región en materia de desarrollo empresarial. Estudios de la Comisión Económica para América Latina, Cepal, hablan de que estamos de terceros a escala nacional, mientras otros nos ubican en el puesto siete. La apuesta es que debemos ser en esa época la región más competitiva del país, un reto que hay que trabajar desde ahora.Debemos basarnos en que el Valle tiene un PIB per cápita de alrededor de US$7200, y un desarrollo empresarial sostenible. La meta es que en el 2020 tengamos ese PIB per cápita cercano a los US$9500.Eso significa que la economía y la industria del Valle deben seguir creciendo a tasas superiores al 6%...El Valle pesa un 10% en el PIB nacional. Y para aumentar esa expansión debemos tener un crecimiento superior al 1% en la industria frente al PIB nacional. Este año vamos a tener tres puntos por encima del resto de la industria colombiana, pero en el 2015 la meta es crecer más que la economía colombiana para ir cerrando esa brecha. Sin embargo, debemos conservar en la industria regional una expansión mínima del 4% al año. Y si el país crece al 4,5%, el Valle debería hacerlo un punto adicional en el PIB, siendo uno de los retos cambiar la balanza comercial del departamento, pues hoy exportamos la mitad de lo que importamos. Vendemos al exterior US$2.200 millones e importamos US$4.700 millones, por lo que hacia el 2020 —con una mejor salida al Pacífico— nuestras exportaciones con mayor valor agregado deben llegar al menos a US$3.000 millones.Pero, ¿cómo exportar más si los propios empresarios, afirman que al Valle le falta más diversificación en el portafolio de productos, y por eso comercialmente estamos por debajo de Antioquia y Bogotá?Los destinos hacia donde van las exportaciones vallecaucanas siguen todavía muy parecidos, es decir, Venezuela, Estados Unidos y Ecuador, y por eso muchas empresas ya están trabajando en esa transformación. Y por nuestra ubicación geográfica lo clave es incursionar en el Pacífico, donde están hoy las economías de mayor crecimiento en el planeta, y son una ventana de oportunidades.De allí que debamos tener más productos de mayor valor agregado industrial (más sofisticados) para ampliar la sonrisa hacia los mercados y los consumidores de alimentos, artículos de aseo personal, entre otros. Y mejorar esa oferta en el ramo metalmecánico en el cual ya hay empresas que están comenzando a exportar diversos mercados.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad