“Economía de Colombia es ejemplo mundial”: MinHacienda

“Economía de Colombia es ejemplo mundial”: MinHacienda

Enero 28, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Alfredo García Sierra | Reportero de El País
“Economía de Colombia es ejemplo mundial”: MinHacienda

El ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas.

El ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, dice que el país puede crecer al 4,8 % este año, pese a las amenazas internacionales. Asegura que el Gobierno tiene cómo frenar la revaluación y más normas para evitar líos como el de Interbolsa.

A pesar de que la economía colombiana entró el año pasado en una fase descendente, sigue siendo un ejemplo mundial, pues tiene grandes fortalezas.De esta manera define el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas Santa María, las perspectivas del Producto Interno Bruto, PIB, para el 2013, tras asegurar que los grandes flujos de inversión extranjera no le causarán ‘enfermedad holandesa’ al país.Admitió que la gran preocupación del Gobierno es la revaluación y los efectos sobre la industria, pero “existe suficiente munición” para impulsar el dólar. El funcionario habló con El País desde Davos, Suiza, donde participó en el Foro Económico Mundial.¿Cuál es la percepción que se tuvo en Davos sobre la economía colombiana?Tuvimos la buena coincidencia de que esta semana se produjo la nueva emisión de bonos de Colombia en los mercados internacionales, los cuales batieron un récord al quedar colocados a la tasa más baja de la historia. Fueron US$1.000 millones a un interés del 2,7 % sobre un bono en dólares a diez años, lo cual se convirtió en una noticia muy importante en Davos porque se utilizó como ejemplo sobre la manera en que ha cambiado el mundo. Hoy países como Colombia tienen acceso a tasas de interés y de financiamiento en condiciones más favorables que las de países europeos. Fue una muy buena excusa para mostrar a Colombia como un ejemplo dentro de los grandes cambios que ha sufrido la economía mundial.¿Para dónde va la economía este año luego de las señales de desaceleración registradas desde finales del 2012?La economía va bastante bien. En general hemos tenido un buen desempeño, aunque tuvimos un mal tercer trimestre del 2012, la economía se recuperó en el cuarto trimestre, y para este año esperamos un crecimiento del 4,8 % en línea con nuestro crecimiento potencial. Esa es la tasa a la cual puede crecer de manera muy natural el país. ¿Pero cómo enfrentar la crisis de sectores como la industria que están muy golpeados por la revaluación?Nos preocupa en particular la situación la industria, la cual ha estado afectada por la caída de la demanda global y la revaluación del peso. Ese problema nos ha motivado a buscar medidas que estabilicen la tasa de cambio a través de mayores intervenciones en el mercado de divisas. Y en segundo plano desarrollar una ambiciosa agenda de competitividad para buscar una reducción de costos de producción en el país. Por eso la reforma tributaria redujo a la mitad los impuestos parafiscales, a la vez que se eliminaron las contribuciones del sector industrial para los subsidios eléctricos. Este año seguiremos tratando de ajustar la regulación en materia energética para continuar reduciendo costos y también impulsar más las inversiones en infraestructura para bajar los costos logísticos. ¿No es muy optimista un escenario de crecimiento del 4,8 % teniendo en cuenta las amenazas externas?La gran fortaleza de la economía colombiana en este momento es la confianza de los inversionistas y los hogares. Sobre esos dos pilares podemos aspirar al crecimiento del 4,8 % este año. Hay riesgos, y en particular tenemos uno que en mi opinión es el más preocupante de todos, que es lo que está ocurriendo con el sector de la vivienda que está paralizado en Bogotá por decisiones puramente administrativas. Es decir, la falta de aprobación de licencias de construcción y de suministro de agua. Eso es muy frustrante porque los fundamentales de la economía están bien. ¿Qué otros riesgos visualiza?Un segundo factor que debe tenerse en cuenta, y hay que estar muy vigilantes, es el comportamiento de la economía venezolana. La situación colombiana dependerá mucho este año de que ese país siga creciendo a buen ritmo y que se pueda mantener el crecimiento exportador, ya que Venezuela compensa el debilitamiento de las ventas a otros destinos internacionales. ¿Por qué el Gobierno se ha demorado en usar las 'municiones' que prometió para frenar la caída del dólar?La tasa de cambio se mantuvo estable el año pasado alrededor de los $1.800, lo cual dio tranquilidad, sin que fuera una tasa de cambio satisfactoria. A principios de este año se bajó a $1.750 por dólar, pero ya se ha venido recuperando y por ello seguiremos en el plan de intervenir en el mercado tratando de estabilizar la tasa y evitar una revaluación muy pronunciada. Mañana en la Junta Directiva del Banco de la República analizaremos el tema, aunque el Gobierno por su lado seguirá comprando dólares buscando que con sus propios excedentes de liquidez contrarreste la apreciación de la moneda. No es contradictorio preanunciar la compra de dólares, pues eso es darle herramientas a los especuladores...Los especuladores saben que el Gobierno tiene mucha munición y capacidad para salir a comprar dólares. Ecopetrol, por ejemplo, puede usar el financiamiento que necesita este año en pesos y no en dólares. Son muchas las formas de evitar que la revaluación aumente. No vamos a preanunciar el monto de las intervenciones del Gobierno, pero las del Banco de la República si las anunciaremos. ¿Se une al clamor de muchos sectores que el Banco de la República debe bajar más sus tasas de interés?Sí. Hay espacio para bajar más las tasas de interés. Pero el escenario es la discusión técnica y serena al interior de la Junta del Emisor. De manera, que allí es donde se tomarán esas decisiones.¿Falló la vigilancia para evitar el descalabro y el posterior escándalo que ha generado todo el lío de Interbolsa?Es posible que sea necesario hacer algunos ajustes a las normas en materia de operaciones 'repo' para limitar la exposición a los riesgos. Y limitar la concentración de riesgos en pocos comisionistas, y pocas acciones. Eso lo estamos discutiendo al interior del Gobierno y con el Consejo Directivo de la Bolsa de Valores de Colombia que es hoy donde está depositada esa delegación regulatoria, ya que allí es donde se definen las reglas de juego.Lo sucedido en Interbolsa fue un asunto de malos manejos por parte de esa firma y no de la regulación. Por eso sus administradores están dando explicaciones a las autoridades de vigilancia y control financiero y también a la justicia penal. Pero había unas alarmas encendidas...Con la información que existía en su momento, antes de la intervención, no había pruebas contundentes de esos malos manejos en Interbolsa. Esos manejos quedaron en evidencia después de las decisiones que oportunamente tomó la Superintendencia Financiera al intervenir y liquidar esa entidad. Ahí se pudo descubrir lo que estaba ocurriendo.¿Por qué el Gobierno no admite que el país ya sufre de enfermedad holandesa por los grandes flujos de capital concentrados sólo en el sector minero? No creo que tengamos enfermedad holandesa porque ya nos tomamos el antídoto. Ese antídoto es el mayor ahorro de esos recursos que vienen por cuenta de las inversiones y las producciones de hidrocarburos y de minerales. Tenemos ahorros anuales de US$1.000 millones en el exterior. Es plata que llega, pero que inmediatamente la sacamos del país. Este año ahorraremos otros US$1.000 millones. El capital extranjero está llegando a otros sectores, y no necesariamente al minero-petrolero. Por ello hay inversiones cuantiosas en el comercio, los servicios financieros y la infraestructura. Eso no es síntoma de enfermedad holandesa. En esa materia estoy tranquilo.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad