Claves para frenar la inflación para lo que resta del del 2016

Claves para frenar la inflación para lo que resta del del 2016

Septiembre 11, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Arcadio González Ardila | Colprensa
Claves para frenar la inflación para lo que resta del del 2016

El Índice de Precios al Consumidor cedió en agosto último. Gobierno y analistas confían en que caerá más por mejoría en cosechas y el clima.

La noticia de que la inflación en el pasado mes de agosto tuvo un comportamiento negativo del -0,32 %, le ‘devolvió el alma al cuerpo’ al Gobierno Nacional, pues en los últimos doce meses el acumulado va en 8,1 %, lo que para algunos hacía presagiar que el país volvería a tener un preocupante  incremento del índice de costo de vida de dos dígitos. Lea también: Bajó la inflación en el mes de agosto, en lo corrido del año va en 5,31 %

El ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, además de calificar este hecho como “muy positivo”, se mostró confiado en que el Índice de Precios al Consumidor seguirá bajando, y prevé que al cierre del año este no pasará del 6,5 %.

Para el Ministro, varios hechos explican el mejor clima de inflación: en el primer semestre el país fue azotado por un inclemente Fenómeno de El Niño, y luego castigado por casi dos meses de un paro camionero que terminó de empeorar la situación. 

A lo anterior, se sumó la constante fluctuación del dólar, motivado en parte por la devaluación del peso y las altas tasas de interés aplicadas por el Banco de la República.

Por eso, expertos consultados le dan la razón al jefe de la cartera económica cuando confía en que la inflación seguirá cediendo y al final de año se ubicará en menos del 7 %, que de todas maneras es casi el doble del 4 % que previó el Emisor.

De acuerdo con el economista Eduardo Sarmiento, el comportamiento de la inflación “es cíclico”, pues explica que siempre en los primeros meses del año se sienten con más fuerza los fenómenos naturales que disparan el precio de los alimentos, especialmente.

Hasta agosto se registraba una inflación acumulada de 5,31 %, que es muy alto a nivel internacional, y bajará en los próximos meses pero no al ritmo de los primeros ocho meses; al final, el conjunto del año estará entre 6,0 %  y 7,0 %, que sigue siendo superior al de los últimos años”, sostiene Sarmiento.

Pero más confiado en que se le podrá ‘torcer el pescuezo’ a la inflación se muestra el saliente presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC), Rafael Mejía, quien advierte que en el segundo semestre del año los precios de los alimentos seguirán bajando, pues el Fenómeno de La Niña ya no será tan fuerte como previó en principio el Ideam.

“En el segundo semestre vamos a recoger una buena cosecha de arroz, con 84.000 hectáreas más sembradas; 44.000 adicionales de maíz y 900 hectáreas más de arveja, etc. Todo esto más un fenómeno de La Niña más débil nos da seguridad de que el segundo semestre va a continuar bajando la inflación para terminar en 7,0 %”, dice el dirigente gremial.

Mientras tanto, los comerciantes ven “con mucha satisfacción” que la inflación comience a ceder, pues desde ya están pensando en la negociación del salario mínimo en diciembre próximo.

Para Guillermo Botero Nieto, presidente nacional de Fenalco, “es posible” que el costo de vida siga cediendo terreno, sobre todo en el sector alimentos por las circunstancias mencionadas, y confía en que el Gobierno pueda “torcerle el pescuezo” a otros dos sectores clave: salud y educación.

“Imagínese aumentar el año entrante los salarios por encima del 8,0%. La inflación tendrá un impacto muy grande en la nómina, los empresarios tendrán que hacer ajustes severos y los que no puedan sostenerlo pues tendrán que prescindir de personal”, prevé el líder gremial.

Otro aspecto que puede ayudar a bajar la inflación lo plantea el presidente de Confecámaras, Julián Domínguez, quien considera que con un proceso de paz a punto de firmarse mejorarán las condiciones para el campesinado. 

“Ahora el proceso de paz tendrá mayores incidencias en transporte, logística y transporte de alimentos a las zonas de consumo, eso es muy bueno, porque ayudará al aparato económico”, sostiene.

“La inflación es un factor fundamental de la economía porque en la medida en que haya consumo interno en un país se contribuye al crecimiento económico. Pero valdría la pena que factores de consumo como el empleo pudieran impulsarse, por ejemplo, manteniendo el ritmo de la construcción y de obras públicas. Aspiramos que el año entrante esa tasa se revierta al 3,0 % ó máximo 4,0 %”, señala.

Por su parte, el economista y catedrático de la Universidad Externado Stéfano Farné, opina que el control de la inflación es, sin duda, uno de los principales componentes para el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) de un país, porque afecta la capacidad de compra de las personas y el crecimiento del empleo.

No obstante, el experto dice que si el Gobierno logra cerrar el año con un IPC alrededor del 7,0 % será “un éxito en materia económica, pues le daría cierta tranquilidad” al Ejecutivo. Pero advierte que si es mucho mayor “marcará una distancia muy grande frente a la petición de los trabajadores para la negociación del salario mínimo. Ya las centrales obreras han comenzado a hablar de un aumento del 12 %.

Frente a ello, el Secretario General de la Confederación General del Trabajo (CGT), Julio Roberto Gómez Esguerra, critica el registro negativo de la inflación en agosto pasado.

“Una inflación negativa significa que algo está fallando en la estadística, ya que por una política errada nos enfrentamos a una inflación galopante que nos ha significado la pérdida total del incremento del salario mínimo legal, y proyectada a diciembre será más alta. Este año subieron el salario por debajo de la inflación”, recuerda.

Gómez Esguerra concluye que no cree que la inflación baje en el último trimestre del año a pesar de que han mejorado las condiciones climatológicas del país. “En la realidad, la única parte en donde se ve que bajan los precios de los alimentos es en el Dane, no en el supermercado”, afirma.

Fedesarrollo, por su lado, también tiene su propia proyección de la inflación para este y el año entrante. Su director, Leonardo Villar, es optimista de que el IPC seguirá bajando para lo que resta del año.

“En Fedesarrollo tenemos la expectativa de que la inflación seguirá bajando para terminar el año en 6,7 % y seguirá bajando de manera rápida el año entrante para terminar alrededor de 4,3 %. Esa es la parte buena, pero la negativa es que aún así no se cumplirá la meta del Banco de la República. Por eso es tan importante que se mantenga una política económica activa para en 2018 cumplir la meta del Emisor”.

Como están las cosas, las apuestas a la orden del día, pues la inflación ya afectó a muchos y el reto es que por fin ceda pues los bolsillos no aguantan.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad