Escuchar este artículo

ANI habla de proyecto en vía a Mulaló: "es esencial y hay que hacerlo"

Julio 05, 2020 - 11:55 p. m. Por:
 Francy Elena Chagüendo / reportera el país

El presidente de la ANI, Manuel Gutiérrez, dijo que la entidad no ha pensado en terminar este contrato y aseguró que creen que puede salir adelante.

Especial para El País

El Gobierno Nacional le sigue apostando al desarrollo del proyecto vial Mulaló -Loboguerrero, que en este momento está a la espera de la licencia ambiental.

Manuel Felipe Gutiérrez, presidente de la Agencia Nacional de Infraestructura, ANI, aseguró en diálogo con El País que el proyecto “es esencial y hay que hacerlo”.

Para el directivo, el concesionario -que ha expresado su preocupación por la incertidumbre que rondan la obra- debe cumplir con sus compromisos y entregar la información que le ha solicitado la Agencia Nacional de Licencias Ambientales (ANLA), para avanzar en las decisiones de la licencia.

Asimismo, aseguró que el Gobierno Nacional tratará de darles celeridad a los trámites para que las obras puedan iniciar.

Puede leer: A partir de este lunes la sanción del pico y placa en Cali deja de ser pedagógica

¿Cuál es la expectativa del Gobierno frente al proyecto vial Mulaló-Loboguerrero, que no ha empezado después de 5 años de firmado el contrato?

Este es uno de los proyectos más ambiciosos de 4G, hablamos de una inversión cercana a los $1,8 billones para hacer cerca de 32 km de vía nueva.

El contrato se adjudicó en enero de 2015 y se firmó el acta de inicio en marzo de ese mismo año. Las consultas previas en Mulaló arrancaron el 17 de marzo del 2015 y luego empezó el proceso de licenciamiento ambiental.

El año pasado hacia el mes de agosto, la Agencia Nacional de Licencias Ambientales, ANLA solicitó al concesionario información complementaria, a la que ya había sido radicada, para poder viabilizar la licencia ambiental de dos de las cinco unidades funcionales en que está dividido el proyecto y estamos en esa complementación de la información.

El concesionario ha sido claro en decir que requiere un año para surtir este proceso porque piden información tanto de tiempo seco como en tiempo húmedo, estudios que deben ser analizados por un laboratorio en Canadá, son estudios con un grado de sofisticación alto. Pero la toma de muestras se suspendió por la cuarentena y esperamos se retomen lo más pronto posible.

Estamos estimando que hacia febrero del siguiente año será radicada la información ante la ANLA, una vez hecho esto, se empezarán a surtir los procesos de revisión por parte de esa autoridad, que esperemos sea un corto tiempo y poder definir una ruta crítica para dar inicio a las obras.

El concesionario de la vía Mulaló-Loboguerrero ha expresado ciertas dudas sobre el proyecto porque teme que no se logre la licencia ambiental, en el corto plazo, y que la ANLA siga pidiendo información de forma ilimitada...

No soy el vocero de la ANLA, pero le puedo comentar lo que dijo el director de esa agencia y es que una vez el concesionario radique la información va a proceder de la manera más expedita posible.

Lo segundo que puedo comentar es que nosotros desde la ANI consideramos que este proyecto es esencial y hay que hacerlo, así lo hemos mencionado en diferentes espacios, por ejemplo, en la reunión que tuvimos la semana anterior con la banca parlamentaria y con la Gobernación. Ahí estamos, tratando de adoptar las medidas de la manera más expedita para que las obras puedan empezar.

¿La ANI ha considerado en algún momento terminar este contrato de común acuerdo, como lo ha sugerido el concesionario para mirar otro trazado que deje satisfecha a la comunidad?

En temas contractuales la ANI se pronuncia a través de los documentos contractuales que se suscriban para tal efecto, y en este momento no se ha suscrito ni tenemos previsto suscribir ninguna terminación anticipada del contrato de concesión.

¿La ANI ha conversado con el contratista sobre el futuro del proyecto?
Lo que le podemos decir al contratista es que tiene que cumplir con las disposiciones de la autoridad y en este caso seguir las instrucciones de la ANLA para surtir los trámites previstos. Es decir buscar la información adicional que se solicitó.

¿Ustedes creen que es viable el desarrollo del proyecto, pese al rechazo de la comunidad a una parte del trazado?

Sería irresponsable decirle que no creemos en el proyecto porque tenemos un contrato suscrito. Por supuesto, nosotros creemos en el proyecto. Tenemos un desafío muy grande con el tema de la comunidad, que se opone en unos algunos sitios específicos, es un tema de gestión social al que le tendremos que dar alguna solución.

En este momento hay una serie de acciones populares y de tutelas, por lo que hay que ser muy cauto porque estamos dando las respuestas ante los jueces, tenemos que ser muy respetuosos de las decisiones de las autoridades judiciales.

Por otro lado, la ANI terminó el contrato de concesión del tren del Pacífico ¿qué viene para este proyecto?

Por los incumplimientos del concesionario, que eran graves, se tomó la decisión administrativa de declarar la caducidad. Nosotros adoptamos esta decisión hacia mayo de este año por varias razones.

Hicimos un recorrido en diciembre del 2019 y se encontró que el 91 % del corredor férreo estaba abandonado, lo segundo es que no se hizo el mantenimiento de los equipos férreos, apenas el 8% del parque concesionado estaba cumpliendo con las especificaciones y no se prestó el servicio de transporte de carga, como estaba previsto en el contrato.

Solo en el 2017 tuvieron suspensiones por 288 días y en 2018 por 151 días y desde ahí el incumplimiento persistió.

¿Ahora qué viene para ese proyecto?

La estructuración de uno nuevo, hay que hacer un otro contrato, el Valle requiere un tren de buenas especificaciones funcionando y vamos a trabajar en esa estructuración y sacar nuevamente el proyecto.

Doble calzada

¿Cómo va la estructuración de la nueva concesión de la doble calzada a Buenaventura?

“Vamos bien, ahí lo más importante es mencionar que se decidió hacer el proyecto vía concesión, este es un contrato que para poder iniciar requiere la realización de una seria consultas, nos quedan 6 que esperamos concluir en los próximos meses.

Tenemos previsto dos concesiones, una desde Buga a Loboguerrero y otra desde Loboguerrero a Buenaventura. Sumadas las dos son 111 km, haremos un poco más de 30 km en doble calzada que son los tramos que quedan faltando para concluir todo el corredor. Este es un contrato con una inversión $2,5 billones en obra y de $1,6 billones en mantenimiento durante 30 años. La idea es poder licitar a finales del 2020 o a comienzos del 2021.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS