Weiner Riascos: “Dejé las tijeras para dedicarme al fútbol”

Weiner Riascos: “Dejé las tijeras para dedicarme al fútbol”

Noviembre 08, 2017 - 07:27 a.m. Por:
Por Francisco Henao Bolívar - Reportero de El País
Weiner Riascos

Weiner Riascos, futbolista colombiano.

Especial para El País

Weiner Riascos salió del populoso Distrito de Aguablanca de Cali huyéndole a la violencia, para probar suerte en lo que es su gran pasión: el fútbol.

Su primera escala en ese 'sueño del Pibe' fue el Atlético Huila. Pero no le fue bien. Jugó solo 7 minutos en un partido contra Águilas, y en ese escaso tiempo fue expulsado. Luego fue suplente ante Santa Fe, y después no volvió a tener más posibilidades.

A partir de ahí decidió dejar al onceno opita para mirar otras opciones. Dio muchas vueltas y con la ayuda de un empresario chileno se fue a ese país a probar suerte.

Pero los primeros días no fueron buenos, hasta el punto que decidió incursionar como peluquero junto con otros colombianos que ya trabajaban en esa actividad.

Después de alternar las dos actividades, porque Riascos nunca dejó de entrenar, llegó al San Luis, un modesto equipo de Quillota, ciudad cercana a Valparaíso, donde comenzó a mostrar todas sus condiciones.
El fin de semana estuvo en boca de todos, ya que le anotó gol a uno de los grandes, Universidad Católica, para el sorpresivo triunfo 2-0 del San Luis.

Desde Chile, Riascos le contó a El País su historia como futbolista, pero también su paso como peluquero. 

¿Cómo se inició en el fútbol?
Estuve en el Atlético Huila, alcancé a debutar jugando contra Águilas, pero fui expulsado con apenas 7 minutos en la cancha. Después fui suplente ante Santa Fe y a partir de ahí decidí no estar más en el Huila. 

¿Y cómo llega a Chile?
Por medio de un empresario chileno. Me trajo primero a la Universidad Católica a prueba durante 15 días, pero después me dijeron que aunque tenía buenas condiciones, no podía quedarme por la edad. Sin embargo, pude jugar un amistoso que la Católica programó con Melipilla; allí estuvieron directivos del San Luis, que es el equipo donde estoy ahora, me trajeron, y trabajando con dedicación se me fueron dando las cosas.

¿En qué momento incursiona como peluquero?
Yo había venido como jugador, pero como las cosas al comienzo no se me daban, me encontré a unos amigos colombianos que tenían una peluquería; pasaba mucho tiempo con ellos, entonces llegó un momento en que decidí cortar el pelo para tener por lo menos unos ingresos. 

¿Cuándo ve que lo suyo es el fútbol?
Cuando las cosas empiezan a cambiar. Tocó dejar las tijeras a un lado para dedicarme al fútbol. El equipo me dice que me dedique al fútbol que es donde mejor donde me va. 

¿Cómo es el equipo?
Es un equipo que ahora se está dando a conocer, un equipo humilde que tiene su sede en Quillota, una ciudad cercana a Viña del Mar y a Valparaíso. Tiene buena afición. Ahora estamos peleando para entrar al grupo de los ocho, faltan tres partidos. 

¿Hay más extranjeros en el equipo?
Sí, uruguayos y argentinos. Estoy cómodo acá, me cumplen en todo. Lo de la peluquería lo hacía por hobby, por estar con los colombianos, porque uno por acá extraña a su familia. 

¿Cómo fue el partido ante Católica?
Muy difícil, ganábamos 1-0 y luego expulsaron a un compañero de la defensa, entonces se nos empezó a complicar todo. Tocó defendernos. Pero me sorprendió el 'profe' cuando ordenó mi ingreso teniendo en el banco a un volante de marca que podía ayudar más. Se la quiso jugar conmigo y le respondí con un gol que nos aseguró el triunfo. 

¿Qué sigue en su carrera?
Acoplarme más al equipo porque apenas estoy comenzando; este es un paso que estoy dando. Sin embargo, es un sueño hecho realidad el debutar y hacer gol. Lo otro es ganar los tres partidos que quedan y clasificar. Esa es la gran ilusión de todos. 

¿Seguirá alternando el fútbol con la peluquería?
No, ya en el equipo me dijeron que no, que eso lo dejara atrás, que con las condiciones que tenía debía enfocarme más al fútbol, que no me distrajera con nada. 

Datos

  • Riascos comenzó su camino en el fútbol en la Escuela Atlas, de Carolina Pineda.
  • “Fui el primer jugador que ella recogió de la calle. Después me llevó a la Sarmiento Lora, donde me fue bien”, dice el delantero caleño.
  • Riascos también incursionó, pero de manera breve, en el fútbol universitario de Estados Unidos. De allá regresó porque no se sintió cómodo como se vivía el fútbol allá.
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad