El renacer del tenista serbio Novak Djokovic

El renacer del tenista serbio Novak Djokovic

Agosto 26, 2018 - 09:23 a.m. Por:
Redacción de El País y agencias
Novak Djokovic tenis

Novak Djokovic, tenista serbio.

EFE- El País

“Trabajaré duro para regresar”. Esas fueron las palabras del tenista serbio Novak Djokovic luego de sufrir una lesión que lo sacó por varios meses de la actividad.

Hoy, tiempo después, ya tiene en su palmarés del 2018 dos títulos, además de lucir el récord de ser el primer tenista de la historia en ganar todos los Masters 1000 y Abiertos del Circuito.

Su primer victoria del año fue hace un mes, cuando se coronó en Wimbledom, el quinto trofeo alcanzado en hierba de su carrera. En ese torneo, el serbio venció al surafricano Kevin Anderson por 6-2, 6-2 y 7-6 (3), en una final desigual.

Para Djokovic fue doblemente especial haber ganado Wimbledom —por cuarta vez—, y no precisamente por haberlo conseguido luego de superar su lesión de codo, sino porque lo pudo presenciar su hijo, uno de los anhelos más preciados que tenía el serbio.

“Haber ganado Wimbledom es inolvidable, especial, gratificante, maravilloso y alegre. Pero, sobre todo, ¡es mágico! Cuando pensé que ese momento no podía mejorar, gritó “¡Papá, papá!”. Fue entonces cuando me emocioné por completo. Estoy muy agradecido de haber experimentado eso. He imaginado y rezado para que un día ganara un trofeo de Grand Slam delante de mi hijo”, señaló Novak.

Superó la adversidad

Después de atravesar un difícil 2017, donde estuvo cinco meses inactivo por su lesión en el codo derecho que terminó operándose, tuvo que cambiar para volver, y volvió más fuerte. Con indicios de que está por regresar el Djokovic que en su momento fue número uno del ranquin ATP.

Ese nivel lo mostró no solo en Londres, cuando alzó nuevamente un Grand Slam, sino también en Cincinnati, el único Masters 1000 que se le escapaba.

“Fue un largo viaje. Aprendí a ser paciente en este proceso”, dijo Djokovic después de someterse a una cirugía de codo a principios de 2018.

Al igual que innumerables atletas antes que él, regresó demasiado rápido, pese a que muchos le aconsejaron que optara por el retiro.
“No esperaba volver a estar en la mejor forma tan rápido”, dijo después de dar su cuarto mordisco del césped, en el Center Court.

Para lograr recomponer su camino y apuntar a estar entre los mejores de esta disciplina, el exnúmero uno del mundo —lo fue en cinco ocasiones (2011, 12, 13, 14, 15)— volvió a trabajar con Marian Vajda, entrenador eslovaco, modificó su táctica y técnicamente su tenis, y recuperó su ‘mirada asesina’.

Precisamente su mentor, Vajda, destacó: “La personalidad de Novak es la misma que fue siempre. Le encanta competir y siempre ha sido un gran luchador y un gran campeón”.

“Después de muchos cambios realizados, con entrenamiento, raqueta, miembros del equipo, no sabía si podría volver al nivel deseado de tenis. En realidad, una parte de mí siempre creyó en mis propias cualidades y capacidades, pero hubo muchos momentos dudosos en los que el curso de acción podría haber sido diferente. Afortunadamente, tuve la ayuda de todas las fuerzas divinas que me guiaron en la dirección correcta”, expresó ‘Nole’.

Wimbledom ayudó en su alza

El cuarto título de Novak en el tercer grande es uno de los mayores éxitos de su carrera, por haberlo conseguido en un “momento ideal”, tras su lesión.

“En el sentido profesional, es definitivamente uno de mis mayores éxitos por una simple razón: porque en los últimos dos años he pasado por la lesión del codo y otras muchas situaciones que han dificultado mi carrera”, explicó.

“Mientras intentaba volver a encontrarme de nuevo en la cancha y recuperar nivel, sentía que estaba en el buen camino, que tenía que ser paciente y confiar en que la calidad y la dedicación antes o después daría resultado”, recordó el tenista, que tras ese triunfo volvió a situarse en el Top-10, ahora es sexto.

El regreso de Djokovic a la forma no fue una sorpresa para Rafael Nadal, ni para Paul Annacone, quien ayudó a entrenar a Federer de regreso al número uno en 2012, cuando el suizo tenía 31.

“Los grandes jugadores nunca pierden ese extremo superior”, dijo Annacone.

“Está jugando muy bien. Está jugando en su nivel más alto otra vez”, dijo por su parte Nadal, rival de ‘Nole’ en Londres.

Sigue creciendo

La pasada semana llenó nuevamente de alegría a Djokovic y a todos los que lo rodean, pues logró vencer el ‘maleficio’ en Cincinnati.

Luego de cinco finales disputadas en el Western and Southerm Open, pudo, por fin, hacerse con el único Masters 1000 que le faltaba en su haber, esta vez venciendo al primer favorito, Roger Federer.

Cincinnati mostró que el serbio se aproxima a su mejor nivel. Logró con soltura la victoria ante Federer, al que le faltó dar un paso al frente en los momentos determinantes.

Djokovic, más certero, frustró la sexta final del año del suizo, ganador del Abierto de Australia, Rotterdam y Stuttgart.

Ahora se prepara para un nuevo reto: lograr ‘morder’ la gran manzana. A partir de mañana, se verá cara a cara con los mejores del tenis mundial en este momento, y Djokovic quiere demostrar que ha vuelto.

Djokovic, el rey del Circuito

Novak Djokovic, tras ganar Cincinnati, logró lo que ningún tenista había alcanzado antes. En el Western and Southerm Open se adjudicó el único Masters 1000 que le faltaba y se convirtió en el primer jugador en gritar campeón en los nueve torneos del circuito. Además, ha sido campeón en los cuatro grandes del tenis — Abierto de Australia, Wimbledon, US Open y Roland Garros—.

Djokovic se ubica cuarto en la lista de jugadores que más torneos individuales de Grand Slam han ganado (13), por detrás de Roger Federer (20), Rafael Nadal (17) y Pete Sampras (14).

Arranca el US Open

El sorteo del último Grand Slam de la temporada deparó un enfrentamiento entre el serbio Novak Djokovic y el húngaro Marton Fucsovics el martes a las 12:15 del mediodía (hora colombiana). Además, el choque entre el número uno del mundo, Rafael Nadal ante su compatriota David Ferrer (mañana), mientras el número dos, el suizo Roger Federer, lo hará ante el japonés Yshihito Nishioka (martes).

El cuadro de competición finalizará el viernes 7 de septiembre en el mítico Flushing Meadows y la final será el domingo 9 del mismo mes.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad