“Si a Nairo Quintana no lo acosan, puede ganar el Tour de Francia”: Santiago Botero

“Si a Nairo Quintana no lo acosan, puede ganar el Tour de Francia”: Santiago Botero

Septiembre 29, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Francisco Henao Bolívar- Reportero de El País
“Si a Nairo Quintana no lo acosan, puede ganar el Tour de Francia”: Santiago Botero

Santiago Botero, exciclista colombiano.

El exciclista colombiano se mostró complacido por el gran año que tuvieron los escarabajos en Europa. Aseguró que si Movistar planifica bien el 2017, Nairo puede subir a lo más alto del Tour.

Santiago Botero fue otro de los pedalistas colombianos que brilló con luz propia en las carreteras europeas defendiendo los colores del Kelme, el T-Mobile o el Phonak.

El antioqueño dejó huella en las tres grandes carreras, Tour, Giro y Vuelta a España, logrando incluso un meritorio cuarto lugar en la carrera francesa en 2002 y alcanzando ese mismo año nada menos que el título mundial en la contrarreloj que se llevó a cabo en Zolder, Bélgica.

Botero ahora es comentarista y como todos los colombianos, vibró con la gran victoria de Nairo Quintana en la Vuelta a España.

El antioqueño repasó lo sucedido este año con el ciclismo nacional y se aventuró a pronosticar lo que puede pasar con  Nairo en el Tour del 2017.

¿Es el 2016 el año más exitoso del ciclismo colombiano?

Yo diría que sí. Si hacemos el balance, haber logrado podio en las tres grandes, Giro, Tour y Vuelta y ser protagonistas en Juegos Olímpicos con el bicicross y pistam Colombia siempre fue protagonista. Eso nos indica que el ciclismo está en un gran momento y que esos representantes que tenemos en Europa son de muy buena calidad.

Cada que suceden actuaciones como las de este año, no faltan las comparaciones con la época de Herrera y Parra. ¿Se pueden comparar esas dos épocas?

No sería bueno hacerlo; yo recomendaría mejor hacer un corte de cuentas en cada época porque son momentos distintos, teniendo en cuenta que los Herrera y los Parra fueron los que abrieron el camino; ellos fueron los colonizadores, llegaron en desventaja porque apenas iban a conocer Europa y una nueva cultura, entonces tienen sus méritos. Los de hoy como Chaves, Quintana, Henao, Pantano, son más contemporáneos, se han adaptado al entorno y se han acostumbrado a vivir en Europa. Cada época tiene su ventaja, y si es por resultados, los de ahora son de más peso.

¿Si Lucho Herrera, con sus condiciones en la montaña, hubiera corrido en un equipo europeo, alcanzaría los éxitos de Nairo?

Ahí está la duda porque quién sabe si mentalmente hubiera aguantado un cambio tan radical; me dicen que Lucho era un corredor que necesitaba de un entorno amable. Y cuando uno llega a un equipo europeo se encuentra con una torre de babel porque hay ciclistas españoles, suizos, ingleses, rusos, italianos; y no eres único líder sino que pasas a ser uno más; él en Café de Colombia era líder y lo trataban con algodoncitos; allá pasas a ser uno más y además en esa época había estrellas como Hinault, Fignón y muchas otras figuras, entonces uno no sabe si él llegaría como líder o como gregario de una de esas figuras.

Usted hizo una carrera de casi 10 años en equipos del exterior. ¿Qué balance le dejó correr afuera?

Me fue muy bien porque siempre me adapté al ciclismo europeo; al comienzo me costó un poco, pero me di cuenta que la clave era aprender a manejar la forma de hablar, las estrategias, las órdenes. A medida que fue avanzando el tiempo aprendí todo eso y fui sacándole ventaja, madurando como deportista.

¿Sintió el respeto de los grandes?

En mi caso nunca me sentí menospreciado o menos que los demás; dicen aquellos que abrieron camino que había corredores ‘mala-leche’ y que buscaban intimidar a los colombianos; los veían pequeñitos, novatos, inexpertos y se aprovecharse de eso. Hoy en día Nairo, Rigoberto, Chaves, Pantano, Henao se han ganado el respeto. Y eso se gana con los años y con la experiencia en Europa.

¿A Nairo le pudo haber costado al comienzo por su timidez?

Sí, al comienzo fue duro por su forma de ser porque Nairo es introvertido; él no es el Rigoberto que ríe y hace chistes cada rato. Nairo es más callado y eso hace que sea difícil romper el hielo. Son circunstancias que se dan, pero una vez entra uno a la carretera donde no manda el que más hable sino el que tenga más piernas, ahí es donde Nairo toma su posición. Además tiene un equipo que le ayuda mucho porque es español.

Nairo ganó Giro y Vuelta y ahora le pedirán Tour. ¿Aguantará la presión?

Es que este año la echaron toda. El patrocinador  creó una frase del sueño amarillo, decían que era el único que podía batir a Froome; llegó, no estuvo como quería, le faltó un puntito para tener esas sensaciones que tuvo en la Vuelta a España para tener una pelea más pareja con Froome; pero aún así fue un excelente Tour, superó con creces su actuación, no se rindió, persistió y quedó en el podio. En la Vuelta demostró que estaba más maduro y sin presiones. Si hacen una buena planificación de temporada, si lo llevan más tranquilo hasta el Tour y si no lo acosan tanto, puede ser gran opcionado para ganar.

Pero ya Froome, perdedor en la Vuelta, tomará sus recaudos...

Froome este año también decía que Nairo era el rival a vencer. Nairo debe preocuparse por no desgastarse tanto antes del Tour. Froome no hizo nada importante, solo estuvo en el Dauphiné que es 15 días antes; en cambio Nairo fue a San Luis, Cataluña, Romandía, País Vasco, Ruta del Sol. Esos son direccionamientos del equipo. El próximo año deben apostarle solo al Tour y a la Vuelta a España.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad