Noche de 'Delirio' en los World Games

Escuchar este artículo

Noche de 'Delirio' en los World Games

Julio 31, 2013 - 12:00 a. m. Por:
Mailyn Castro | Colprensa

Todos los asistentes terminaron enamorados de la salsa, a sus países se llevarán un pedazo de Cali que con los brazos abiertos y fiesta los recibió, y es muy probable que de la misma manera los despida.

Santiago de Cali hizo sentir a los miles de deportistas que vinieron a participar de estos Juegos Mundiales como en casa. Y es que la noche del martes el Comité Organizador preparó la fiesta de los atletas, un evento que estuvo cargado de música, baile, circo y comidas típicas, con el fin de que los visitantes pudieran aprender un poco más de la cultura caleña.El show central estuvo a cargo de la compañía Delirio, que brindó un espectáculo lleno de magia, color, acrobacias y mucha salsa en vivo, en la Plazoleta Jairo Varela.Las delegaciones se olvidaron por un momento de las competencias e hicieron de la salsa su nuevo reto. Los representantes de Alemania fueron los más animados. A ellos se les vio tratando de imitar el sabor caleño y lo consiguieron. Sin penas y con mucha alegría, los atletas armaron sus parejas y al compás de 'Cali Pachanguero', le pusieron sabor a su noche.Carlos Paz, considerado el maestro de Delirio, pues hace parte de los bailarines de la vieja guardia, no defraudó, demostrando que para la salsa no hay edad, varios shows estuvieron a su cargo, como el de dos pequeñas parejas que se convirtieron en la sorpresa. Nadie podía creer que un par de niños pudieron mover su cuerpo de esa manera, pero es que son caleños y ese sabor lo cargan en las venas.Guatemala, fue otra de las organizaciones más alegres, muchas de las atletas que allí llegaron, lo hicieron con gorras alusivas a la ciudad, en ellas podía leerse 'Yo amo a Cali', demostrando que cada deportista que llegó a la capital vallecaucana se enamoró de su gente, su calidez, el ambiente, el clima y la comida.La canción insignia del Grupo Niche se quedó grabada en la memoria y en los corazones de los atletas ingleses, chinos, alemanes, israelís, franceses, italianos, españoles, entre otros, pues a más de uno se les vio cantando muy bien la canción, que se convirtió en el himno oficial de las justas.Como era de esperarse, el espectáculo tuvo el horario de la cenicienta, esto con el fin de no alterar las rutinas de los jóvenes deportistas que, por sus competencias, el transnocho no es una opción.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad