Las selecciones de fútbol ‘exóticas’ del planeta

Las selecciones de fútbol ‘exóticas’ del planeta

Septiembre 20, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País y agencias
Las selecciones de fútbol ‘exóticas’ del planeta

El Mundial de Catar se llevará a cabo den 2022.

La más reciente es la de Gibraltar. La integran bomberos, policías, electricistas que en sus ratos libres juegan al fútbol. Solo tres de sus jugadores son profesionales. Top de las selecciones más débiles y curiosas del mundo.

Desde el 24 de mayo del 2013, después de muchos intentos, la Selección de Gibraltar entró a ser parte de la  Unión de Asociaciones de Fútbol Europeas, Uefa. Pero su historia es mucho más antigua. Gibraltar, para empezar, es un territorio británico de ultramar, es decir, que aunque no hace parte del Reino Unido, fue reclamado como propio. El Reino de España también lo reclamó. Gibraltar está en jurisdicción de España. La ONU asegura que Gibraltar es una colonia. Para explicar el asunto en profundidad se requeriría un libro. El caso es que su Asociación de Fútbol es una de las más antiguas del mundo. Fue fundada en 1895. Sin embargo, sus jugadores representaban a la selección inglesa. Posteriormente no lo pudieron hacer tras la reclamación del territorio por parte de España. España, además, se opuso a que la selección Gibraltar fuera aceptada por la Uefa. Políticamente, lo consideraban como “un tema muy sensible”. Pese a ello, el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) sancionó que Gibraltar debía de ser incluida. Ya entró en la Uefa, pero aún no hace parte de la Fifa. Es decir que puede competir en las eliminatorias a la Eurocopa, pero no en las eliminatorias al Mundial. En su debut ante Polonia en la previa de la Eurocopa, hace un par de semanas, cayó 7-0. El primer tiempo fue considerado como una hazaña. Los gibraltareños se fueron al vestuario perdiendo apenas 1-0 contra el equipo de ese delantero infalible, Robert Lewandowski.No era extraño que se sintieran felices luego de los primeros 45 minutos. La selección de Gibraltar la integran bomberos activos, policías, electricistas. Solo tres de sus jugadores juegan en equipos de Europa, aunque todos en clubes de segunda y tercera categoría, totalmente desconocidos. Scott Wiseman, por ejemplo, juega para el Preston North End de la Tercera división inglesa; David Artell  milita en el Bala Town  de Gales;  Liam Walker hace parte del Bnei Yehuda Tel Aviv de Israel.El resto del plantel son aficionados: Jordan Pérez es bombero y su hermano Brian electricista. Joseph y Roy Chipolina son policías, lo mismo que Lee, el agente encargado de seguirle la pista Lewandowski en el juego ante Polonia, aunque sin éxito. Lewandowski se fugó cuatro veces y llevó la pelota a la red en esa misma cantidad. Cuando se acabó el partido, la selección de Gibraltar en pleno se quería fotografiar con él. Pese a caer 7-0, lucían felices. Ser exótico, débil, significa jugar sin presión alguna. Jugar para divertirse. Perder no es el fin del mundo en su caso, pero eso parece olvidado en el fútbol de élite. Las otras selecciones 'exóticas'Europa, sobre todo, registra una gran cantidad de selecciones exóticas, débiles. Una de las más famosas es San Marino. En varias ocasiones ha ocupado el último lugar en el ranking de la Fifa. Desde su debut, en 1990, hasta hoy, de hecho, jamás ha ganado una competición oficial.Su única hazaña sucedió en un partido amistoso en 2004, cuando San Marino venció a Liechtenstein. Apenas registra tres empates. En cambio, la selección tiene un récord lamentable: 35 derrotas consecutivas. También es el equipo europeo más goleado en un juego oficial: 13-0, ante Alemania. El hecho de pararse ante los alemanes, para San Marino, era ya una victoria. Aquel día, también, el plantel lucía feliz. El pésimo nivel de San Marino se explica tal vez por el número de habitantes del territorio: 33.000 solamente. San Marino es un enclave ubicado en cercanías al territorio italiano. Un microestado. El podio entre las selecciones más flojas del mundo lo comparte, ‘por fortuna’ para ellos, con Bután. Bután y San Marino ocupan el último lugar de la tabla en el ranking de la Fifa, aunque la primera con presentaciones mucho más decorosas. El 30 de junio de 2002 ganó su primer partido y por goleada: 4-0 ante Montserrat, otra de las selecciones más malas del planeta.La isla de Montserrat, igualmente, es un  territorio de ultramar  dependiente del Reino Unido. En toda la historia, su selección apenas registra tres partidos ganados: dos frente a Anguila y uno a las Islas Vírgenes Británicas. Y qué decir del combinado Islas Feroe, un archipiélago del Atlántico Norte. Nunca ha clasificado a una Eurocopa —ha terminado último en cinco de sus seis fases de clasificación—, tampoco ha clasificado a ningún mundial y su hazaña más emblemática es un triunfo 1-0 ante Austria hace ya mucho: 1992. En la eliminatoria a la Euro 2008, además, perdió todos sus partidos. A las anteriores se suman otras selecciones igualmente débiles y exóticas como Albania —que dio una sorpresa tremenda al vencer a Portugal 1-0 en las eliminatorias a la Eurocopa—, Andorra, Timor Oriental, Mauritania, entre muchas otras. Pese a parecer insignificantes, han abierto un debate mundial: ¿no atentan acaso contra el nivel del fútbol de las grandes potencias? Que España, por ejemplo, le gane cuantas veces quiera 10-0 a cualquiera de estas selecciones posiblemente podría tener como consecuencia que, a la hora de enfrentar a equipos de otras latitudes como Argentina, para citar un caso, se encuentre con que su verdadero nivel es muy inferior al que suponía tener. Costa Rica, no lo podemos olvidar, ya despachó en primera ronda de un Mundial a dos campeones del mundo: Italia e Inglaterra.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad