Las pequeñas Ligas del Valle claman ayuda

Las pequeñas Ligas del Valle claman ayuda

Junio 25, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Alexander Price Rodríguez I Reportero de El País

El equipo de béisbol pide dinero en los semáforos para ir a Latinoamericano.

“Señora, señora, ¿me regala una colaboración”. La frase se repite una y otra vez cada vez que uno de los muchachos se arrima a la ventana del conductor de los carros que transitan por la Autopista Sur con Carrera 39.La rutina dura casi 45 segundos, el tiempo que tarda encendida la luz en rojo del semáforo, y se repite en cada señal del concurrido cruce.La colaboración no la pide un niño obligado a mendigar por su padre. Tampoco uno de los centenares de desplazados que deambulan por la ciudad y mucho menos un grupo de atracadores. Se trata de las Pequeñas Ligas de Béisbol del Valle, actual campeona nacional, que quiere representar a Colombia en México y Las Bahamas en el Torneo Latinoamericano de este deporte, que otorgará un cupo al Mundial que se realizará en EE.UU.Sí, los mejores ‘peloteros’ del país y del Valle en su categoría están pidiendo plata en los semáforos de Cali para reunir recursos y tener con qué viajar a Centroamérica.Hacer de la luz en rojo de un semáforo un herramienta para solventar el viaje de la selección patria les duele a las jóvenes promesas del béisbol.Sebastián Espinosa narró que “nos ha tocado ir a los semáforos a contar nuestra situación y es la triste realidad, porque nos ha tocado entrenar para mejorar lo deportivo, responder en el estudio y, aparte, conseguir el sustento para el viaje. Duele, duele mucho”.La rutina de pedir plata en la Autopista Sur se ha repetido durante los últimos fines de semana, pese a los 35 grados centígrados que han alcanzado los termómetros de la ciudad durante el comienzo del verano.Pero pareciera que este equipo se acostumbró a la rutina: la rutina de ganar, a la rutina de entrenar y a la rutina de tener que luchar contra las dificultades económicas para representar al Valle y a Colombia. Para poder viajar a Barranquilla, a participar por el departamento, tuvieron que recurrir a rifas, venta de comida y las alcancías propias. Esta vez la historia se repite.Al preguntarle si ha sentido vergüenza al tener que actuar como mendigo, el ‘catcher’ Reinel Vargas, respondió: “¿Vergüenza? Por mi Valle, por Colombia y por el béisbol uno hace lo que sea. Vergüenza les debe dar al Alcalde y al Presidente de ver a sus campeones pidiendo plata en los semáforos”.Por ahora, los padres siguen recogiendo dinero y los jóvenes intentan llenar las alcancías para cumplir su sueño. ¿Seguirá la pesadilla?

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad