Isabella Arcila: "he tenido un ciclo olímpico soñado"

Isabella Arcila: "he tenido un ciclo olímpico soñado"

Julio 29, 2018 - 09:32 a.m. Por:
Valeria Martínez Lores - Especial para El País
Isabella Arcila

Isabella Arcila, nadadora caleña.

Colprensa - El País

“Mami, ¿por qué no me metes a nadar?”, le preguntaba Isabella Arcila a su mamá cuando iba a ver a su hermana Valentina entrenar en el Club San Fernando. Hoy por hoy, con 24 años, esta caleña se convirtió en la estrella colombiana de la natación al conquistar 4 medallas de oro en los Juegos Centroamericanos y del Caribe, y un total de 11 medallas en el ciclo olímpico hacia Tokio 2020.

En una familia donde el “deporte era casi que obligatorio”, Isabella, quien empezó en atletismo, se deslumbró al ver a su hermana Valentina nadar. Con solo siete años inició su carrera deportiva en las piscinas y la mantiene hasta el sol de hoy.

Isabella se formó en el Club San Fernando de Cali con el entrenador Fernando Bermeo, su mentor y quien le enseñó el amor por este deporte. A los 16 años llegó a la Universidad Metodista del Sur en Dallas, Texas, donde se consagró como deportista élite.

Ella, bañada en oro es Selección Valle, Selección Colombia y nadadora de la Corporación para la Recreación Popular. Disciplinada y ambiciosa, así se denominó en diálogo con El País sobre su logro en los Centroamericanos.

¿Qué significa para usted como deportista haber logrado cuatro oros en estos Centroamericanos?

La verdad es que este ha sido un ciclo olímpico soñado para mí. Los Centroamericanos eran el siguiente gran paso y gran meta, y los objetivos se lograron. Yo no era campeona centroamericana y mucho menos recordista y hoy soy cuatro veces campeona y tres veces recordista. Estoy orgullosa de poner mi nombre en los libros de historia y traer estas medallas a Colombia como equipo.

Usted se está imponiendo como la reina de la natación en Colombia. ¿Cómo llegó ahí?

Teniendo metas ambiciosas y queriendo lograr grandes cosas. Inspirar a las nuevas generaciones que están empezando en la natación, que piensen en grande y quieran llegar más lejos de donde nadie haya llegado. Porque somos perfectamente capaces de ganar medallas en el ciclo olímpico. Alguien se la tiene que ganar y no hay razones por las que no podamos ser nosotros. Yo quiero sembrar esa semillita de ambición.

¿Cómo se inició en la natación?

Empecé a nadar a los 7 años. Yo entrenaba atletismo y mi hermana natación, y fue cuando le dije a mi mamá que me metiera a mí también. Empecé a nadar. Al poco tiempo fui a una competencia, gané todo y me empecé a enamorar de la natación. A los 16 años tuve la oportunidad de ser reclutada por tres universidades de Estados Unidos y me decidí por SMU (La Universidad Metodista del Sur) en Dallas, Texas, donde me gradué. Hoy en día hago entrenamientos más específicos y de velocidad. Entreno con Coley Stickels en Indiana y ahí es donde estoy preparándome para lo que queda del ciclo olímpico.

¿Cómo se prepara para ser la mejor?

Pensando que soy la mejor. Como digo, teniendo metas ambiciosas, y un plan que sigo al pie de la letra. Entreno lo más honestamente posible, no corto esquinas y no dejo nada al azar. Soy deportista profesional, es mi trabajo, lo que hago en el día a día. Cualquier cosa, por más mínima que sea, la evalúo y pienso cómo va a afectar mi carrera deportiva, y he visto los resultados.

¿Qué factor influyó en usted para ser nadadora?

Gracias a mi hermana fue que yo entré en la natación. En mi familia todos son muy deportistas, pero como mi hermana, no conozco a nadie, nadie tiene una ética laboral y una disciplina como la que tiene ella. Siempre le pregunto, le pido consejos. Cuando estoy pasando por momentos difíciles en los entrenamientos, en esos momentos que yo digo no quiero hacer esto, ella me recuerda que debo replantearme porque es algo que hago desde el principio.

Cuáles son esas cualidades propias que usted considera la llevan al oro?

Confío cien por ciento en mí y en mi proceso. Sintiéndome que estoy al nivel, que puedo dar la talla y me entreno igual de duro, o incluso más duro. Es confianza en uno mismo de saber que las cosas van a llegar y hasta ahora así ha sido.

¿Qué tanto le ha servido el vivir en Estados Unidos?

Ha sido una oportunidad muy buena. No solo tuve la oportunidad de graduarme en Negocios Internacionales, sino de entrenar en el país donde la natación es el deporte número uno, son muy avanzados. Entreno con varios deportistas y entrenadores del equipo nacional de Estados Unidos, y la verdad es que tengo una nueva mentalidad ya que sus estándares son bastantes altos. Ellos me mantienen a la altura y he visto mucho el cambio en mi carrera deportiva. Espero seguir mejorando con ellos y aprender más para regresar a Colombia y enseñar de lo que he aprendido.

Entonces, ¿Qué falta en Colombia para que la natación se potencie de esa manera?

En Colombia tenemos entrenadores de semillero increíbles y pueden desarrollar talento joven. Pero llega un momento en el que queremos dar ese paso, de potencial a nadador de talla élite, y para mí, es ahí donde el país falla un poco. No tenemos entrenadores capacitados para lograr una medalla de ese calibre. Pero esperamos cambiar eso y los que estamos en este momento, queremos cambiar ese panorama un poquito. Sabemos el talento que tienen los jóvenes y todo empieza por la mentalidad.

¿Qué se viene para Isabella ahora?

Pensar ya en los Juegos Panamericanos del próximo año. Pero a corto plazo, en agosto voy a Tokio a una competencia de altísimo nivel donde estarán países como Estados Unidos, Australia, Japón y Brasil. Va a ser un fogueo excelente para medirme. Y en diciembre cerraré el año con el Mundial de Piscina Corta en China. Hace dos años fuimos semifinalistas y este año esperamos estar en la final. 

Una valiosa ayuda

Isabella Arcila forma parte del registro del Club deportivo CRP (Corporación para la Recreación Popular) y llegó a la escuela de formación deportiva, donde continuó su proceso con Fernando Bermeo, después de su paso por el Club San Fernando. La CRP apoya a la deportista económica y alimenticiamente cuando se requiere. “Nosotros estamos en permanente contacto con ella. Fue a Estados Unidos a estudiar, pero hacemos el acompañamiento con ella de alguna u otra forma en las competencias”, afirmó Fernando Marín director de la corporación.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad