“He tenido una carrera hermosa”: Clara Juliana Guerrero, la bolichera que sueña con el oro

“He tenido una carrera hermosa”: Clara Juliana Guerrero, la bolichera que sueña con el oro

Julio 25, 2018 - 09:08 a.m. Por:
Daniel Molina Durango / Reportero de El País
Juliana Guerrero

Clara Juliana Guerrero, la bolichera que sueña con el oro en los Juegos Centroamericanos y del Caribe.

Raúl Palacios / El País

La pasión de Clara Juliana Guerrero (Armenia, 1982) por el Bolo tiene una explicación: los genes. Su abuelo fue uno de los fundadores de la Corporación Bolo Club, muy tradicional en la capital del Quindío. Y sus padres jugaron allí, al igual que su hermano mayor. Esa tradición familiar la heredó a los ocho años, cuando por primera vez le dieron una bola.

A Clara Juliana se le dibujó una amplia sonrisa ayer cuando se acordó de esto, justo después de terminar su entrenamiento con la Selección Colombia en la bolera ubicada en la Unidad Deportiva Alberto Galindo, donde desde mañana competirá por el oro en los Juegos Centroamericanos y del Caribe que tienen como subsede a Cali.

En diálogo con El País, la exitosa deportista —que ha sido seis veces campeona del mundo y vive en Estados Unidos— charló de su amor por el Bolo, de su vida, de su participación en estas justas deportivas y también de Isabella, su sobrina, que en agosto cumplirá dos años. La pequeña ya le pidió que le enseñara a jugar. La pasión de los Guerrero, sin duda, es una cuestión de genes.

Juliana Guerrero

Desde chiquita siempre he luchado por ser la mejor. Cuando empecé a ganar medallas importantes para el país fue cuando vi la opción de irme a vivir a Estados Unidos”.

Cuando habla del Bolo, se le ilumina el rostro...
La verdad es que amo mi deporte. Siempre lo veo con mucha pasión. Estoy entregada a esta disciplina y es un orgullo poder representar a mi país.

Una tradición familiar...
Vengo de una familia bolichera. Mi abuelo y mi papá jugaron campeonatos nacionales y mi hermano mayor también jugó. Desde ahí recibí ese amor y empecé a querer este deporte, y bueno, aquí estoy.

¿Quién le dio su primera bola?
Mi hermano. Recuerdo mucho que era una azul que tenía escarcha, era súper linda. A él se la habían comprado en Medellín y cuando ya no la usaba porque era muy liviana, me la dio a mí y pasó a tener una que era de mi mamá. Ya luego, como a los nueve años, me dieron de regalo de navidad una bola marca hammer.

Usted comenzó a representar a Colombia muy joven...
A los 13 añitos, muy jovencita. La primera vez que competí por Colombia fue en un Panamericano en Ecuador, en 1995. Y luego participé en un Mundial Sub-23 con 14 años. Como empecé a competir siendo tan joven, siempre tuve más experiencia que otras chicas que apenas llegaban, pero lo que a uno sí le queda difícil saber es qué tan lejos vas a llegar.

(Le puede interesar: “El deporte colombiano ha mejorado notablemente”: Clara Luz Roldán )

¿Cómo supo que iba a llegar lejos?
Desde chiquita siempre he luchado por ser la mejor, pero es muy duro saber si te irá bien o no. Yo veía videos en Espn sobre profesionales en Bolo estadounidenses, pero en realidad fue cuando empecé a ganar medallas internacionales importantes para Colombia cuando comencé a ver la opción de irme a Estados Unidos y vivir de esto, que fue lo que pasó.

¿A qué edad salió de Armenia?

Estuve en Armenia como hasta los 15-16 años. Después estuve dos años estudiando en Medellín y ahí me fui para la Universidad de Wichita, en Estados Unidos.

¿Qué estudió?
Negocios internacionales, aunque es una carrera que no he podido practicar mucho porque estoy dedicada 100 % al Bolo, y el tiempo no me da para tener otro trabajo.

¿Cuáles son sus aficiones?
Yo vivo en Austin, Texas, y enseño Bolo. Además voy a otros países a hacer trabajos de desarrollo juvenil, eso me apasiona mucho, enseñar y brindarle a la gente lo que yo he aprendido en mi carrera. Y cuando vengo a Colombia, trato de disfrutar con mi familia, de estar con ellos.

¿Qué es lo que más disfruta cuando viene a Colombia?
¡La comida! (Risas). Compartir con mi familia y disfrutar de esa comida tan rica que uno no encuentra en Estados Unidos. Me gusta la bandeja paisa, el chontaduro, el ajiaco... en fin, eso se extraña mucho.

Juliana Guerrero

¿Y cómo le va con su sobrina?
Se llama Isabella y cumple dos años el próximo 12 de agosto. Es la bebé de la casa. Es de mi hermano mayor así que mis papás están felices con su primera nieta. Yo no la veo mucho pero me comunico con ella por teléfono. Cada que vengo a Colombia me acompaña a las competencias y me dice que ya quiere jugar Bolo.

¿Ha pensado en ser mamá?
Llevo once años de casada pero al ser una deportista de alto rendimiento es complicado. Es algo que está en los planes pero aún no.

¿El bolo es más técnica que estrategia?
Son las dos cosas. La técnica es para tener un nivel alto y también repetición, versatilidad, libertad... pero cuando llegas a este nivel tienes que pensar mucho en la estrategia, en la táctica. Debes pensar en escoger bien tu equipo, tus bolas, que la pista sea adecuada, la velocidad... ahí está en realidad el éxito, pero no puedes descuidar lo técnico.

¿Qué le hace falta ganar?
Yo he tenido una carrera hermosa. He sido seis veces campeona del Mundo, he ganado el ‘major’ de los Estados Unidos y el año pasado fui oro en los Juegos Mundiales con mi compañera Rocío Restrepo, que era lo que me faltaba.

Los Centroamericanos...
No está nada fácil, pero tenemos un equipo muy bien preparado. Hay países que nos pueden dar la pelea pero esperamos lograr varias medallas para nuestro país.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad