Goles de sotana en la II Copa de la Fe

Goles de sotana en la II Copa de la Fe

Septiembre 19, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Olga Lucía Criollo - Reportera El País
Goles de sotana en la II Copa de la Fe

Desde hace dos meses, un puñado de presbíteros de la Diócesis de Cali viene entrenando en la cancha del Seminario, de cara a la Copa de la Fe.

En Comfandi Pance y el Pascual Guerrero se jugará la II Copa de la Fe, en la que participarán 18 equipos de sacerdotes de todo el país. Así entrena el clero caleño.

El fútbol no solo arrastra pasiones. También vocaciones. Vocaciones como las de un puñado de sacerdotes que no solo están dispuestos a dejarlo todo en el altar, sino también en la cancha.Que saben mucho de liturgia y teología, pero también del mundano placer que se siente al correr detrás de un balón. Que siempre están anotando goles celestiales, pero igual disfrutan con los terrenales y hasta son capaces de decir una mala palabra cuando su equipo pierde.Son las 2:00 de la tarde y ese puñado de sacerdotes llega hasta el Seminario Mayor San Pedro Apóstol, al sur de Cali, no para estudiar la Biblia o sumergirse en un retiro espiritual, sino para hablar de estrategias, jugadas y posiciones. Pero mejor que hablar es hacer, así que uno a uno van guardando los clériman y se enfundan en camisetas y pantalonetas que, hay que decirlo, dejan en evidencia brazos que no conocen el sol y abdómenes incipientes pero también algunas piernas bien contorneadas.Como es un entrenamiento, el último de cara a la Copa de la Fe que disputarán la próxima semana con otros 17 equipos sacerdotales de todo el país, no hay lugar para uniformes ni para guayos de uno y otro color como los que usan Falcao y James. De hecho, todavía no saben si saltarán a la cancha de rojo o de azul...Eso sí, como toda escuadra que se respete, tiene director técnico: Hernando Orozco, egresado de educación física y profesor de deportes desde hace 32 años en la Universidad Católica, entre otros pergaminos. A él lo contactó el padre Elmer Mondragón, quien se dice guía espiritual de la selección de la Arquidiócesis de Cali.Entonces su primera instrucción, la del entrenador, es calentar. Ejercicios completos y estiramientos profundos para que no hayan más lesionados y el equipo pueda llegar medianamente completo a las justas eclesiales. No en vano los resultados de los partidos jugados durante estos dos meses los dan en términos de goles a favor, goles en contra y número de luxados, tironeados y demás.Llega el árbitro, sí señor, y también arriba la ‘prejuvenil’ de la Arquidiócesis, los seminaristas, aquellos que ya estudian los caminos del Señor pero cuyo estado físico aún está intacto. En el papel, una dura prueba para uno que otro religioso cuyo ejercicio diario se limita a levantar la mano para dar la absolución.Pero las estrellas están por brillar. A los pocos minutos de juego el padre Otoniel Rangel demuestra que el apelativo de Chapulín no obedece solo a su estatura sino a las calidades del otrora arquero de la selección mexicana. Tal vez por santa humildad, él, el coordinador de la Copa, había dicho que le tocó tapar porque ninguno de sus compañeros quiso hacerlo. Cosas de Dios, dirán ellos...-¡Bajen!, no se me queden todos arriba porque entonces qué hacemos... grita el profe Orozco, mientras el padre Matabajoy achica al contrario y el Falcao, de la Arquidiócesis, el padre Miguel, sigue las incidencias desde la tribuna porque no quiere que su ligamento cruzado lo vaya a marginar de este Mundial sacro.Porque, aunque cual secreto de confesión alguno susurre que están rezando para que mejor no vengan los equipos de Guapi o Buenaventura y para que los religiosos de las otras diócesis estén más gorditos que ellos, los locales tienen serias aspiraciones de pisar la gramilla del Pascual Guerrero el próximo sábado, cuando se disputará la final de la Copa.Y uno de los más optimistas, pese a que un vendaje delata un desgarro en su rodilla, es el padre Óscar Eduardo Henao, quien con nostalgia no pecadora cuenta que pasó por varias escuelas de fútbol de Popayán y que hasta sus 19 años incluso estuvo en el Boca Juniors, de Cali, debido a lo buen armador que resultó ser en la cancha. Sin embargo, el Técnico de su destino lo contrataría tres años después para la escuadra salvadora de vidas.Pero el que sí necesito ser literalmente rescatado de las garras del diablo fue el padre Gonzalo Ulloa, quien hizo parte de las inferiores del América y otro crack del clero caleño. Mas, todo hay que decirlo, Dios no ganó del todo el partido, ya que su corazón sigue siendo rojo, como el de varios de sus compañeros.De eso hablan en los momentos de descanso en el Wimbledon del Seminario, al tiempo que cuentan que la semana pasada el legendario ‘Guigo’ Mafla los visitó para darles ánimo y uno que otro truquito terrenal en su propósito de quedarse con el título que obstenta el combinado de presbíteros pastusos.También corren rumores que indican que el equipo de Barranquilla está siendo asesorado por el Junior, que monseñor Julio Hernando García, de grata recordación en Cali, reforzará el conjunto de Ismina-Tadó, y que, vaya paradoja, James Rodríguez le dio su bendición a los sacerdotes de Ibagué.Pero, lejos del afán de competir, lo que realmente une a estos devotos del fútbol es el deseo de usarlo como excusa para fraternizar más allá de los afanes espirituales de cada día y de compartir con los religiosos del resto del país. Y, de paso, demostrarles a sus hermanos sin clériman que detrás de las sotanas y las homilías hay seres humanos para los que la felicidad también tiene forma de balón.Ahh, el resultado del entreno fue: 6 goles a favor, 2 en contra y 1 luxado del codo derecho. Otro que tendrá que quedarse en el banco rezando el Santo Rosario...Fechas y horariosEl próximo martes 23 de septiembre, a las 8:00 p.m., en el Centro Comercial Premier Limonar, sede la Expocatólica, se llevará a cabo el sorteo de la II Copa de la Fe.El primer partido será el miércoles 24, a las 3:00 p.m., en Comfandi Pance, con entrada libre. Los otros encuentros serán jueves y viernes en el mismo sitio.La final se disputará el sábado 28, en el estadio Pascual Guerrero, a las 9:00 de la mañana. Habrá restricción para la entrada por razones de seguridad.Voces "Se trata de romper el esquema de que nuestra vida solo es rezar y leer. El Papa Francisco ha avalado mucho la parte deportiva entre los miembros de la Iglesia”. "El reglamento del torneo contempla que cada equipo jugará 3 partidos y los que sumen más puntos disputarán la final. No habrá límite de cambios".P. Gonzalo Ulloa, párroco en Yumbo. "A veces los sacerdotes somos muy solitarios, así que la Copa de la Fe es un buen pretexto para integrarnos”.P. Diego Armando Rivera, delegado para la Pastoral Vocacional de la Arq. de Cali.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad