Estados Unidos y Holanda, por la gloria en el Mundial Femenino de Francia

Estados Unidos y Holanda, por la gloria en el Mundial Femenino de Francia

Julio 06, 2019 - 05:51 p.m. Por:
Redacción de El País
alex morgan Vivianne Miedema futbol femenino

Alex Morgan (izq.) figura de los Estados Unidos y Vivianne Miedema, estrella de Holanda, protagonistas en el Mundial de Francia 2019.

EFE- El País

Como una inesperada visitante, pero que hizo todos los méritos para estar donde está. Así llega Holanda a la final del Mundial femenino de Francia, que disputará este domingo (10:00 a.m.) frente a Estados Unidos, la gran potencia del fútbol femenino, que busca su cuarto título orbital.

Las de las tierras de los tulipanes participan apenas en su segundo Mundial, pero son las actuales campeonas europeas y cuentan en sus filas con una de las mejores futbolistas del mundo: Lieke Martens.

No obstante, desde que llegó a tierras galas, Martens arrastra una lesión en un dedo de uno de sus pies, lo que le ha impedido sacar todo su repertorio en la cita mundialista, e incluso la tiene en duda para la final.

Sin embargo, ante los problemas físicos de Martens, emergió la figura de la joven delantera Vivianne Miedema (22 años), del Arsenal de Inglaterra, encargada de perforar las redes estadounidenses en el estadio de Lyon.

En ella, que brilla actualmente en tierras británicas, están depositadas las esperanzas del presente y el futuro del fútbol femenino holandés, que ha experimentado un crecimiento increíble.

La misión de Miedema y la de sus compañeras será la de contener a la escuadra de las barras y las estrellas, que cuenta en sus filas con la que muchos consideran la mejor jugadora de la cita francesa y una de las mejores del mundo: Alex Morgan.

Morgan es líder en la tabla de goleadores con seis anotaciones. Además, ha puesto tres asistencias, lo que la consolida como la jugadora más valiosa en el camino estadounidense.

Alex, que acaba de cumplir 30 años, buscará su segundo título mundial tras el conseguido en Canadá 2015, al vencer su equipo 5-2 a Japón en el duelo definitivo.

Sin embargo, la entrenadora Jill Ellis no tiene muchos motivos para preocuparse si Morgan no tiene el mejor de los partidos en Lyon, pues cuenta en su repertorio con jugadoras como Carli Lloyd, figura de la final anterior con un triplete o Samantha Mewis.

Otra de las protagonistas en esta Copa del Mundo ha sido Megan Rapinoe, tanto por sus apariciones dentro del campo como por fuera de ella.

Rapinoe le ha puesto su sello a cinco de las anotaciones de las de Ellis en Francia, pero fue suplente en el duelo de semifinales ante Inglaterra por una contractura en los isquiotibiales que la tiene en duda para la final.

La popularidad mundial de Megan se disparó tras sus declaraciones sobre una posible visita a la Casa Blanca, hogar del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, si su equipo se corona campeón del mundo.

“Yo no iré a la puta Casa Blanca”, dijo Rapinoe, que días después se disculpó por su vocabulario, pero no por la intención del mensaje.

Su declaración está relacionada con su desacuerdo con las políticas del gobierno actual, pues sí visitó la sede del gobierno cuando Barack Obama era el presidente, tras conseguir el título en la edición de 2015 en Canadá.

Adonde sí querrá ir, así no pueda jugar por las molestias que aqueja, es al césped del estadio Groupama de Lyon, donde podrá tocar con sus propias manos el trofeo que las acredite como campeonas de la octava edición del Mundial femenino, que tiene un sabor especial: ser ya el mejor y el más inolvidable de todos.

Cómo llegaron
Ambas escuadras llegan a la final del Mundial con pleno de victorias.
Estados Unidos venció a Tailandia (13-0), Chile (3-0) y Suecia (2-0) en la fase de grupos.

Después, triunfó ante España en octavos de final, Francia en cuartos e Inglaterra en semifinales. Los tres partidos con el mismo resultado (2-1).

Holanda venció a Nueva Zelanda (1-0), Camerún (3-1) y Canadá (2-1) en fase de grupos.

Luego superó a Japón (2-1), en octavos; Italia (2-0), en cuartos; y a Suecia, en las semifinales (1-0).

De récord
El Mundial de Francia 2019 es ya considerado el mejor en la historia.
La edición que culmina este domingo dejó para la historia varios récords.

El juego entre Estados Unidos e Inglaterra por las semifinales alcanzó una audiencia de 11,7 millones y se convirtió en el evento deportivo más visto en el año en Gran Bretaña (por encima de la final de la Champions League).

Samantha Mewis consiguió, con el gol anotado en el debut de EE.UU., el gol 800 en la historia de los mundiales.

Formiga (Brasil), con 41 años y 98 días, se convirtió en la jugadora más veterana en actuar en un Mundial.

Marta, estrella de Brasil, anotó dos goles y se convirtió en máxima goleadora de los mundiales, masculinos y femeninos, con 17 anotaciones.

La Fifa anunció que quiere que la participación de las mujeres aumente a 60 millones en todo el mundo para 2026

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad