El amor por ‘Nico’ cambió la pasión de Justo, que busca conquistar el The Best de la Fifa

Escuchar este artículo

El amor por ‘Nico’ cambió la pasión de Justo, que busca conquistar el The Best de la Fifa 

Septiembre 21, 2019 - 11:57 p.m. Por:
Alejandro Cabra Hernández - Reportero de El País
Justo

Justo cambió de equipo por amor a su hijo fallecido.

El 29 de diciembre de 1986 fue el día más feliz de la vida de Justo Sánchez, pues su esposa dio a luz a su hijo Nicolás Justo Sánchez.

El sueño de Justo era tener un hijo varón que lo acompañara a los partidos de Cerro, de su natal Uruguay.

Sin embargo, la vida tenía otros planes para Nicolás, quien se hizo seguidor acérrimo de Rampla Juniors, el principal rival de Cerro.
Justo se sintió frustrado por no poder compartir con su hijo la pasión por un equipo.

No obstante, eso no fue impedimento para que Nicolás acompañara al Rampla de su corazón a todos los estadios, pues sus grandes amigos, también ‘picapiedras’ —como se conoce a los hinchas de Cerro— lo acompañaron a todas las canchas.

El 6 de marzo de 2016, la vida de Nico se terminó por él mismo motivo por el que tenía sentido. Volvía de Maldonado después de acompañar a su equipo en un partido de la Liga de Uruguay contra el Atenas y tuvo un accidente de tránsito que le causó la muerte.

Desde ese momento, Justo decidió hacerse socio de Rampla y acompañar al equipo a todos sus partidos.

“De alguna manera siento que, al faltar mi hijo, haciéndome hincha de Rampla, lo voy a reemplazar”, comenta el adolorido padre.

Justo regó las cenizas de su hijo Nicolás en la parte que él solía ocupar en el Estadio Olímpico de Villa del Cerro. Ahí mismo se ubica en cada partido, donde celebra junto a los amigos del difunto Nicolás cada gol de Rampla.

A Justo lo acompaña una bandera que dicta ‘Nico, siempre presente’ y es claro en afirmar que mientras él viva, esa bandera va a estar presente donde Rampla juegue.

Esta conmovedora historia del amor de un padre que es más hincha del hijo que de su propio equipo, fue hecha documental por parte de la Secretaría Nacional del Deporte de Uruguay. Eso permitió que la historia se hiciera visible y llegara a ojos de la Fifa, que la incluyó entre las nominadas al ‘Fifa Fan Award’ de los premios The Best.

Nico

La historia de amor de Justo sorprende tanto a hinchas de Cerro como de Rampla Juniors, que han sido testigos de la sangre ‘cerrense’ que recorre las venas y arterias del señor Sánchez.

“El amor de un padre al hijo debe ser lo más lindo. Yo era su padre y su amigo. Pasa que soy un hombre que no demuestra mucho sus sentimientos y me faltó comunicación con él. Nunca vine a la cancha de Rampla a acompañarlo y ahora es mi turno”, acota Justo.

“Es un ejemplo. Increíble el viejo”; “No dejó de ser hincha de Cerro, ahora es hincha del hijo”; “cuando viene al estadio siente que está con el ‘Flaco’”, son algunas de las frases más memorables que los conocidos de Justo mencionan en el documental que se realizó con la promoción de la agencia Cámara TBWA.

La pieza audiovisual se desarrolló con la producción de ‘La Granja Films’, ‘Zinc Sound’, ‘You Uruguay’ y ‘Whitebear’e involucró a más de 20 personas que trabajaron de forma honoraria.

La historia de Justo terminó por demostrar que hay muchas situaciones que trascienden la rivalidad deportiva entre dos clubes, incluso si se vive en lo más profundo del seno familiar.

Ahora, Sánchez se pasea por Uruguay llevando la memoria de su hijo y cumpliendo con la labor de fanático que él cumplía cada fin de semana, gritando los goles a todo pulmón.

Justo lo tiene claro. “Mi sangre es cerrense y lo será hasta que me muera, pero mi corazón es de Rampla”.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad