Escuchar este artículo

"Tenemos 10 días para ponernos a punto": David González, arquero del Deportivo Cali

Septiembre 02, 2020 - 05:18 p. m. Por:
César Polanía, editor de Afición
David González

David González, arquero titular del Deportivo Cali.

Tomada del twitter del Deportivo Cali / El País

El miércoles, por primera vez, después de seis meses, los jugadores del Deportivo Cali se volvieron a juntar en la cancha como equipo. Todos querían correr, patear y meter goles. Había alegría plena. Y no era para menos, los entrenamientos colectivos regresaban.

El conjunto azucarero reactivará la Liga colombiana el 13 de septiembre, cuando enfrente a Millonarios en juego aplazado en el estadio de Palmaseca, con lo cual el balón volverá a rodar en los estadios de Colombia en medio de la pandemia del coronavirus.

El País dialogó con David González, el experimentado arquero del Cali, quien contó cómo fue el regreso de los entrenamientos grupales y lo que viene en la reactivación del torneo.

¿Fue muy larga la espera?
La última vez que jugamos un partido oficial fue contra Pereira en casa y se siente como si hubiera pasado una eternidad, como si uno hubiera tenido una lesión de un ligamento cruzado, de esas que lo sacan a uno de la cancha por mucho tiempo y vuelve a jugar a los seis meses. Ahora, por fin, uno tiene algo a dónde apuntar, estábamos entrenando en la incertidumbre del regreso y era muy monótono.

¿Será difícil el regreso en la parte futbolística a la competencia?
Eso solo lo sabremos cuando juguemos y ante un rival fuerte como Millonarios. Uno quisiera decir que no nos va costar, porque nos hemos preparado físicamente, pero la competencia es una cosa totalmente distinta, llevamos seis meses sin jugar un partido. Lo único claro es que esta situación es igual para todos los equipos. La parte mental será clave en el regreso.

Hablando justamente de la parte mental, ¿cómo ha manejado David la ansiedad todo este tiempo?
Al principio de la pandemia había mucho temor, nos refugiamos en casa, en familia. Luego se flexibilizó un poco, comenzaron los entrenamientos y cambió el panorama, pero no había una ansiedad marcada porque no estábamos jugando. La ansiedad viene cuando ya estás en competencia, cuando vas al hotel y al otro día juegas, cuando hay partidos de finales, pero mientras tanto había era expectativa.

Ya comenzaron este miércoles los entrenamientos grupales y se viene la competencia...
Por fin pudimos juntarnos, después de mucho tiempo. Obviamente se da uno cuenta cómo cambia todo, los tiempos y las velocidades son distintos, no es lo mismo que te patee tu entrenador de arqueros a que lo hagan dos delanteros o tres volantes y en una situación un poco más cercana a la realidad. Esperamos ponernos en estos diez días a punto, antes de enfrentar a Millonarios el 13 de septiembre.

¿Cómo fue el regreso a los entrenamientos colectivos?
Estábamos muy felices. Por supuesto se siguen respetando los protocolos de bioseguridad, llegamos en horarios distintos, se conserva el aislamiento social fuera de la cancha. Ya en el campo, hicimos trabajos de posicionamiento, toque en espacio reducido, recuperación de toda esa memoria futbolística del equipo.

¿Cómo notó al grupo trabajando ya de manera colectiva?
Hubo felicidad plena, esto es lo que estábamos esperando, una fecha oficial del regreso, y es obvio que ya hay más motivación, todos queríamos correr, patear, hacer goles. Ahora hay que trabajar para incorporar de nuevo los conceptos futbolísticos del equipo y esperamos hacerlo poco a poco en estos días previos al juego contra Millos.

¿Ya les dijeron de manera oficial cuál es el tipo de torneo que van a jugar?
Sí, nuestro presidente (Marco Caicedo) nos comunicó que es el seguimiento de la Liga que veníamos jugando. Clasificarán ocho equipos, en vez de cuatro, que formarán dos cuadrangulares, el ganador de cada zona jugará la final. Los partidos serán de local y visitante.

Este formato, el tradicional, es el que más deseaban los equipos...
Sí, concentrarnos en una o varias zonas acarreaba muchos gastos. Además, en cuanto a la competencia es clave tener localía o ser visitantes, inclusive sin público, porque no es lo mismo enfrentar a Millonarios en nuestro estadio, en Palmaseca, que en Bogotá, donde la altura pesa.

Debe ser muy aburridor jugar sin público...
Me ha tocado varias veces por sanciones de los estadios. Se siente como si fuera un entrenamiento, pero el reto es sacarse esa sensación, tener adrenalina, así no haya público. No hay que dejarse envolver por ese silencio ni relajarse.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS