Selección Colombia: sin técnico en propiedad, ni plan B, ni directivos (Opinión)

Selección Colombia: sin técnico en propiedad, ni plan B, ni directivos (Opinión)

Septiembre 09, 2018 - 10:34 a.m. Por:
César Polanía - Editor de Afición
Selección Colombia

La Selección Colombia logró un buen triunfo en suelo estadounidense ante Venezuela en juego amistoso.

Mucho se ha dicho de la salida del técnico José Pékerman de la Selección Colombia. De sus cosas buenas y malas. De su relación con Pascual Lezcano y la supuesta incomodidad que este generaba en el entorno del equipo. De su desahogo ante la prensa y contra la prensa. En fin. Pero poco hemos hablado del ‘papelón’ que han hecho los directivos de la Federación Colombiana de Fútbol.

Las declaraciones que entregó el presidente Ramón Jesurún en la rueda de prensa en la que anunció que Pékerman no continuaba no se las cree ni el más incauto de los hinchas.

Según él, en la reunión que sostuvo con Pékerman previa al anuncio no se tocó el tema económico —se decía que la Federación le iba a ofrecer menos dinero del que ganaba al técnico argentino— ni mucho menos el de Lezcano. Falso. Totalmente falso. Y si Jesurún y Pékerman no hablaron de esos dos asuntos, tan coyunturales, por decir lo menos, no entiendo para qué se reunieron durante tres horas. ¿Para recordar anécdotas mundialistas?

Y dijo Jesurún, también, que siempre fue Pékerman el plan A, y que, por lo tanto, no había plan B, ni C. Falso. Totalmente falso. Si el plan siempre fue uno solo, la supuesta continuidad del entrenador que llevó a Colombia a los mundiales de Brasil y Rusia, por qué no lo dijeron desde un principio en vez de darle tantas largas al tema, permitiendo que las especulaciones anduvieran de boca en boca de la prensa y el común de la gente. Y si un presidente de una federación de fútbol no tiene un plan B ante la ausencia del que ostenta el cargo, pues sencillamente sobra. Él fue nombrado por su presunta calidad como ejecutivo. De manera que suponer de antemano que Pékerman aceptaría sus condiciones, ya pone en duda sus capacidades como directivo.

Lamentable que Jesurún y Pékerman no le hubieran contado la verdad al país. Porque la Selección es de Colombia, del hincha, del pueblo, no de ellos dos o los directivos y el técnico de turno. Pero para verdades el tiempo, dice el viejo adagio...

Mientras tanto —señor Jesurún y demás miembros del Comité Ejecutivo de la Federación— urge que en el banco de la Selección se siente un técnico. Dicen los rumores que ustedes se tomarán un buen tiempo. Dice Juan Carlos Osorio —quien se ofreció por todos lados para dirigir a Colombia— que pese a haber firmado contrato con Paraguay, existe una cláusula para desvincularse de los guaraníes si de nuestra selección lo llaman. Parece que a los directivos paraguayos también les falta carácter y mucho por aprender.

Por el bien de la Selección y de ustedes mismos, señores directivos, no alarguen el ‘papelón’ que están haciendo. Definan. Ejecuten. Tomen decisiones que eviten más daños de los que ya han hecho con sus mentiras y enredos, como ha ocurrido con el caso de la reventa de boletería para los partidos de eliminatorias rumbo al Mundial de Rusia, y ahora con el tema Pékerman.

Nombres van y nombres vienen como posibles sustitutos del técnico argentino. Pero si no hay plan A, ni B, ni C, como dice Jesurún, pues es de suponer que todo obedece a rumores de la prensa. De cualquier manera, el entrenador que se siente en el banco de la Selección, debe tener experiencia mundialista. No sé si tenga que ser extranjero o colombiano. La nacionalidad, por sí sola, no es una condición clave, pero es cierto que nunca un técnico criollo ha blindado tan bien a la Selección del manoseo de la prensa y los empresarios y los ‘lagartos’ que suelen frecuentar las concentraciones y los entrenamientos, como lo hizo Pékerman. En eso, el argentino dejó lecciones.

No considero que el técnico que llegue tenga que estar en la parte más alta de la élite, porque, por fortuna, jugadores es lo que tiene Colombia y basta con que haya un buen seleccionador, experto, desde luego, que sepa capitalizar las virtudes de los convocados. Pero que los señores directivos de la Federación actúen ya. En el camino hacia Catar 2022 no se puede perder tiempo. Y lo que necesita quien llegue es, justamente, trabajar y repetir su idea de juego. El interinato es el primer adversario.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad