A Primoz Roglic se le viene una prueba de fuego en la Vuelta a España

Escuchar este artículo

A Primoz Roglic se le viene una prueba de fuego en la Vuelta a España

Septiembre 06, 2019 - 12:00 a. m. Por:
Redacción de El País 
Primoz Roglic

El esloveno Primoz Roglic fue el mejor en la contrarreloj de la Vuelta a España.
Agencia EFE

La llegada del pelotón a la zona norte de España por Cantabria y Asturias va a suponer un nuevo giro de tuerca en la exigencia del recorrido de la Vuelta 2019, que supondrá una prueba de fuego para calibrar las fuerzas del maillot rojo, el esloveno Primoz Roglic, antes de disfrutar de la segunda y última jornada de descanso.

La carrera entra en su segunda fase de jornadas de alta montaña, con tres llegadas en cuatro días en alto, dos de ellas en puertos de categoría especial el primer y último día, y otro de primera.

Lea también: ¿Qué dijo 'Supermán' López tras la duodécima etapa de la Vuelta a España?

Los intentos de encontrar alguna fisura por parte del cuarteto de hombres que mantienen abiertas con claridad sus opciones para intentar desbancar de su privilegiada posición al esloveno volador antes de llegar a Madrid el próximo 15 de septiembre.

Los colombianos Miguel Ángel López y Nairo Quintana, el español Alejandro Valverde y el esloveno Tadej Pogacar, dada su situación en la clasificación, son los que deberán intentar buscar los puntos débiles de Roglic.

En estos cuatro días, antes de regresar al centro, cada cual deberá buscar alcanzar su máximo rendimiento en unas jornadas en las que el nivel de exigencia será máximo.

La primera cita de estos cuatro días será la de los Machucos, hoy, en una jornada en la que este puerto no permite el más mínimo fallo y se puede convertir en un buen puñado de segundos de pérdida.

Tras los Machucos, el pelotón vivirá un reparador respiro en las calles de Oviedo en lo que será una de las escasas oportunidades, que en esta carrera cotizan al alza, para los mejores velocistas.

El domingo y el lunes el trabajo a destajo lo deberán poner sobre la carretera los hombres del líder para llevarlo lo más lejos posible.

En la jornada dominical los competidores encadenarán por las siempre complicadas rutas asturianas hasta cuatro ascensiones consecutivas.

Puertos considerados siempre decisivos, como el Connio y el Pozo de las Mujeres Muertas, a los que se unirá el Acebo, por dos vertientes, verán cómo el pulso entre los mejores alcanza su punto álgido.

Antes de tomarse un respiro de veinticuatro horas sin competir, la Vuelta descubrirá al pelotón ciclista la ascensión a la Cubilla en el Concejo de Lena. Oficialmente la última ascensión de esta decimosexta etapa será de 17,8 kilómetros, aunque los que conocen la zona aseguran que la ascensión real es de casi 25 kilómetros. Todo ello supondrá más de una hora de esfuerzo y producción de watios al límite constante que podría desvelar las debilidades uno o varios de los mejores.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad