Francois Pervis, el francés que se enamoró de Cali

Francois Pervis, el francés que se enamoró de Cali

Enero 11, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción El País
Francois Pervis, el francés que se enamoró de Cali

El pedalista galo Francois Pervis demostró en el Alcides Nieto Patiño por qué se le considera uno de los hombres más veloces del mundo. Cali lo disfrutó.

El ciclista Francois Pervis desde este 16 de enero buscará repetir en Cali la hazaña del 2014. El mejor pedalista sobre la pista en el mundo ya está en la ciudad e intentará ratificar por qué es el mejor en el velódromo Alcides Nieto Patiño.

Es un gigante que sorprende a muchos cuando se sube a su bicicleta y los supera a todos con una facilidad que resulta muy difícil de igualar. A sus 30 años, Francois Pervis ya tiene muy poco que demostrar. Su recorrido lleno de victorias lo hace estar en el lo más alto del pedalismo de pista a nivel mundial.Hoy, es uno de los corredores que no puede faltar a la cita en la capital vallecaucana. La madrugada del sábado llegó a la ciudad con la delegación de Francia, para hacer parte de la Copa Mundo de Cali 2015, que entregará cupos para los mundiales y Juegos Olímpicos de Brasil en el 2016.Sus 86 kilos de peso, no han sido un problema para pedalear como ninguno impulsando altas relaciones y batir las marcas que hasta él mismo ha puesto como objetivo para otros que pretenden superarlo.Más de 14 títulos mundiales son la principal carta de presentación de un hombre que lo reune todo para estar en los corazones de los amantes de esta disciplina. Superdotado sobre la bicicleta, y carismático cuando se baja de ella, son seguramente esos dos puntos lo que han llevado a que se robe las miradas de todos.“La potencia sostenida que tiene el francés para las pruebas de velocidad y la habilidad que tiene para correr es algo sorprendente. En la pista no siempre gana el más rápido, sino el que también es más hábil, y él tiene mucho de eso a la hora de competir. Es un deportista que sabe aprovechar de los rivales de turno, y eso es algo que lo hace diferente y mejor”, asegura Jairo Chávez Ávila, uno de los especialistas de esta disciplina en Colombia, y que ha tenido la oportunidad de verlo en competencia dentro y fuera del país.Sus triunfos ya se hacen incontables, pero a Cali llega nuevamente con un precedente que no quiere dejar pasar por alto, y que los asistentes al velódromo Alcides Nieto Patiño, quieren observar nuevamente.Pervis el año anterior en la Copa Mundo de Pista en Cali, consiguió nada más y nada menos que la medalla de oro en las pruebas del keirin, el kilómetro y la velocidad, lo que sin duda lo convirtió en el pedalista más importante de esa edición, y logrando de paso enamorar nuevamente a una afición caleña que cada día lo quiere más.“Me gusta competir en Cali, la pista y este escenario es muy bueno, voy a venir cada vez que pueda”, dijo en su momento el mejor corredor del mundo en la pista, y a decir verdad, no le ha fallado a ese compromiso y piropo que le hizo a la ciudad en esa oportunidad.“Es un hombre que se entrega totalmente a lo que hace y a quienes van de alguna manera a ver su trabajo. Es un gran profesional y lo ha demostrado cada vez que se sube a la bicicleta, eso quedó siempre en evidencia y estoy seguro que en esta oportunidad no será diferente”, explica Chávez Ávila.Toda su carrera merece la admiración, pero en sus pedales carga con dos victorias que son las más importantes de su carrera deportiva, y que también estarán expuestas en la capital del Valle del Cauca.En el 2013 el francés también fue la gran figura en la Copa Mundo de Aguascalientes en México. En la prueba de los 200 metros fue el gran ganador con un tiempo de 9 segundos y 347 milésimas, reventando los relojes oficiales y haciendo historia. A su paso por México todavía le faltaba más, la marca que seguramente lo llevaría a estar en medio de los más grandes de la historia.El 7 de diciembre del 2013, Francois Pervis, tumbó la segunda marca, la del kilómetro, con un registro que estaba en manos de su compatriota Arnaud Tournont. Pervis, lo consiguió a una velocidad de 63, 939 kilómetros por hora, con un tiempo de 56 segundos y 303 milésimas, lo que hace dudar si es humano o máquina. Ese es el francés que ya está en Cali, y que no solo enamora, sino que también se enamoró de la ciudad.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad