"Faltó profesionalismo en muchos jugadores de Cortuluá": Óscar Ignacio Martán

"Faltó profesionalismo en muchos jugadores de Cortuluá": Óscar Ignacio Martán

Noviembre 21, 2017 - 12:04 a.m. Por:
Por Juan Carlos Pamo, reportero de El País
Cortuluá

Cortuluá, equipo descendido a la B en el 2018.

Colprensa, La Patria

El lamentable descenso de Cortuluá a la Primera B para la temporada 2018 es sin duda un duro golpe para el fútbol de la región.

El cuadro del ‘corazón’ del Valle pasó de estar hace un año en semifinales de la Liga Águila a perder la categoría en esta temporada.

Tras un 2016 positivo donde se destacaron hombres como Miguel Borja, Pablo Mina, Edwin Velasco, Daniel Buitrago, liderados por la experiencia de Máyer Candelo, el elenco tulueño sufrió la salida de gran parte de la base de la plantilla y eso resintió la estructura del equipo.

Lo anterior sumado a errores en la conformación de la plantilla donde se trajeron refuerzos que no rindieron lo que se esperaba, más algunas denuncias de división al interior del plantel, fueron los detonantes para que Cortuluá no lograra la permanencia en la A.

Deberá afrontar el tercer descenso en su historia y por eso sus dirigentes deberán adoptar determinaciones para armar una escuadra que sea competitiva en la B y se logre retornar lo antes posible a la división de honor del rentado nacional.

Una tarea compleja para una institución que en el último año debió salir de su feudo por no contar con un escenario en condiciones óptimas.
Ahora la apuesta inmediata será determinar el futuro del cuerpo técnico o la llegada de un nuevo timonel y con esa base planificar el proyecto deportivo de la temporada que se avecina.

El País contactó a Óscar Ignacio Martán, presidente de la institución, quien habló de la actual situación del equipo.

¿A qué se debió que Cortuluá haya descendido este año?

Esa es la pregunta del millón. Como institución les dimos todo, buenos salarios, buenos premios, buenos hoteles y buena alimentación. ¿Qué pasó?, hubo divisiones internas, peleas por quién quería ser el capitán del equipo, disputas por repartición de premios y lo increíble es que nadie notó eso y perdimos seis fechas, 18 puntos que nos hicieron falta. Faltó profesionalismo en muchos de nuestros jugadores y se evidenció la falta de seriedad en su trabajo.

¿Fue muy complejo detectar esas divisiones internas a tiempo?

Esas son mis dudas. Como directivo uno debe darse cuenta, pero el primero que tiene que detectar eso es el cuerpo técnico que está las 24 horas del día pendiente de los jugadores. El grupo se dividió, no se detectó y es el dolor que me queda porque uno es la cabeza del grupo y de la institución.

¿Qué balance hace de los refuerzos que trajeron para este torneo?

Son jugadores que van creciendo, que van aprendiendo y vamos a continuar con ellos. Quedamos satisfechos con el aporte de algunos de ellos, con otros no, hay que tomar los correctivos.

Hay rumores que dicen que usted descuidó el equipo por estar detrás de los negocios de Miguel Borja al exterior, ¿qué tiene que decir?

No lo puedo aceptar. Si fuera para haber detectado el problema interno tal vez, pero esta es una institución donde participamos varias personas en todas las áreas. Si yo viajaba fuera del país era en beneficio de Cortuluá y en mi ausencia las cosas marcharon y nada hizo falta.

¿La salida a mitad de año de Jaime de la Pava y el arribo de Néstor Otero pudo influir en algo?

Con el profesor Otero se consiguieron 20 puntos en la primera parte del torneo y eso no fue gratuito. Era un momento del torneo donde todo fue bueno. ¿Qué ocurrió que se perdieron esos 18 puntos? No encuentro la respuesta. ¿Se le desviaron al profe? ¿Se le reventó el grupo? Nunca nadie dijo nada.

¿El no jugar como local en Tuluá afectó los intereses del equipo?

Por más que en Cali nos acogieron de la mejor manera, era como jugar de visitante, era estar en casa ajena, eso influye. Esperábamos mejores asistencias de los hinchas de escuadras grandes cuando los enfrentamos en el Pascual y eso no sucedió. En la parte económica nos lastimó mucho.

¿Sintieron maltrato por parte de la Dimayor con respecto a las condiciones de otros equipos que luchaban por el descenso?

Nosotros expusimos nuestra posición en un documento que fue enviado la semana pasada exigiendo equidad. El presidente de Dimayor fue autoritario y dictatorial en algunas decisiones que favorecieron a equipos como Jaguares. Sentimos favoritismos, sí obviamente, pero no puedo decir que por eso Cortuluá no jugó bien; en el caso del arbitraje a mí me pitaron bien, pero los arbitrajes en otros compromisos sí influyeron en Cortuluá.

¿Néstor Otero se mantendrá?

Es una decisión que vamos a definir entre hoy y mañana, descender no es un premio para nadie, es un fracaso para todos, quisimos ganar el año de forma tardía. Todo tiene sus consecuencias y vamos a revisar.

¿Eso mismo sucederá con el plantel?

En vista de los resultados, haremos una revisión total.

¿Dónde va a jugar Cortuluá en 2018?

Por lo que hemos escuchado con el tema de las obras en el estadio Doce de Octubre, están demoradas. La idea es seguir jugando en Cali, allí nos han ofrecido todas las condiciones si fuera en la A o en la B.

¿Ha calculado cuánto pierde económicamente por descender?

Es algo imprevisible. Los jugadores se desvalorizan, definitivamente estar en la B es un fracaso, es una cárcel.

¿El objetivo es saber armar un buen equipo para regresar rápido a la A?

Es un dilema porque nos fuimos al descenso con jugadores de experiencia y en épocas pasadas ascendimos con planteles jóvenes. Toca mirar bien y ser efectivos.

Piden sanción

Once Caldas rechazó las polémicas declaraciones del jugador del Cortuluá, Carlos Ibargüen, quien manifestó, el pasado sábado, que los jugadores del club manizaleño, recibieron dinero para ganarle al Tuluá, que terminó descendiendo a la Primera B. Caldas solicitó a la Dimayor adelantar los procesos necesarios para defender el buen nombre del club y de sus integrantes y “para castigar de forma ejemplarizante el comportamiento irresponsable del jugador, quien puso en tela de juicio la honorabilidad de los miembros del equipo caldense”.


Datos

Cortuluá ocupó la penúltima casilla de la tabla de la reclasificación.
Sumó 42 puntos de 120 posibles en 40 juegos que disputó en el año.

En la tabla del descenso el elenco vallecaucano se ubicó en la casilla 19 con 132 puntos y por encima de Tigres que hizo 122, ambos disputarán la B en 2018.

En el segundo semestre del presente año quedó en la posición 13 con 24 puntos, a 4 unidades de Jaguares de Córdoba, que fue octavo y último clasificado a los cuartos de final de la Liga.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad