El Jiu-jitsu de los Juegos Mundiales las prefiere rubias

Escuchar este artículo

El Jiu-jitsu de los Juegos Mundiales las prefiere rubias

Julio 31, 2013 - 12:00 a. m. Por:
Wilfrido Franco García | Especial para El País.com.co
El Jiu-jitsu de los Juegos Mundiales las prefiere rubias

Las gemelas austriacas Mirnesa y Mirneta Becirovic, sensación en el Jiu-jitsu de los Juegos Mundiales Cali 2013.

Las gemelas austriacas Mirnesa y Mirneta Becirovic fueron la sensación en el deporte del Jiu-jitsu. En dúos acapararon todas las miradas por su espectacular figura. Diosas de fuego.

El Jiu-jitsu es la madre de las artes marciales. Los acunó a todos desde sus orígenes. Japón y la India se pelean su nacimiento, pero en Colombia a penas desde 2003 es un deporte con estructura y reconocimiento. Tiene escasamente seis ligas en todo el país; la de Cundinamarca es la más fuerte y fue la base de la selección Colombia en los IX Juegos Mundiales de Cali, con cinco hombres y una sola mujer, la bogotana Madeleine Chocontá. Pero más allá de la delegación nacional, la sensación de este deporte en la modalidad de dúos fueron las gemelas austriacas Mirnesa y Mirneta Becirovic. Rubias al extremo, blindadas en acero, deportistas consumadas y consagradas al cielo. Sus trenzas hechas de hilos de oro, en cabellos perfectos, simulan el encuentro con dos ángeles. Iguales, parecidas y brutalmente hermosas. Son dos gotas de agua, no sabrías de ipso facto quién es Mirnesa o cuál es Mirneta. El público caleño que no sabe de medias tintas, las aplaudió a rabiar y ellas respondieron con actuaciones perfectas que las llevaron al olimpo de la victoria. Ni las montenegrinas Ivanoski, ni las suizas Erni, ni las alemanas Kuehni y Obernosterer, ni las españolas Rodríguez o Martín o las suecas Persson o Eriksson, fueron capaces con sus rutinas en dúo que marcaron las tardes del cielo. Eran perfectas, aunque los jueces dijeran que podía descontárseles algo de los diez puntos de exactitud.“Nosotras somos de Pressbaum, cerca de Viena. Tenemos mucho tiempo en la práctica de este deporte. Entrenamos mucho y en todos los momentos”, dijo una, difícil saber cuál, en un español verdaderamente elogiable. Cuentan que han tenido ofertas para modelar. Su figura y mucho más, su rostro de vivencias lo permitiría, pero no pueden por la sencilla razón que pertenecen a la policía comunitaria austriaca. “Impartimos educación a los chicos. Estamos en un trabajo mucho más comunitario que de fuerza”, comentan mientras una sonrisa pícara escapa de sus provocativas bocas. Fresas rojas sin descorchar.Mirarlas era un deleite. Rubias, como las prefieren los caballeros e inolvidables como las acogió Cali. Son Mirnesa y Mirneta Becirovic, las reinas del arte marcial del Jiu-Jitsu, que acunó a los demás.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad