Como ‘aquel 31 de Mayo...’

Como ‘aquel 31 de Mayo...’

Junio 01, 2011 - 12:00 a.m. Por:
WILSON DÍAZ SÁNCHEZ / Colprensa- El Colombiano

Nacional clasificó a la semifinal de la Liga Postobón al vencer 4-1 al Cali en los penales.

Los abrazos iban y venía. Una montaña de hombres vestidos de verde y blanco celebraban la clasificación en el ‘General Santander’. El milagro era realidad y Nacional estaba en las semifinales de la Liga Postobón-I, luego de revivir en los últimos minutos de un partido apretado en el que sufrió demasiado para ganar (2-1 en los 90 minutos y 4-1 en los penaltis).Jairo Patiño, con su lanzamiento, así como lo hizo Leonel Álvarez hace 22 años en Bogotá para darle a los verdes el título de la Copa Libertadores, marcó el penalti que sentenció la serie a su favor frente al Cali.En 1989 Higuita fue el héroe, el martes el arquero argentino Gastón Pezzuti resultó clave en una victoria que sabe a gloria, luego de superar tantos escollos. Ahora sigue Tolima y la fe está intacta, luego de una noche de muchas coincidencias a la de aquel 31 de mayo que escribe un nuevo capítulo.Después de celebrar con el técnico Santiago Escobar, Dorlan Pabón besó la camiseta y levantó su mano hacia la tribuna de occidental, en un gesto de triunfo. Ese gol, al minuto 15, significaba el empate de la serie.Nada estaba resuelto aún y la presencia de Gabriel Fernández para la etapa complementaria inquietó a los seguidores de Nacional, que recibieron a su escuadra con aplausos.Un parpadeo defensivo del verde volvió a poner al Cali en ventaja. Había alegría de los hinchas ‘azucareros’ en las graderías; uno de ellos fue un soldado que se "camufló" entre los asistentes y con un radio pegado a la oreja degustó el tanto de exverdolaga Járol Martínez.Lejos del trabajo del primer tiempo, con Macnelly y Dorlan perdidos, y los otros volantes y zagueros nerviosos e imprecisos, el verde de Antioquia veía transcurrir el tiempo sin lograr su objetivo.Pezzuti volvió a ser figura en un elenco descuadernado que tuvo suerte al no recibir más goles. Macnelly se fue al camerino y el ‘Viejo’ Patiño entró en busca de la solución. Y así fue, en sus pies nació el remate de tiro libre que dejó terminó en un rebote que recogió Jairo Palomino para poner el 2-1 cuando el tiempo ya expiraba (89) y la eliminación metía miedo."Sí se puede, sí se puede", gritaban los verdolagas animados por Pezzuti desde el cancha, cuando el árbitro decretó el final. El desempate mediante lanzamientos desde el punto penalti, con un 4-1, sentenció al serie a favor de Nacional como aquel 31 de mayo de 1989.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad