¡Secretos de un campeón! Habla el médico y padrino que eligió el nombre de Egan

¡Secretos de un campeón! Habla el médico y padrino que eligió el nombre de Egan 

Julio 30, 2019 - 11:55 p.m. Por:
Francisco Henao Bolívar - Reportero de El País
egan bernal jose bulla

Egan Bernal y el médico José Bulla se encuentran cada que el pedalista llega a Zipaquirá.

EFE - El País

El doctor José Bulla ya es conocido mundialmente por ser la persona que eligió el nombre de Egan para el hoy flamante ganador del Tour de Francia.

La elección no fue al azar y tampoco obedeció a un capricho cualquiera. El galeno, que lleva más de 40 años trabajando con ciclistas en Zipaquirá, asegura que tuvo un presentimiento desde que Flor Gómez, la madre de la nueva estrella del ciclismo mundial, llegó enferma a su consultorio.

Bulla dice que le aseguró que estaba en embarazo y, atendiendo a una corazonada, les pidió a Germán - padre de Egan - y a la futura madre, que le dejaran escoger el nombre de la criatura.

Después de leer libros, eligió uno que no convencía a los padres. Sin embargo, con argumentos logró que aceptaran su propuesta que hoy cobra vigencia por el resonante triunfo de Egan en la carrera francesa.

El galeno atendió a El País para hablar de esta anécdota que también le dio la vuelta al mundo.

¿Desde cuándo es amigo de la familia Bernal?
Lo primero que debo decir es que como médico llevo 43 años trabajando con ciclistas; al papá de Egan, Germán, lo conocí en 1993, trabajamos juntos porque él era ciclista y tuve la oportunidad de acompañarlo en su carrera. Después no pudo seguir en el ciclismo por muchas razones, y entonces decide casarse con Flor Gómez, pero seguimos conectados porque he sido el médico personal de la familia desde hace muchos años.

¿Y cómo empieza la historia para dar con el nombre de Egan?
Un día 'Florecita' llegó a mi consultorio porque se sentía mal, vomitando, decía que se había intoxicado. La miré y sentí que estaba embarazada. Le dije que tenía un mes de embarazo y que había que sacar el examen. Me trajo los exámenes y en efecto estaba esperando un niño. Le dije que me dejara escoger el nombre y ser el padrino del niño.

¿De dónde sacó el nombre de Egan?
Pues en mis lecturas que hago frecuentemente de libros, leí algunos griegos y vi que había un nombre Egan que tenía un significado de triunfador, de echado pa'lante, de una persona que va a ser exitosa. Me llamó la atención y se los propuse a los padres. Además les dije que me dejaran ser el padrino de ese niño.

¿Hubo alguna objeción de parte de los padres por el nombre?
(Risas) Sí, claro, Florecita me decía que ese nombre como que no le sonaba, que qué tenía que ver Egan con los apellidos Bernal Gómez, que si no era mejor mirar otros nombres. Le dije que ese nombre significaba ganador y que ese muchacho iba a ser un triunfador, una maravilla. Y así se dio, quedó con ese nombre y además fui su padrino.

¿Tenía algún presentimiento en ese momento en que escogió el nombre?
Sí, y se los dije a los padres de Egan, que ese muchacho iba a ser un grande en la vida. Y mire la alegría que nos brindó. Yo tenía el presentimiento de que iba a llegar muy lejos en la vida. Nos regaló un Tour de Francia que lo venía buscando el país desde hace muchos años.

¿Egan, ya de niño, le preguntó el porqué del nombre?
(Risas) Sí, con él tengo una buena relación. Lo conozco desde antes de nacer. Es un buen muchacho, dedicado al deporte. Y sí, alguna vez preguntó por el nombre en broma, pero le expliqué de qué se trataba y mire que es un verdadero ganador.

¿Qué anécdota le ha generado esta historia?
Pues yo no soy de hablar mucho sobre estos temas, pero le cuento que algunas parejas se me han acercado para que les escoja el nombre de sus hijos (Risas). La verdad a mi me gusta todo esto porque trabajo con ciclistas y siempre estoy dispuesto a colaborarle a la gente.

¿Ha hablado con Egan después del triunfo en el Tour?
No. Hablé con él antes de irse para el Tour. Almorzamos y le deseé mucha suerte, le dije que nos iba a dar una gran alegría. Ahora no hemos hablado por sus compromisos, pero seguramente cuando venga nos sentaremos a hablar y a recordar la anécdota de su nombre.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad