“Me gustaría ser chef”: Fabián Puerta, campeón mundial de pista

“Me gustaría ser chef”: Fabián Puerta, campeón mundial de pista

Julio 20, 2018 - 09:19 a.m. Por:
Daniel Molina Durango - Reportero de El País
fabian puerta ciclismo

Fabián Puerta, ciclista colombiano.

Ricardo Ortegón - El País

Fabián Puerta, campeón de la prueba del keirin en el Mundial de Ciclismo de Pista realizado este marzo en Holanda, empezó a cocinar hace cuatro años, cuando se casó con la también ciclista Juliana Gaviria.

“Lo empecé a hacer porque quería ayudarla para que eso no le tocara sola”, cuenta el pedalista nacido hace 27 años en Caldas, Antioquia, antes de iniciar su entreno en el Velódromo Alcides Nieto Patiño de Cali, donde este domingo comenzará a competir por los Juegos Centroamericanos y del Caribe 2018.

Fue en ese momento cuando Puerta se convirtió en un amante de cocinar, al punto de decir que es su gran pasión después del pedaleo. Por unos minutos, El País sacó a ‘Chispas’ (como le dicen sus más allegados) de la pista para hablar de sus recetas, de su infancia y de su faceta como papá de Maximiliano, el bebé que, como él mismo lo reconoce, le cambió la vida.

¿Por qué le dicen ‘Chispas’?
Ese apodo me lo puso el profesor Ómar Restrepo, quien de pequeño me entrenaba en el club de ciclomontañismo Chaquiñanes. Yo era muy hiperactivo, entonces él decía que nunca se me acababa la chispa. Incluso, en el colegio llamaban a mi mamá todos los días porque yo no dejaba dar clase.

Tan mal estudiante era...
La verdad, nunca encontré empatía con el estudio. Perdí segundo, tercero y quinto de primaria, y octavo, en el bachillerato. Me iba muy mal en español, me daba duro poner las tildes y las comas, pero bueno, ahí pasamos raspando.

¿Por qué le iba tan mal?
Es que siempre me volaba de clase en los descansos. Me tiraba por un muro que había detrás del colegio y me iba a jugar maquinitas como hasta las 10:00 de la noche. Y cuando llegaba a la casa, eso era pela fija.

¿Cuál fue su primer trabajo?
Yo tenía unos 14 años cuando empecé a trabajar repartiendo lavadoras en una moto en Caldas. La señora dueña del negocio es como mi segunda mamá. Mi primo trabajaba con ella, pero un día no fue y le dije a ella que yo podía hacer el trabajo y ahí me quedé. Me pagaba como unos 15.000 pesos semanales y uno era feliz con eso, porque tenía para comprarse el refresco y además esa ‘goma’ de andar en moto en el pueblo.

¿Cómo aprendió a manejarla?
Un día me quedé hasta tarde viendo películas donde mi primo y él no me quería llevar a la casa. Entonces le dije que me prestara la moto, pero yo no sabía manejar. Entonces la prendí, le metí primera y terminé estrellado con una palmera. Ya después de eso, él me enseñó.

A usted lo volvió juicioso el ciclismo, entonces...
Sí, porque el deporte de alto rendimiento te da disciplina y te hace esforzar para conseguir cosas importantes. Descubrí que con sacrificio uno puede darle un camino a su vida.

Fuera del ciclismo, ¿qué otras pasiones tiene?
Cocinar. Eso fue algo que surgió hace cuatro años, cuando me casé con Juliana. Al principio se me quemaba un agua, no sabía ni hacer arroz, pero a partir de ahí surgió la pasión por la cocina. Es más, me gustaría ser chef, ahí veo una posibilidad para conseguir un sustento después del ciclismo.

¿Le costó bastante?
¡No! Ahora con el internet todo es más fácil. Aprendes mucho, como dejar la carne en término medio y cosas así.

¿Qué es lo que mejor le queda?
La carne y los postres, recuerdo que hace poco me hacía uno diferente día de por medio y me lo comía todo. Me tocó parar porque me iba a engordar.

¿Cuál es el postre que mejor le queda?
El de tiramisú.

Ser papá...
Maximiliano llegó hace ocho meses y medio. Y no es que él te cambie la vida, sino que uno cambia por él. Me volví más profesional, más entregado. Como lo dije en marzo, si soy campeón del mundo en keirin, es por él. Antes ya había intentado ser campeón y no se me había dado, pero desde que nació mi hijo la motivación es otra.

Los Centroamericanos...
Tengo muy buenas sensaciones, siempre digo que es muy grato venir a correr aquí a Cali.

Homenaje a Puerta en Cali
Nuevamente el emblemático Velódromo Alcides Nieto Patiño, de Cali, contará este viernes 20 y el sábado 21 de julio con la presencia de los mejores exponentes del ciclismo de pista continental, en el Torneo Internacional de Pista Santiago de Cali ‘Homenaje a Fabián Puerta’, que tendrá programación en Keirin, Mádison y Scratch para los pedalistas que intervendrán desde el 22 de este mes en los Juegos Centroamericanos y del Caribe 2018.

La Federación Colombiana de Ciclismo y la Liga de Ciclismo del Valle, organizadoras del evento, determinaron en esta ocasión rendir un homenaje al campeón mundial Fabián Puerta, quien con sus logros ha dejado en alto los colores patrios. El más reciente fue el título en el Mundial de Pista en (Holanda), en marzo pasado.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad