"Es un orgullo muy grande ser el campeón del Clásico RCN": Alex Cano

"Es un orgullo muy grande ser el campeón del Clásico RCN": Alex Cano

Septiembre 30, 2018 - 01:43 p.m. Por:
Filiberto Rojas / Colprensa
Alex Cano

Alex Cano, campeón del Clásico RCN.

Colprensa / El País

“No he visto una sola persona en la caravana ciclística que no me haya dado un apretón de manos o una señal, o un gesto manifestando el deseo de que gane”, reconoce Alex Cano, campeón del Clásico RCN 2018 y que unió con su corona a todo el pelotón como una verdadera familia del ciclismo colombiano.

Luego de 16 años como ciclista, donde acumula dos subtítulos de Clásico RCN y dos segundos lugares de Vuelta a Colombia, además de numerosas victorias de etapas y clásicas regionales, el título de Alex Cano era esperado por él, por su familia, por los amigos y por toda la gran comunidad del ciclismo colombiano.

Nació el 13 de marzo de 1983, en Yarumal (Antioquia) y el inicio de su carrera deportiva se dio en Medellín con el regalo de su primo, Mauricio Ardila, quien le dejó una bicicleta para que empezara una senda histórica, porque más allá de los resultados, Alex Cano es sinónimo de juego limpio, de deportividad y de valores olímpicos. Sin dudas una trayectoria impecable.

Ha pasado por el Orgullo Paisa, estuvo cuatro años corriendo en equipos de Italia, luego pasó al Colombia es Pasión-Café de Colombia, donde compartió los inicios de Nairo Quintana, Esteban Chaves, Darwin Atapuma y Jarlinson Pantano. Su regreso a Colombia se dio de nuevo al Orgullo Paisa y ahora hace parte de la familia del Coldeportes-Zenú-Café Sello Rojo.

Video: La inspiradora historia de Zuleiny, la tenista caleña para la que no existen pasos imposibles

Entre sus grandes logros está el título general del Giro della Valle d'Aosta de 2007 en Italia incluidas dos etapas, así como el de la Vuelta a Guatemala de 2014, también con dos fracciones. Corrió la Vuelta a España del 2015 y terminó en la casilla 53.

En el Clásico RCN ganó su primera etapa en el 2008, el primer subtítulo se dio en el 2012 y el segundo en 2014. En el calendario nacional ha sido campeón de la Vuelta a Antioquia y al Tolima, así como subcampeón de la Vuelta a Colombia en 2013 y 2017. También ganó la Clásica Marco Fidel Suárez.

Cano es un deportista ejemplar. Está casado hace 11 años con la ingeniera química Gloria Velásquez, a quien conoció en el colegio, también tuvo la capacidad para dar estudio a los hermanos y una casa a los papás. “Cuando uno sabe para dónde va, todo el mundo le va abriendo las puertas, va encontrando el huequito y todo se va dando como con una magia increíble”, dice Cano cuando se le pide resumir su carrera deportiva.

Luego de conquistar el Clásico RCN 2018, tal vez la corona más importante de su palmarés, el antioqueño Alex Cano dialogó con COLPRENSA . Este ciclista, que para muchos es modelo a seguir, ya se prepara académicamente para ser entrenador, con aval de la Unión Ciclista Internacional.

- ¿Qué significa ser el campeón del Clásico RCN 2018?
Es un orgullo muy grande, una satisfacción enorme y una alegría muy importante, pero no puedo decir que es una alegría inferior o superior a cuando he terminado segundo o tercero o a cuando he tenido que tirar grupeto como decimos los ciclistas, son todas experiencias diferentes y únicas, todas tienen un premio grande de conocer amigos y de disfrutar, porque el ciclismo en todas sus facetas me ha dado cosas muy bonitas para mi vida, hacer cosas importantes por mi familia, por eso soy agradecido con el ciclismo.

- ¿Pero un triunfo como estos siempre es más especial?
Así es, porque es muy importante, sobre todo porque cuando somos niños uno sueña con el resultado, uno nunca piensa en el proceso y cuando uno se cae, cuando le pasan tantas cosas duros el pensamiento es que esto no es tan fácil como uno creía, por eso es especial, porque puedo uno mirar para atrás y recuerdo los momentos duros que generan sentimientos encontrados, pero lo que me hace feliz es ver que puedo hacer feliz a la gente que me sigue, a todos los que me hacen fuerza y principalmente a mi familia.

- ¿El trabajo del equipo fue fundamental?
Sí claro, el equipo estuvo a la altura de un Clásico muy exigente, creo que acertamos con la conformación del equipo y simplemente decir que esto es de todos, incluso de quienes no pudieron estar en carrera por razones lógicas porque sólo hay cupo para 10, es una elección, pero todos nos preparamos duro y todos son merecedores de este título, incluida la parte administrativa, patrocinadores, auxiliares y todos.

- Ya como campeón ¿qué recuerda de los tres subtítulos que tuvo en este Clásico RCN?
Uno en el que tenía vómito, diarrea, estaba muy enfermo, y fue especial porque logré superar esas adversidades y hubo una etapa que subió por el alto del Escobero y terminó en La Ceja, fue un día muy duro y ver que lo superé y entré en el grupo principal para estar en el grupo de candidatos, pensé ‘te felicito Alex Cano’, porque son esos momentos los más especiales, pues cuando uno gana las fuerzas lo acompañan, pero cuando se logra limitar daños, porque físicamente estás mal, son los días para recordar siempre.

- En Minas aseguró el titulo, ¿cómo planeó ese momento de fuga con Edward Beltrán?
Fue un buen plan, porque yo creo que él merecía ganar la etapa, porque se entregó mucho y mis años de experiencia me han enseñado que el exceso de ambición muchas veces es como el que apuesta, que gana y sigue jugando hasta que lo pierde todo, por eso era mejor tener un aliado, es mejor tener amigos, él fue merecido ganador.

- ¿Cómo recibe el cariño de la gente y, sobre todo, de los demás ciclistas de otros equipos que se muestran felices por este título suyo?
Eso es realmente lo que me llena, porque uno sabe que en este trabajo y en otros hay muchas veces hipocresía, esa sed de triunfo lo hace normal, pero es verdad, no he visto una sola persona en el pelotón o en la caravana ciclística o en los medios, que no me haya dado un apretón de manos o una señal, o un gesto o un abrazo manifestando el deseo de que gane y uno sabe cuándo las cosas son sinceras y todo ha sido absolutamente sincero, entonces agradecerle a todos, porque cada uno tiene la responsabilidad con su equipo, pero si sé que en el fondo hay mucha gente que es feliz con mi título y eso me hace sentir realmente orgulloso.

- ¿Han valido la pena estos 16 años a bordo de la bicicleta?
Totalmente, porque se aprende muchísimo, cada día, cada entrenamiento, cada kilómetro ha valido la pena, aunque he tenido momentos muy duros, porque uno a veces es muy egoísta, piensa mucho en uno, pero la familia sufre, como cuando uno se cae, que ellos sufren mucho, eso es lo que me ha estado pensando mucho en el retiro, aunque ahora estoy disfrutando esto más que antes, pero creo que hay un momento en el que uno debe decir ya, hasta acá, para tener la oportunidad de hacer otras cosas en la vida.

- ¿Un triunfo como este del Clásico RCN es un buen momento para despedirse por la puerta grande?

No creo, porque pienso que salir por la puerta grande no es ganar, sino sentir que le estoy aportando al ciclismo, que estoy disfrutando, que soy profesional, que me levanto todas las mañanas con el mismo entusiasmo de antes, independientemente de si me estoy retirando como gregario o ganando, porque cada vez que estos muchachos me escuchan, me siguen y les puedo dar un consejo, me doy cuenta que soy útil para el ciclismo, eso para mí es estar en un puesto grande.

- ¿Cómo avanzan los estudios de entrenador de ciclismo?
Bien, hay mucho por estudiar aún, todavía tengo pendiente la tesis y una práctica que afortunadamente voy a hacer ahora mismo en la Vuelta a Colombia Femenina y luego concentrarme en hacer la tesis para seguir mi preparación, porque tengo todas las experiencias a bordo de la bicicleta y eso sumado a seguir estudiando, me van a hacer un entrenador bastante integral que pueda aportar bastante al ciclismo colombiano.

- ¿Qué director técnico lo ha marcado como ciclista?
Todos han tenido un gran aporte. ‘Millo’ con su gran experiencia, un director como Cely, con tanta agresividad que siempre condiciona las carreras y Saldarriaga ha sido mi director durante mucho tiempo y es un académico muy importante, que quizá él junto con Genaro Leguízamo son quienes han marcado la pauta en el entrenamiento en Colombia para decir venga, esto no se trata solamente de la experiencia, sino también hay que creer en las teorías y aplicar las ciencias del deporte para lograr resultados a mediano y largo plazo.

- ¿Ya se siente un entrenador en carretera?
Sí, yo creo que de siempre he tenido esa cualidad de leer bien la carrera, de interpretar bien las situaciones de carrera, pero de todas maneras el director es el director y siempre es el encargado de aquellos momentos críticos en los que ya no te entra oxígeno al cerebro, cuando ya no razonas, cuando ya no piensas de una manera correcta, el director es el encargado de dar la palmadita cuando te estás desmayando y ponerlo en onda de nuevo, por eso es importante.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad