"Buscamos la transparencia en el fútbol colombiano": Álvaro Martínez

"Buscamos la transparencia en el fútbol colombiano": Álvaro Martínez

Septiembre 03, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Juan Carlos Pamo - Reportero de El País

Álvaro Martínez, presidente del Deportivo Cali.

Los ocho equipos grandes del país se han unido para realizar una serie de propuestas a la Dimayor que, según ellos, buscan mejorar el fútbol colombiano.

Nuevos vientos parecen soplar al interior de la División Mayor del Fútbol Colombiano (Dimayor). La creación por parte de los grandes equipos del rentado nacional del denominado ‘G-8’ prende las alarmas en el organismo que dirige el balompié nacional.

Los representantes del Deportivo Cali, Millonarios, América, Nacional, Junior, Medellín, Tolima y Once Caldas vienen trabajando en los últimos meses en varias propuestas que, según ellos, son  justas para quienes ponen el espectáculo del fútbol en el país.

El ‘G-8’ apunta  a unos ejes temáticos muy precisos para darle mejor calidad y una nueva estructura al rentado nacional, de acuerdo con lo expuesto públicamente en la rueda de prensa que se realizó el miércoles anterior en Cartagena.

Una distribución mejor de los dineros de los contratos de la televisión, una política de buen gobierno corporativo y el mejoramiento del espectáculo en todos los sentidos son, básicamente, las propuestas que llevarán en los próximos días al seno de la Dimayor para su discusión.

En primera instancia estos ocho equipos no pretender llegar con ‘rebeldía’ a un punto extremo de conformar una liga nueva, lo que buscan es crear procesos de transparencia y equidad.

El punto más álgido sin duda es el económico, donde los clubes con mayores aficiones no ven con buenos ojos que el dinero que perciben por concepto de televisión sea equivalente al que  reciben algunos equipos que cuentan con menos ‘raiting’.

Una cifra cercana al billón de pesos será lo que percibirá el fútbol colombiano por derechos de televisión, desde el momento en el que se firmó el contrato, en el 2012, hasta la culminación, en el 2021. El  80% de las ganancias por televisión se reparte entre 24 equipos, llamados de clase A. O sea, los que ajustaron tres años consecutivos en la primera división. El otro 20% se distribuye en los 12 clubes restantes. 

Los clubes inconformes solicitan que los equipos que inviertan en mayor cuantía también tengan mayores utilidades, con relación a los equipos que gastan menos. 

Esta idea es similar a lo que viene sucediendo en el continente con la creación de la Liga Suramericana de Clubes, donde los equipos más representativos han mostrado inconformidad con la Conmebol por el tema de  ingresos de torneos como  la Copa Libertadores y la Copa Suramericana.

Un movimiento similar se presentó en 1992 en el fútbol inglés, cuando las 20 escuadras más importantes se apartaron de la FA y dieron nacimiento a la actual Liga Premier, considerada hoy una de las más poderosas del mundo.

Tras los escándalos de corrupción en la Fifa, estos aires de cambios son respuesta para buscar transparencia en la gestión de las entidades ligadas al fútbol mundial.

El País diálogo con Álvaro Martínez, presidente del Cali y vocero del bloque de los equipos grandes para conocer detalles de sus propuestas.

¿Cuál es el objetivo de ustedes con este grupo?

Aprovechando la coyuntura que se ha vivido en el último tiempo a nivel mundial, lo que nosotros pretendemos es buscar la transparencia en el fútbol colombiano, competitividad y justicia en todo sentido.

¿La propuesta en la que ustedes quieren enfatizar más es la que tiene que ver con el tema de ingresos por televisión?

Lo que queremos que nos digan es de qué tamaño es la torta de televisión. Por allí empezaron nuestras inquietudes, pero sin duda que lo más importantes es lo que tiene que ver con el buen gobierno corporativo. 

¿Una de las inconformidades es que hoy el 80% de la torta se reparte  de forma igual entre 24 equipos, incluyendo algunos históricos que siguen hundidos en la B?

Es un punto que hace parte de todo el problema. Acá hay cosas como por ejemplo  un equipo que sube  de la B a la A después de tres años se convierte en socio clase A de Dimayor. ¿Por qué entonces con los que descienden con el paso del tiempo no sucede nada y siguen teniendo los mismos privilegios? Otro interrogante es  ¿por qué no hay descenso de la B a la C? Son temas que pasan por lo estructural.

¿En el fútbol colombiano existe una democracia imperfecta?

Es un fenómeno que pasa incluso desde la Fifa para abajo. No es posible que un equipo que nunca ha ganado nada tenga el mismo voto que otros que siempre han sido protagonistas. La idea es que cuando se conozca el tamaño real de todo se haga una distribución justa para todos.

¿Parte de la propuesta es pasar de un régimen presidencial a uno de comité  ejecutivo en la Dimayor?

El mismo presidente de la Dimayor nos manifestó ser partidario de realizar algunos cambios y creo que sigue mirando con buenos ojos la posibilidad de crear una junta directiva, que se convierta en un apoyo para una buena gestión.

¿El tema de la revisión de los contratos apunta a mirar con lupa lo que está vigente?

No nos queremos anticipar a nada. Solamente les dejo un dato: en países como Perú y Chile, los equipos grandes se ganan entre cuatro y cinco veces más que los colombianos. Lo que pretendemos es hacer una auditoría y aunque entendemos que hay contratos firmados y en marcha, pues si se puede modificar algo para el beneficio de todos, sencillamente lo hagamos.

Se dice que muchos equipos se saltan la ley colombiana con los contratos laborales, ¿hay una propuesta en ese sentido?

A esos aspectos son los que queremos meterle mano. Hay que ponerse serios si tenemos equipos profesionales. El fútbol se ha desprestigiado por todo lo que ha sucedido. 

¿Cómo se realiza la auditoría? 

Hemos entregado poder a una firma de auditoría norteamericana Deloitte, para que investiguen minuciosamente todos los contratos que tiene la Dimayor.

¿Se avecina una división en Dimayor?

Desde nuestra posición lo que pretendemos es bienestar para el fútbol colombiano. No tenemos intereses particulares y estoy casi seguro de que  el otro grupo tampoco.

¿Por qué Santa Fe, otro de los grandes de Colombia, no está con ustedes?

No sé. Inicialmente contábamos con ellos, en la última reunión de la Liga Suramericana de Clubes, de donde hacemos parte, charlamos del tema con César Pastrana y de un momento a otro nos enteramos de que está apoyando al otro grupo de equipos.

Ustedes proponen un torneo de la C, ¿estamos preparados?

Se puede pensar en un formato como se hace en España. Que la C tenga la participación de equipos filiales a los equipos de la A, que se les permita ascender a la B, pero no a Primera División. Además, que haya algunos equipos con un presupuesto garantizado.

¿Al ‘G-8’ se le ha pasado por la mente crear una liga aparte si no aceptan sus propuestas?

Es un tema de presión que considero no deberíamos utilizar. Lo que pretendemos son unas mejoras y pensamos que no vamos a llegar a  vías de hecho.

¿Hace cuánto el ‘G-8’ viene trabajando en estos temas?

Sin estar organizados de una manera formal, desde octubre del año pasado, cuando nos reunimos por primera vez en Medellín. Posteriormente se han dado citas   en otras ciudades. 

¿Han hablado de estos temas con el presidente de Dimayor?

Las relaciones con Jorge Perdomo son muy cordiales, incluso le consultamos con anterioridad el comunicado que se publicó esta semana. Insisto, lo que queremos es la unión y el bienestar de nuestro balompié. 

¿Están abiertos a la llegada de otras instituciones?

Somos totalmente abiertos. Pensamos que se van a sumar más equipos porque ven los beneficios.

¿Van a llegar en bloque a la próxima asamblea de Dimayor?

Deben existir algunas reuniones previas antes de la siguiente asamblea. Hay que socializar el tema para el convencimiento de todos y que vean que nuestras propuestas son positivas.

¿No les preocupa salir derrotados por la mayoría en la asamblea?

Yo no entiendo cómo vamos a salir derrotados cuando estamos luchando por todos. Si las cosas no salen, pues miraremos la forma para que esto llegue a un feliz término.

Datos Según pudo establecer El País, un equipo de la A recibe por televisión  cerca de $150 millones mensuales.   A un equipo de la B hoy le están ingresando aproximadamente  $48 millones al  mes por concepto de TV.  Adicionalmente, por partido transmitido por TV  abierta (Canal RCN), se reparten $40 millones  al equipo local, $10 millones al visitante y los otros $50 millones se reparten entre los 22 equipos restantes considerados clase A. Santa Fe aún no decide si apoya  al ‘G-8’.
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad