Escuchar este artículo

Se publica en Colombia 'El sultán de Bizancio', novela del escritor turco Selçuk Altun

Mayo 11, 2021 - 07:19 p. m. 2021-05-11 Por:
 Julian Acosta Riveros / Especial para Gaceta
Selçuk Altun

Selçuk Altun empezó su carrera literaria en 2001, a sus 50 años, después de dejar su trabajo.

Foto: Especial para Gaceta

“De pronto vi a mi Europa Central en la inesperada vecindad de América Latina: dos lindes de Occidente situadas en los extremos opuestos; dos tierras olvidadas, despreciadas, abandonadas, dos tierras parias...”.
Milan Kundera

Como la cultura periférica de la Europa Central, la cultura turca pareciera sonar distante, tan distante como lo puede ser una región con idioma y alfabeto completamente diferentes, que enuncian una religión y una cosmogonía tan opuestas a la católica latinoamericana. Sin embargo, como bien lo señala Kundera en la cita de arriba, tenemos en común con ellos (como latinoamericanos) que estamos en la periferia de las grandes historias y, en consecuencia, podemos novelar nuestras propias versiones de ella, al margen de los discursos erigidos en los grandes centros de Europa y Norteamérica.

En ‘El sultán de Bizancio’, nos encontramos con un narrador protagonista, profesor universitario, erudito (pero no vergonzante), que es abordado por una organización secreta (Nomos) para revelarle que debe ocupar el trono que dejó su antepasado, Constantino XI, además de cumplir su último deseo. Esto parte del supuesto ficticio de que Constantino logró escapar de la toma de Constantinopla a manos de Mehmet II en 1453. Desde aquí, el libro se mueve por un nebuloso terreno entre lo histórico, lo ficcional y lo histórico novelado.

El sultán de Bizancio

'El sultán de Bizancio' (Panamericana Editorial, 2021).

Foto: Especial para Gaceta

Para ser coronado emperador, el heredero de Constantino debe ser considerado digno por Nomos, así que se dedica a revisar la historia de Bizancio: su lectura de historiadores desconocidos y de versiones alternas a la oficial se plasman en párrafos como este:
“Con la aprobación del dogo de Venecia, Enrico Dandolo (1107?-1205), el ejército de cruzados que permaneció en Constantinopla durante diez meses, en vez de seguir hacia Egipto, comenzó a saquear la ciudad. Señalando su violencia extrema, los historiadores describen cómo los píos saqueadores que emprendieron su cruzada por amor a Dios terminaron desvalijando las casas de los pobres, asesinando a jóvenes y viejos sin excepción, incluso violando a las monjas. Al final del tercer día, la capital del mundo, de novecientos años, yacía en ruinas, y el espléndido complejo llamado el Gran Palacio estaba totalmente destruido”.

Pero el joven heredero no se dedica solo a recontar esa historia, sino que su relato abarca las pequeñas historias de aquellos olvidados por la gran Historia, pero con un humor excepcional que no da lugar a falsas compasiones: allí donde se erigen los monumentos, los museos y las versiones oficiales de la historia, el protagonista se pasea para hablar con los mendigos, los pobres, las prostitutas, hasta los poetas y la poesía de los diferentes países que visita en su misión, que configuran una visión polifónica y carnavalesca que mira con escepticismo y humor a esa gran cultura occidental que solo llevó ruina a sus antepasados.

Su desparpajo muestra en un mismo nivel andar en un taxi en Sao Paulo, estar en uno de los hoteles más lujosos del mundo en la Capadocia o hablar con una bibliotecaria en Londres. Esto también revela algo interesante de la posición ética del personaje: un constante peregrinar por el mundo le da una distancia frente a los valores de riqueza y posesión que lo asedian por todas partes: su aristocracia va más allá de lo material, se trata de una aristocracia del espíritu. Y, como tal, la pesquisa por superar las pruebas dejadas por la organización tienen más un afán de curiosidad por lo que hay al final, que realmente una ambición por quedarse con las insospechadas riquezas de Nomos.

Sin embargo, aquel principio de libertad se verá gradualmente minado a medida que el protagonista se hunda cada vez más en los secretos y traiciones que rodean la herencia de Constantino, las riquezas de Nomos y su propia historia personal. Al final deberá decidir si usar el poderío económico para continuar el legado de Bizancio o dejarlo morir en nombre de lo que otros consideran correcto.

De esta obra ha dicho Alberto Manguel: “El lector se siente seducido por el mundo ficcional de Selçuk Altun gracias a la magia de su narración y el ingenio de su trama, maravillado, a la vez, por la riqueza de su verdad histórica y la introspección psicológica que se entrelazan en el libro. ¡Un logro maravilloso!”.

Obtén acceso total por $9.900/ trimestre Suscríbete aquí
VER COMENTARIOS