Escuchar este artículo

James Rodríguez, cada vez más lejos de la Selección Colombia (Opinión) 

Junio 13, 2021 - 12:05 a. m. 2021-06-13 Por:
César Polanía - Editor de Afición 
James Rodríguez, volante de Colombia.

James Rodríguez, volante de Colombia.

AFP / El País

Donde manda capitán, no manda James. Manda Reinaldo. Difícil imaginarse antes de la última doble jornada de eliminatorias enfrentar a Perú y Argentina sin el 10 de la Selección. Difícil imaginarse la Copa América sin el máximo referente de Colombia. Pero Rueda lo ha hecho posible, con autoridad y asumiendo riesgos que ha sabido solventar.

Este sábado surgió un nuevo capítulo, cuando James, en un Live de Instagram con Teófilo Gutiérrez y Camilo Zúñiga, cuestionó nuevamente la decisión de Rueda, dijo que se sintió irrespetado por no hacer parte del equipo, la cargó contra exjugadores de la Selección, también contra la prensa y mucho más.

De nuevo, James en fuera de lugar. Ese no era el escenario, ni tampoco esa era la manera de manifestarle a Rueda su inconformidad, a un día del debut de Colombia en la Copa. Que le diga todo lo que desee a Rueda en una conversación cara a cara, en privado, como un capitán a su entrenador, no en medio de arrebatos o salidas, no sé si orquestadas o no, que antes que construir, abren mucho más las grietas. Si había una ventana abierta para el regreso de James a la Selección, él mismo se está encargando de cerrarla y ante nadie menos que un señor, un caballero, como lo es Rueda.

Le puede interesar: "Me faltaron al respeto": Las explosivas frases de James por su ausencia en la Copa América

Esa rebeldía pueril no le ayuda en absolutamente nada al cucuteño. Por el contrario, lo aleja cada vez más de la Selección. Es una pena que el talento del 10 sea inversamente proporcional a su comportamiento y sus declaraciones. Cada movimiento suyo, cada palabra, parece darle más la razón a Rueda. Y a Zidane, para los que siempre han cuestionado al técnico francés. Eso no es liderazgo. Es torpeza.

No creo que ningún técnico del mundo se quiera privar porque sí de tener a un crack como James en su equipo. Pero no se gana en el fútbol de hoy solo con el nombre y la historia. Se gana con competitividad, y los elegidos deben ser los que mejor estén, tanto en nivel futbolístico, como en condiciones físicas. Y James no estaba. Así de simple. Lo vimos esta temporada en el Everton. Para qué ocultar lo evidente. Ah, que cuando se pone la camiseta de la Selección es distinto. Qué posición tan simplista.

Ante la ausencia del capitán, entonces, la posta la ha recibido el mejor jugador que tiene la Selección en este momento: Cuadrado. Así como James emergió en Brasil 2014 como la máxima figura colombiana ante la ausencia de Falcao por lesión, esta vez puede ser Cuadrado quien se robe todos los focos en la Copa América que inicia este domingo. Condiciones le sobran y anda en un gran nivel.

Muchos pensaron que para la Copa, Rueda podría reconsiderar la ausencia de James y llevarlo a Brasil, pero Reinaldo se mantuvo firme en la raya, demostrando que él no está pensando en figuras, nombres o individualidades, sino, como debe ser —aunque no lo hacen todos los técnicos—, en el colectivo, en el grupo, en el equipo.

Y pensando en equipo es que ha diseñado su plan de trabajo en esta nueva etapa suya en las eliminatorias y la Copa, con un adversario evidente como la falta de tiempo, y hasta el momento le ha salido bien, sin tapar los errores que ha habido, por supuesto.

Se le ha cuestionado reiteradamente que no llevó dos laterales naturales, pero lo que ha hecho Reinaldo es demostrar que su apuesta es la polivalencia de los jugadores. Medina es lateral y central. Tesillo es lateral y central. Muñoz es lateral y volante. Yairo es lateral y volante. Cuadrado, igual. Y para eso fue contratado Rueda, para jugar con la de él, con la suya.

No le pidamos que sea campeón de la Copa. Pidámosle que trabaje, que evalúe este ‘laboratorio’ y tome decisiones de cara a su gran objetivo: el Mundial de Catar.

Obtén acceso total por $9.900/ trimestre Suscríbete aquí
VER COMENTARIOS