Selección Argentina: las razones de una interminable crisis dirigencial y deportiva - Copa América 2019

Selección Argentina: las razones de una interminable crisis dirigencial y deportiva

Junio 23, 2019 - 12:05 a.m. Por:
Redacción de El País
Lionel Messi

Lionel Messi, figura de la Selección Argentina.

Efe / El País

La mochila de la Selección Argentina cada vez pesa más. 26 años sin títulos, tres finales perdidas entre el 2014 y el 2016 —una de Mundial y dos de Copa América—, el fracaso de salir en octavos de final en Rusia 2018 y, ahora, su lamentable nivel en territorio brasileño, son algunos de esos ‘kilos’ que hacen bulto cada día en la espalda de una ‘Albiceleste’ que no es ni rastro de lo que algún día fue.

Al que más le pesa toda esa frustración, sin duda, es al astro Lionel Messi, quien en la cancha da la imagen de ser un náufrago en medio de la nada futbolística que es hoy el equipo comandado por Lionel Scaloni.
¡Quién lo diría! En suelo gaucho siempre se polemizó acerca de cuál era su mejor estilo, si el de César Luis Menotti o el de Carlos Salvador Bilardo, pero ahora, los argentinos miran con nostalgia las fotos de esos equipos con los que fueron campeones mundiales en 1978 y 1986.

Aunque la ‘Albiceleste’ se juega hoy su pase a cuartos de final de la Copa América de Brasil frente a la impredecible Catar (ver nota anexa), no cabe duda de que el partido más difícil que afronta tiene que ver con la crisis dirigencial que hay en la Asociación de Fútbol Argentino, AFA.

Lea también: ¿Queiroz rotará el equipo con Paraguay? Vea lo que dijo el DT de la Selección Colombia

La muerte de Grondona, el detonante

El 30 de julio del 2014, 17 días después de que Argentina perdiera 1-0 frente a Alemania la final del Mundial de Brasil, murió Julio Grondona, quien durante 35 años fue presidente de la AFA. Tan influyente era Grondona, que hasta llegó a ser vicepresidente de la Fifa.

Su pérdida, más allá de los rumores de corrupción que luego se confirmaron en varios presidentes de las federaciones de la Conmebol, significó un golpe durísimo para la dirigencia del fútbol argentino, que en el 2015 entró en crisis a causa de la deshonestidad.

El vicepresidente de Grondona, Luis Segura, compitió con el empresario Marcelo Tinelli para quedar con el control de la AFA, pero una bochornosa votación quedó empatada a 36, cuando solamente había 75 votantes.

La Fifa intervino a la Asociación, que solo se demoró hasta el 2017 para tener presidente en propiedad: Claudio el ‘Chiqui’ Tapia.

Lea también: David Ospina viajará a Colombia por difícil momento que atraviesa su familia

En medio de eso, Argentina en materia deportiva tuvo dos remezones más. Con una generación liderada por Messi y dirigida por Gerardo ‘Tata’ Martino, la ‘Albiceleste’ perdió dos finales seguidas de Copa América (2015 y 2016) frente a Chile por penales.

Eso, más la poca gestión de AFA para facilitar jugadores que participaran en los Olímpicos de Río, hicieron que Martino renunciara y le dejara su lugar a Edgardo Bauza, quien duró 8 partidos de las eliminatorias a Rusia 2018.

Como emergencia, Tapia contrató a Jorge Sampaoli, quien con lo justo clasificó al equipo a la cita en Rusia, pero allí los resultados tampoco se dieron y el equipo se vino a casa tras caer en octavos de final por 4-3 ante Francia.

Un año después de ese suceso, Lucas Biglia, volante que ya dejó la Selección, confesó que los jugadores le dijeron a Sampaoli en medio de la Copa que cambiara el sistema de juego.

“Él trató de imponernos un 3-4-3 y no nos adaptamos. Antes del partido clave contra Nigeria nos reunimos con Jorge y le dijimos que teníamos que hacer la cosa fácil porque sino nos íbamos eliminados en primera ronda”, reveló.

Tras la eliminación del Mundial, la salida de Sampaoli se hizo inminente. Y la AFA decidió darle el cargo de entrenador interino hasta la Copa América de Brasil a un inexperto Lionel Scaloni, quien está al frente del equipo desde el año pasado y aún no ha logrado ni una victoria oficial.

“Ante la imposibilidad de los dirigentes de traer a un técnico de prestigio, optaron por la única solución que había, que fue nombrar a un técnico sin experiencia que comete torpezas como anunciarles primero la nómina titular a los periodistas y no a los jugadores”, expresa Juan Pablo Méndez, periodista del Diario Olé.

En sus dos primeros juegos en la Copa América, Argentina solo suma un punto. Perdió 2-0 en su estreno frente a Colombia y rescató un empate ante Paraguay. Esto deja el panorama complicado, ya que si no vence a Catar hoy, el equipo regresará a casa.

La inexistencia de una idea de juego a causa del constante cambio de entrenadores, el lastre de las tres finales perdidas al hilo y los fracasos recientes hacen que la Argentina y Messi tengan un rendimiento gris y pobre.

“Acá nos resignamos a que Messi nunca será el jugador que es en el Barcelona con la camiseta de Argentina. Además, el haber perdido tantas finales lastimó la confianza de los jugadores. Muchos de ellos ni siquiera tienen calidad para hacer esta transición generacional que está viviendo el equipo”, sostuvo Méndez.

La realidad es que el recambio generacional le está costando a Argentina, y es una carga más para un Messi que no puede brillar en medio de la inexperiencia: solamente tres (incluyendo a Lío) de los 23 convocados ya habían jugado la Copa América.

Es más, esta semana se vio una imagen que causó revuelo, en la que el ‘10’ gaucho estaba en mitad de cancha con ocho rivales paraguayos al frente. Ese es, en realidad, el problema argentino: una lucha constante entre la ilusión por ganar y los innumerables factores que están en el medio e impiden que el equipo gaucho recupere su brillo tradicional.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
Comentarios