Duván Zapata: esta es la historia del delantero de moda en la Selección Colombia - Copa América 2019

¡Rebelde con causa! Esta fue la decisión que convirtió a Duván Zapata en goleador

Junio 23, 2019 - 12:05 a.m. Por:
Francisco Henao Bolívar - Reportero de El País
Duván Zapata

Duván Zapata, delantero de la Selección Colombia.

Diego Pineda - Enviado especial de Colprensa a Salvador, Brasil

Una rebeldía de Duván Zapata cuando era un niño y apenas comenzaba sus andanzas en el fútbol en el populoso barrio Ciudad Córdoba de Cali lo 'salvó' de un destino incierto en esta difícil disciplina deportiva.
“No, papá, yo no quiero ser arquero; yo lo que quiero es meter goles”, le dijo un poco molesto a don Óliver Zapata cuando su padre, al que sí le gustaba en esa época jugar bajo los tres palos, insistía en que su hijo actuara en esa posición.

Don Óliver, después de meditarlo y atendiendo el clamor de su pequeño, decidió entonces que Duván probara como delantero, que era lo que siempre quería, viendo lo que hacían sus ídolos de entonces, el marfileño Didier Drogba y el sueco Zlatan Ibrahimovic.

“Este es el día en que Duván todavía ve los goles de esos dos delanteros, siempre quiso ser como ellos, les admira su facilidad para definir”, recuerda don Óliver.

Con esa referencia, la de un Drogba que se hizo grande en el Chelsea inglés, y con un Ibrahimovic que brillaba primero en la Juventus y después en el Inter, Zapata comenzó su recorrido como delantero nato, primero en escuelas de formación, y después en las divisiones inferiores del América.

En el equipo rojo lo recibió el profesor Luis Eduardo Gómez, quien asegura que Duván fue goleador en todas las categorías del equipo rojo.

“Lo recibí en el 2001 y pasó los parámetros de evaluación que teníamos en ese entonces: talla, fuerza y condición técnica, aunque en esta última no era bueno; pero era un muchacho que marcaba diferencia, y aunque en algunas ocasiones estuvo a la sombra de Cristian Nazarit, fue el goleador de Gorriones, de la Prejuvenil y la Juvenil”, recuerda Gómez.

En el cuadro rojo, a punta de goles se fue abriendo paso hasta llegar al equipo profesional, donde tenía nada menos que como competencia al ya consagrado Sergio Galván y a otros como Adrián Ramos, Wilson Morelo y Wílmer Parra Cadena.

Lea también: ¿Queiroz rotará el equipo con Paraguay? Vea lo que dijo el DT de la Selección Colombia

En el 2010 fue dirigido en el equipo rojo por Álvaro Aponte, quien lo califica como “un jugador completo”.

“Cuando tuve a Duván en el América vi un 9 con mucha potencia, con mucha explosión a pesar de su estatura; era un jugador completo, un clásico delantero centro que aguantaba bien el balón y que ganaba por arriba”, expresa Aponte.

Entre tanto, Sergio Galván, delantero argentino que compartió en América con Zapata, lo recuerda como un muchacho obstinado por mejorar sus falencias.

“Vi un muchacho muy profesional, siempre dispuesto a mejorar sus falencias y a perfeccionar sus cualidades. Siempre se entrenaba con la idea de mejorar en definición, por arriba, por abajo... era muy callado, pero sabía que lo suyo era el trabajo serio”, dice Galván.

Luego de mostrar condiciones en el América, en el 2012 se dio su traspaso al fútbol internacional. Estudiantes de La Plata fue su destino, un equipo donde jugó 46 partidos e hizo 22 goles y en el que tuvo como técnico a Martín Zucarelli.

“Duván acá se comportó como un chico excepcional; recién había tenido su primer hijo, tuvo una lesión dura en sus primeros años en Estudiantes, yo lo dirigí primero en reservas cuando regresó de esa lesión y marcó tres goles en tres partidos seguidos y eso hizo que fuera considerado inmediatamente para el equipo de Primera, donde también lo tuve”, dice Zucarelli.

Después del equipo argentino, llegó el salto a Europa, concretamente al balompié italiano, donde ha demostrado sus condiciones de goleador en el Nápoli, Sampdoria, Udinese y ahora el Atalanta, del que fue su máximo artillero en el torneo que recién terminó.

Decepción y revancha

La Selección ha marcado para mal y para bien al delantero vallecaucano en su corta experiencia en el equipo.

Lea también: David Ospina viajará a Colombia por difícil momento que atraviesa su familia

En la era Pékerman recibió la dura noticia de no ser convocado para el Mundial de Rusia 2018, lo que le llenó de mucho dolor y frustración, sobre todo después de haber estado en el partido de la clasificación ante Perú.

Hoy tiene su revancha. No solo recibe la confianza del técnico Carlos Queiroz, sino que ha respondido con tres goles de manera consecutiva, ante Perú en un amistoso previo a la Copa América, y frente a Argentina y Catar en el torneo internacional de Brasil.

“Lo del Mundial quedó atrás, fue muy duro, pero decidí pasar la página; ahora estoy viviendo un momento único”, es lo que dice Zapata para cerrar de una vez una herida que quiere cicatrizar para siempre.
La era de Duván como goleador de Colombia apenas comienza.

Esa racha en el equipo nacional, sumada a las que hizo en América y en equipos internacionales, demuestran que la rebeldía que mostró de chico, cuando le dijo a su padre que no quería ser arquero sino hacer goles, estaba más que justificada.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
Comentarios