Yelsy Heredia abre este miércoles Ajazzgo, diálogo con el músico cubano

Gracias por hacer parte de El País.

Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos.

¿Aún no tienes suscripción digital con El País?

Suscríbete aquí

¿Ya eres un suscriptor digital de El País?

INICIA SESIÓN

Yelsy Heredia abre este miércoles Ajazzgo, diálogo con el músico cubano

Septiembre 11, 2018 - 11:30 p.m. Por:
Yefferson Ospina / Periodista de El País
Yelsy Heredia, músico guantanamero

Yelsy Heredia, músico guantanamero que dará apertura al XVIII Festival Ajazzgo hoy a las 7:00 p.m. en el Teatro Municipal.

Especial para El País

El Festival de Jazz Fusión y Latin Jazz ‘Ajazzgo’ comienza hoy con un concierto que promete no solo ser una apoteosis de los renovados ritmos cubanos, sino que además es la primera presentación que hace el músico de Guantánamo, Yelsy Heredia, de su más reciente producción musical ‘Camino a Maisí’, un disco en el que el contrabajista recoge su herencia musical cubana para renovarla y convertirla en vanguardia.

Yelsy, formado como músico en Cuba y quien llegó a vivir a España a sus 18 años, tiene una gran trayectoria como colaborador de algunos de los más importantes artistas del flamenco, como Diego El Cigala, o de artistas cubanos como Chucho Valdez. Sin embargo, ‘Camino a Maisí’ es su primera producción independiente en la cual el son cubano es el centro de su creación.

Hablamos con Yelsy, quien hoy estará a las 7:00 p.m. en el Teatro Municipal para presentar por primera vez su producción y dar apertura al ‘Ajazzgo’.

Lea también: Prográmese con Ajazzgo, estos son los artistas que el festival de jazz trae a Cali

¿Cómo se inicia en la música cubana?

La música brota de mí, está en mí, brota de mí porque soy oriundo de Guantánamo, que en Cuba se llama Alto Oriente. Y como bien se conoce, allí se cultivan muchos géneros como el son, que son internacionales.
Lo que defiendo con este proyecto que traigo para Cali es el 'Changüí', que es un género de Guantánamo y que es la célula primigenia del
rico son. El proyecto se llama ‘Camino a Maisí’, que es camino a las raíces. Yo siempre he tenido el dicho de que para conocer nuestra isla tienes que ir del cabo de San Antonio a la punta de Maisí, y ese es el recorrido que yo estoy haciendo con mi música.

¿Son estos ritmos los primeros que usted conoció como músico?

Sí, de hecho te voy a contestar con una de las canciones que yo tengo, que se llama 'Lo nuestro'. Yo primero escucho lo de adentro que lo de afuera. En la zona oriental de Cuba tenemos un arraigo muy fuerte por nuestros ritmos y nuestra intención es darle vanguardia y actualidad a cada uno de esos ritmos.

¿Pero usted viene de una familia de músicos?

No, yo soy el primero. Yo artista tenía que ser. Porque yo quería ser bailarín, a mí me gusta el escenario. Mi abuela me llevaba a los Carnavales de Santiago de Cuba, que eran tres días antes que los de Guantánamo, y acto seguido nos íbamos para los otros carnavales. Yo seguía fiesta tras fiesta. De hecho, hace 10 años, en una visita que me hace mi madre, me cuenta que se había visto con uno de los compañeros de mi difunta abuela, y que le preguntaron: ¿Oye, y el bailarín? Y mi mamá dice: “Ah, ya salió, ya es músico”. “Al final fue artista, como siempre”, le respondieron.

¿Cómo surge la idea de este proyecto?

Esto surge a raíz de dos encuentros fortuitos. Primero me pasa con un señor que conoció mis dos primeros discos. Estos discos, digo de paso, fueron producidos por El Cigala, quien hizo una labor muy loable porque él me impulsó a dar un paso al frente para darme a conocer como músico independiente, a hacer algo que estuviera mucho más allá del flamenco, porque hasta que hice mi primer trabajo discográfico solo había hecho flamenco, con grandes artistas del flamenco. Entonces este señor que te cuento me dice un día: “Yelsi, yo celebro todas tus colaboraciones en el mundo del flamenco, pero no te olvides de tu son”. Fue como si me dijeran que no cayera en la zona de confort y como si me hicieran un reclamo por hacer la música que se hace en el sitio de donde provengo. Y eso me sacudió. Luego mi madre me visitó en España y estuvo conmigo nueve meses. Asistió a todos los conciertos de flamenco en los que estuve y a ella le parecía que yo, que me la pasaba de rumba en rumba en Cuba, ya estaba muy fino haciendo flamenco. Y tú sabes cómo son las madres. Para no molestar un día se acercó y me dice: “Yericito, no has pensado tú en hacer un disco cubano... No tiene que ser rápido...”. Algo como diciéndome “Mijo, haga la música de su tierra”, y ahí fue que empezó 'Camino a Maisí”. Y ahora siento que estoy por la senda de lo que es Yelsy Heredia.

¿Cómo fue su formación en el flamenco?

Lo que pasa es que yo llegué a España a los 18 años, luego de haber estudiado música en La Habana, graduado de la Escuela Nacional de Arte. Pero desde niño yo tenía una formación con la música cubana. En España yo empiezo a integrarme con lo que se hacía allá, pero yo ya tenía una formación musical en ritmos cubanos. Lo que sucede es que yo siempre he criticado mucho la miopía generacional, esa tendencia de los jóvenes de siempre crear de acuerdo con lo que se está produciendo en todo el mundo o con las modas musicales. Eso pasa mucho, las nuevas generaciones están pendientes de lo nuevo que se está haciendo y se olvidan de lo nuestro.

Pero, ¿por qué decide hacer flamenco?

Fue algo muy bonito que ocurrió a principios del año 2000. En España muchos músicos cubanos empezaron a incursionar en el flamenco, y eso porque quienes hacían flamenco se dieron cuenta de que el género todavía es virgen, todavía tiene muchas posibilidades de explorar, que no todo está hecho en ese género. El maestro Paco Lucía, por ejemplo, es de los que incorporaba nuevos elementos en el flamenco, como el cajón flamenco, que es originario de Perú. Ellos se han dado cuenta de que el flamenco está virgen, que se puede crear mucho dentro del género. El contrabajo, por ejemplo, que es el instrumento que yo toco, se introdujo hace poco en el flamenco y ya es habitual. Pero fue ahí en esa búsqueda del género que yo como músico cubano llegué al flamenco.

¿Cómo está conformada la agrupación para este concierto?

Bueno, quiero decir que tenemos una primicia para Cali y es la voz principal de la agrupación, que es la voz más representativa del género, del son, que es Celso ‘El Guajiro’. Es la primera vez que sale de Cuba, es decir, es una de las leyendas musicales de Cuba, de las raíces musicales de Cuba. Luego tenemos el bongó del monte, un instrumento tradicional que se afina a oído, que es el sonido propio del son. Tenemos un trombón y una flauta, con la intención de darle más vanguardia al género.

Entonces ya tenemos una formación de concierto contemporánea, con la intención de urbanizar y actualizar y poner como vanguardia a ese género. La idea con este concierto, que yo ya lo he visualizado mucho, es hacerle sentir culpa a quien no vaya a verlo, que el que no vaya a verlo se sienta culpable por no haber asistido. Para mí, venir a Cali es una venia, es una bendición poder presentar por primera vez este trabajo en Cali.

Yo creo que Cali va a entender esta música, para mí es la mejor salida al exterior, esta de venir a Cali. Ha sido un regalo venir a presentar 'Camino a Maisí' en esta ciudad.

"Yo me he decidido por hacer esta música, la música cubana, porque tengo la esperanza de que se reconozca nuestra tradición en todo el mundo".

Mañana se presenta el New York Round Midnigh, de Holanda, en la Plazoleta de la Biblioteca Mario Carvajal, Universidad del Valle, 5:00 p.m. con entrada libre.

También se presenta el grupo Curupira de Colombia en el Teatrino de la Universidad Javeriana, a las 6:00 p.m. con entrada libre.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad