Vientos de optimismo en la economía, ¿qué se puede esperar?

Escuchar este artículo

Vientos de optimismo en la economía, ¿qué se puede esperar?

Septiembre 29, 2019 - 07:55 a. m. Por:
Colprensa
Crecimiento económico, Colombia

En el segundo trimestre del año, la economía alcanzó un aumento del 3,0%.

El País

La semana finalizó bien para el país, al menos en términos de proyección de crecimiento económico. A principios de la semana, el Banco de la República dijo que pronosticaba un aumento de 3,2 % para todo el año. Además, anunció que mantendría las tasas de interés en 4,5 %.

“La economía colombiana está creciendo más que la chilena, la brasileña y otras de Latinoamérica, eso hizo que mantuviéramos la tasa”, dijo el gerente del Banco, Juan José Echavarría.

Aunque el aumento en la cifra del Emisor podría parecer ‘flaco’, lo cierto es que alcanzar esa cifra en un momento tan convulsionado de la actualidad económica mundial, podría tener un halo de victoria para el país.

Y es que, según el Fondo Monetario Internacional, la cifra de crecimiento para Latinoamérica será apenas de un 0,6 %, lo que equivale a números del 2016.

Esto, por situaciones tan extremas como la hiperinflación venezolana o la crisis de devaluación de la moneda en Argentina.

Sumadas a esas realidades del vecindario regional, están las crisis de recesión de países en Europa y los coletazos de la guerra comercial entre Estados Unidos y China, que continúa vigente, pese a algunos muy pequeños matices de acercamiento.

Entonces, ¿qué hizo Colombia bien como para lograr un pronóstico de crecimiento positivo, aún en este escenario tan convulso?

En diálogo con Colprensa, Ricardo Martínez Rico, exsecretario de Estado de Presupuestos y Gastos en España y presidente Ejecutivo de la firma Equipo Económico, considera que el fenómeno de crecimiento no es nuevo y que, de hecho, la historia puede remontarse décadas atrás en términos de estabilidad política y económica en el país.

Lea también: 'Gobierno de Duque le apunta a que el país crezca por encima del 5% anual'.

“Esa estabilidad política y económica se proyecta hacia el futuro porque Colombia apuesta por una política favorable a la inversión, a la iniciativa empresarial, a nuevos proyectos, al desarrollo de infraestructuras y a sectores que dinamizan el crecimiento económico colombiano”, destaca Martínez.

Esta semana, desde New Jersey, el presidente Iván Duque celebró la proyección económica del país.

“Este año, la economía colombiana tiene proyecciones de crecimiento por encima del 3 %, cuando América Latina apenas tiene previsto crecer entre el 0,5 % y el 0,6 % (según datos de la Cepal). En un año y un mes de Gobierno le devolvimos al país el espíritu de crecimiento y el espíritu empresarial”, señaló el Mandatario.

Cabe recordar que el mes pasado, el Dane dio a conocer que el crecimiento económico del país para el segundo trimestre del año fue del 3 %.

Los sectores que más se destacaron fueron los de comercio y servicios, con un crecimiento del 4,8 %.

El turismo, en términos generales, presentó también un balance positivo y se reportó con 4,8 %. Por su parte, el sector de la construcción sigue en proceso de reactivación y tuvo un incremento de apenas 0,6 %.

Estas cifras podrían ayudar a que el PIB al final de año sea de una cifra positiva.

Para Luis Fernando Mejía, director de Fedesarrollo, ha sido clave la decisión de emplear tecnócratas en estos organismos y destaca la preparación de las personas al frente de las instituciones financieras.

“Esta solidez y resiliencia económica se deben fundamentalmente al manejo de las instituciones económicas por tecnócratas bien entrenados que han logrado, durante más de un siglo, implementar políticas fiscales y monetarias prudentes”.

Economía de Colombia en los últimos años.
Otras voces

Para otros analistas, la cifra del 3 %, aunque superior a la de otros países de la región, no es necesariamente un porcentaje ideal.

Incluso, cuestionan el hecho de que el crecimiento nacional, que antes era de 4 %, ahora se encuentre sobre el 3%, explica el profesor de Economía de la Universidad de Los Andes, Javier García Estévez.

“La tasa de crecimiento de Colombia ha sido, históricamente, del 4 %. El potencial de crecimiento estaba por encima del 4 %. Esta tasa, desde el año pasado, ha estado por debajo del 3 %. Lo que esto puede indicar es que ya hay un agotamiento del modelo económico, basado en exportaciones minero-energéticas. En décadas pasadas, los motores de la economía eran el agropecuario y la industria, pero de repente se hizo un cambio grandísimo para depender de exportaciones de petróleo y de carbón”, explica el docente de economía.

García también enfatizó en que si bien las cifras demuestran un comportamiento aceptable de la economía, el panorama no es necesariamente consecuente con los mencionados indicadores.

“Colombia siempre ha tenido buenas tasas de crecimiento. De hecho, desde los ochenta, fue la única economía en Latinoamérica que no declaró sesión de pagos, mientras Argentina y Brasil tenían crisis con la deuda externa. Pero, lo que nunca ha pasado es que nuestro panorama social mejore. Con una economía nacional que crece, nuestro panorama social mejora muy poco”, puntualizó.

Por su parte, el economista José Roberto Acosta considera que el crecimiento del 3 % no es en realidad un crecimiento sostenido y que, además, puede llegar a estar sustentado por otros estímulos económicos.

“Este crecimiento del Producto Interno Bruto está fundamentado en el consumo, no en la oferta ni en la producción”, señaló.

Acosta destaca otro elemento dinamizador de la economía colombiana: la migración venezolana.

El experto señala que este choque demográfico implica mayor consumo, lo que ayuda a dinamizar, pero al mismo tiempo no significa que haya mayor producción.

Sin embargo, enfatiza en que este factor no es permanente y que, cuando el fenómeno migratorio se reduzca, las cifras pueden variar.

“Este choque positivo en el consumo puede ser pasajero, ya sea porque muchos siguen de largo hacia otros países o porque difícilmente su ingreso podrá aumentar, provocando un estancamiento en los índices de crecimiento a partir de ahora y golpeando aún más la ya deprimida confianza del consumidor ante un Gobierno despistado”, señala Acosta.

Otros analistas opinan que el desempeño de la industria, el comercio y las exportaciones también han contribuido a impulsar el PIB este año. Solo resta el último trimestre del 2019, un periodo que motiva a los hogares al consumo. Habrá que esperar si el crecimiento de la economía avanza algunos puntos y el PIB se ubica sobre el 3,5 % o si por el contrario se presenta estabilidad y cierra en 3,0 %.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad