Valle de creatividad: aumentan las patentes por inventos nacidos en la región

Gracias por hacer parte de El País.

Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos.

¿Aún no tienes suscripción digital con El País?

Suscríbete aquí

¿Ya eres un suscriptor digital de El País?

INICIA SESIÓN

Valle de creatividad: aumentan las patentes por inventos hechos en la región

Mayo 23, 2018 - 11:50 p.m. Por:
Redacción de El País 
Centaurum

La Universidad Nacional de Palmira acaba de recibir la patente de invención para una silla paralímpica denominada ‘Centaurum’, que ha usado el deportista paralímpico Mauricio Valencia.

Cortesía para El País

Dos años tardó Juan Camilo Gutiérrez, un joven ingeniero mecánico nacido en Cartago, en lograr la patente de su invento. Él creo un gancho ecológico para colgar ropa.

“La idea nació porque veía que mi ropa se arrugaba en los extremos por los ganchos y pensé en cómo hacer uno para que las camisas no se maltrataran”, cuenta el inventor.

Este simple hecho lo llevó a experimentar y hacer investigaciones sobre lo que ofrecía el mercado mundial al respecto. “Este invento parece muy simple, pero para llegar a él hice cientos de diseños y prototipos en 3D hasta lograr un producto único”, afirmó.

El invento, y por lo que Juan Camilo obtuvo la patente, es el medio de fijación del gancho, el cual es completamente plano y permite enroscar dos botellas plásticas en los extremos para así completar el producto.

Destaca que es un ‘ecogancho’ porque, además de poderse fabricar con plástico reciclado, facilita la reutilización de botellas, evitando que estas vayan a engrosar los basureros.

Juan Camilo Gutiérrez

El invento, y por lo que Juan Camilo obtuvo la patente, es el medio de fijación del gancho, el cual es completamente plano y permite enroscar dos botellas plásticas en los extremos para así completar el producto.

Cortesía para El País

Para hacer un gancho de ropa tradicional se requiere prácticamente un molde por producto -por el tamaño-, mientras que el sistema de fijación diseñado por Gutiérrez, permite incluir varios en un solo molde, dado que es muy pequeño, lo que hace que su producción sea muy económica.

Ecogancho invento

El ‘ecogancho’ permite reusar botellas plásticas para colgar la ropa.

Especial para El País

Calcula que al público dicho gancho puede costar $500, según la cadena de intermediación, mientras que el gancho más barato del mercado vale hoy $1000 y no tiene el aporte ambiental.

“Los productos ecológicos y similares que hay en el mercado mundial, especialmente en Asia, son muy costosos frente a mi propuesta (entre $1790 y $2400 la unidad)”, afirmó.

El objetivo de este inventor es llamar la atención de las embotelladoras para que inviten a reusar las botellas plásticas y convertirlas en ganchos de ropa con su propuesta. “Creo que puedo aportar con este invento para que la gente cambie de mentalidad respecto a la conservación del medio ambiente y a la vez ahorre dinero, dos cosas que son complejas de lograr. Esto es algo al parecer muy sencillo, pero que cambia vidas”, resalta.

Lea también: ¿Con proyectos de invertir?, Invest Pacific presenta guía para hacerlo en el Valle

Más inventores

En el 2017 se solicitaron en Colombia 786 patentes (tanto de invención, que son productos novedosos que no existen en el mundo, como de modelo de utilidad que se refiere a mejoras que se le pueden realizar a algún producto). De esa cifra 42 solicitantes fueron del Valle del Cauca.
Con relación al 2016 se redujo el número de solicitudes de la región, según cifras de la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC), sin embargo, el departamento obtuvo más patentes en 2017 que en 2018.

El año pasado se otorgaron 281 patentes, de las cuales 23 fueron del Valle del Cauca, es decir que se registró un incremento de 53 %.

Mónica Ramírez, superintendente Delegada para la Propiedad Industrial, dice que “percibimos con mucho agrado que efectivamente el número de solicitudes de patentes ha aumentado en el país. “Hace muchos años los colombianos no solicitaban tantas patentes. Es un indicador bueno porque evidencia que el nivel de innovación también ha aumentado”.

Destacó que el 40 % de las solicitudes de patentes las hacen personas naturales (es decir, inventores independientes); el 32 % las piden las empresas por desarrollos propios y el 28 % de las solicitudes son presentadas por las instituciones de educación superior.

Por ejemplo, el año pasado se concedieron patentes solicitadas en el Valle para inventos tales como: un biocombustible obtenido de residuos agroindustriales; un dispositivo modular de renovación de aire para vivienda, un vehículo con camilla plegable para la atención de emergencias en sitios de difícil acceso y un dispositivo higiénico femenino desechable para la micción de pie.

Asimismo, la Universidad Nacional de Palmira acaba de recibir la patente de invención para una silla paralímpica denominada ‘Centaurum’. Este producto está diseñado a la medida, con una estructura metálica, un refuerzo en fibra de vidrio y un sillín con espuma indeformable. La silla comprende un sistema ergonómico que permite el buen desempeño del deportista en las competencias.

Centaurum

Silla paralímpica denominada ‘Centaurum’, creada por la Universidad Nacional de Palmira, usada por el deportista paralímpico Mauricio Valencia.

Cortesía para El País

Esta es la quinta patente que desde el 2017 obtiene la Facultad de Ingeniería y Administración de la Nacional en Palmira.

Una camilla todoterreno

Jalime Zúñiga Silva y Lina María Jiménez son estudiantes de Diseño Industrial de la Universidad del Valle. Como proyecto de grado emprendieron el diseño de una camilla plegable que tiene tres componentes: una estructura de desplazamiento, un botiquín básico y un dispositivo para atención en el sitio. A este proyecto lo denominaron “Cure”.

Lina María Jiménez (izq) y Jalime Zúñiga Silva, estudiantes de Univalle.

Lina María Jiménez (izq) y Jalime Zúñiga Silva, estudiantes de Univalle.

Especial para El País

“La idea surgió por las condiciones de la universidad, vimos que se trata de un campo muy grande, difícil de recorrer sobre todo en caso de alguna emergencia. Por eso empezamos a trabajar en un dispositivo que se adapte a zonas de difícil acceso. Hay productos similares el mercado mundial, pero no se acoplan a las necesidades de nuestro territorio”, explicó Jalime.

La patente que obtuvo la Universidad del Valle, en este caso, por modelo de utilidad (una invención que mejora otro producto), se otorgó como vehículo con camilla plegable.

“La novedad es que este es un producto que se articula con los sistemas de emergencias y que facilita el acceso de la atención en zonas difíciles, por ejemplo, en sectores rurales, sitios con amplias extensiones de tierra, tipo campos universitarios, plantas industriales, etc. donde las ambulancias no pueden llegar con camillas rígidas”.

Resaltó la estudiante que su unidad móvil de atención de emergencias reduce los riesgos de accidentalidad de los paramédicos (esguinces o fracturas) al ingresar a terrenos difíciles y disminuye el riesgo de lesión de los pacientes. Además “Cure” libera la carga de trabajo del brigadista, explica, ya que requiere de 2 a 3 paramédicos para trasladar a un paciente, mientras que con una camilla rígida se necesitan 5 o 6 personas para mover un paciente. “Tiene una camilla con dos posiciones. El paramédico no necesita tener nada en la mano como el botiquín, pues la camilla tiene un compartimento para ello”.

Actualmente, las estudiantes tienen su invento en proceso de validación y de pruebas, de manera que una vez superen esta etapa puedan iniciar la búsqueda de una aplicación comercial.

Para Jalime Zúñiga y su compañera, que ya trabajan en nuevos dispositivos para el sector de la salud, el haber obtenido la patente es un reconocimiento importante porque las eleva al estatus de inventoras.

Sobre patentes

La patente es un título de propiedad otorgado por el Estado a una persona o empresa por el desarrollo de un producto o invento. Esta le da el derecho de explotarlo e impedir, por un periodo de tiempo de 10 o 20 años, que otros fabriquen, vendan o utilice de manera comercial el producto desarrollado.

Las invenciones se pueden proteger a través de patentes de invención y de modelo de utilidad, este último se refiere a un desarrollo nuevo de un producto ya existente.

Para obtener derecho a la protección por patente, una invención debe reunir los siguientes requisitos: ser novedoso, un alto nivel inventivo y tener aplicación industrial.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad