"Usar los ascensores del Palacio de Justicia era jugar con la suerte": Asonal

Gracias por hacer parte de El País.

Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos.

¿Aún no tienes suscripción digital con El País?

Suscríbete aquí

¿Ya eres un suscriptor digital de El País?

INICIA SESIÓN

"Usar los ascensores del Palacio de Justicia era jugar con la suerte": Asonal

Agosto 19, 2018 - 07:45 a.m. Por:
Carolina Jojoa / Reportera de El País
Diego Achinte Asonal

Diego Achinte, miembro de la Asociación Nacional de Funcionarios y Empleados de Rama Judicial, Asonal.

José Luis Guzmán / El País

Aún cuando muchos empleados del Palacio de Justicia no han terminado de salir del susto que causó el desplome de un ascensor de la torre B y que al caer de un sexto piso cobró la vida de dos personas, y dejó heridas a otras cuatro el pasado miércoles, algunos otros, como Diego Fernando Achinte, intentan no caer en el pánico colectivo y exigen investigar a profundidad los hechos.

El delegado de la Asociación Nacional de Funcionarios y Empleados de Rama Judicial, Asonal, y expresidente de la misma, afirmó en nombre de todos los usuarios del edificio que el accidente ocurrido en el Palacio, fue una tragedia anunciada.

Achinte, quien tiene formación como paramédico, vivió la emergencia de primera mano e hizo parte del equipo que atendió a las víctimas tras el desplome del ascensor.

El líder le contó a El País sobre las constantes fallas mecánicas de los ascensores del edificio y además relató su experiencia en las acciones de rescate de los afectados.

¿Dónde estaba usted en el momento en que ocurrió el accidente?

Yo trabajo en el primer piso, en el Centro de Resultados y de Ejecución de Penas. Sobre las 3:00 p.m. estaba realizando mis labores habituales cuando escuché el ¡Boom!, similar a la explosión de un petardo. De inmediato pensé: Se desplomó un ascensor.

¿Por qué pensó en la caída de una ascensor y no en una explosión?
Porque desde el 2014 todos los empleados del Palacio de Justicia venimos anunciando fallas en el funcionamiento de los ascensores, advirtiendo que algo así podía ocurrir.

Lea también: 'Las otras anomalías de la reconstrucción del Palacio de Justicia que 'caen' con el desplome del ascensor'.

"En cualquier momento los ascensores se atascaban o se descolgaban lentamente. Todos esos detalles, a pesar de que no somos ingenieros, nos daban a entender que algo pasaba. No era normal que hubiera tantas fallas en algo tan nuevo. Cuanto más personas se subían a un ascensor, más esperada era la falla",
Diego Achinte,
miembro de la Asociación Nacional de Funcionarios y Empleados de Rama Judicial, Asonal.

¿Entonces fue una tragedia anunciada?

Totalmente. La suma de incidentes preceden a un accidente, eso fue lo que pasó acá. Desde que nosotros llegamos en 2014 a estrenar las instalaciones del Palacio los ascensores presentaban fallas. Empezaron a descolgarse y a atrapar personas reiterativamente. Eso siguió pasando en 2015, 2016, 2017 y mire a lo que nos trajo este 2018.

Incluso, en el mismo 2014, nosotros realizamos una asamblea, cuando yo oficiaba como vicepresidente de Asonal Judicial, para exigir la revisión de los ascensores porque era claro que no ofrecían las garantías. Un ascensor, que relativamente es nuevo, que haga eso, nos daba una alerta temprana de que algo así podía pasar.

¿Hay quejas y denuncias formales?

Claro, cuando realizamos la asamblea denunciamos esa situación y se levantaron oficios hacía el Concejo Seccional, el Concejo Superior e incluso pedimos acompañamiento de la Procuraduría.

Mire, nosotros llegamos a pedir que se hiciera una revisión de la licitación de esos ascensores porque sabíamos que eran de marca china.
La pregunta era: ¿Cómo le ganó a empresas reconocidas que son expertas en ascensores tanto en marca como en instalación?

En ese mismo tiempo, también nos dimos cuenta que dos de los ascensores eran más grandes que los huecos y que para que pudieran ser instalados tuvieron que hacerles modificaciones. Al respecto, un ingeniero nos dijo que eso no pasaba nada, que ellos iban a estar inspeccionando.

¿Hubo respuesta?

Nunca conocimos el resultado. Los documentos reposan en Asonal Judicial. Tampoco conozco de algún informe que le hayan presentado a la Junta Directiva o en alguna Asamblea cuando hicimos las peticiones. Todas esas preguntas nos las volvemos a hacer aquí. ¿Qué pasó aquella vez que hicimos esto y lo otro?

¿Usted llegó a quedarse atrapado en los ascensores?

El mismo día del accidente, un ascensor de funcionarios se descolgó del sexto piso al primero. No de manera brusca, simplemente íbamos subiendo y de repente: ‘prrrr’, para abajo. Hicimos bajar a dos personas porque de pronto era el sobre peso lo que ocasionaba eso.

Pero ni eso, porque el ascensor era para diez personas y éramos seis. Yo de regreso bajé por las escaleras. Ese mismo día el ascensor que se accidentó también presentó un descolgamiento y las personas que alcanzaron a bajar reportaron a los guardas de seguridad lo que había pasado. Alguna vez también estábamos en el ascensor y se le soltó una guaya. Y nosotros preguntamos ¿y eso de dónde es?. Yo me bajé y reporté la situación.

Lea también: 'Palacio de Justicia: instauran demandas por desplome de ascensor'.

"Desde el año 2014 venimos anunciando la falla de los ascensores. Todos los oficios reposan en las oficinas sin ninguna respuesta efectiva",
Diego Achinte,
delegado de Asonal Judicial.

¿Eso pasaba todos los días?

Si tú le preguntas a cualquier funcionario y visitante que hace uso frecuente de los ascensores te va a decir que es el pan de cada día. Uno se la pasaba jugando a la suerte de que no se descolgara o que no se quedara atascado. Unas veces se resolvía más rápido. En otras nos dábamos cuenta cuando llegaban los bomberos o cuando veíamos a las personas bajando por las escaleras.

Nos acostumbramos a eso, lo naturalizamos, y es lo peor que pudo pasar.

¿Cuántos ascensores hay en el Palacio y cuántos presentaban fallas?

¡Todos!, hay uno del Inpec, dos de funcionarios, cuatro de público, y le digo, eso era jugar con la suerte. Hoy era el tercero, mañana era el primero, toda una ruleta rusa. ¿A cuál le toca hoy frenarse o descolgarse?
Esto puede sonar burlesco, pero nosotros mismos como que incorporamos esa situación anómala a nuestro diario vivir. Y la gente se quejaba y yo les decía: ‘Vaya’, haga un oficio a la Administración Judicial, al Consejo de Seguridad, pero no.

¿A los ascensores se les hacía mantenimiento?

La Administración Judicial dice que hay un programa de mantenimiento, pero yo desconozco la periodicidad. Alguna vez sí los vi trabajar allí.
Pero el problema no es ni siquiera de mantenimiento, puede haber mucho mantenimiento, pero un equipo con componentes chinos tiene garantía de que va a fallar.

¿Cuál es la sensación de los empleados en este momento?

A parte de la paranoia colectiva, hay una sensación indescriptible porque a partir de las denuncias que hacíamos nosotros en 2014, muchos fuimos señalados como terroristas, incendiarios, guerrilleros, simplemente porque estábamos alertando y visibilizando la situación.
Decían, no es que este es izquierdista, sindicalista y demás. Siempre opacando la situación y no dándole la prioridad a lo importante.

¿Entonces quién es el responsable?

En primera medida sería la Administración Judicial, en cabeza de la doctora Clara Inés Ramírez, que es la encargada del mantenimiento, compras, uso y abuso de la infraestructura. Es decir, todo lo que necesita el Palacio para funcionar correctamente. De que esta oficina tenga la información del estado de los ascensores.

Parte de nuestra exigencia es que la seguridad de los empleados no quede supeditado a una lotería de ¿cuál es el que sigue?, sino que haya una garantía de que eso jamás va a volver a suceder. Exigimos que se investiguen a profundidad los hechos, que empiecen a atar los cabos para dar con los responsables.

¿Qué fue realmente lo que pasó ese día?

Se sabe que el ascensor número tres, de uso público, en horas de la tarde sufre un descolgamiento más o menos desde el piso 16. Los sistemas de seguridad se activan y lo detienen en el piso sexto. Ahí se da un aviso y los Bomberos llegan. Junto con unos compañeros de la brigada del Palacio de Justicia tratan de abrir la puerta y como no abre, empiezan a forzarla.

Están en esa tarea -abriendo la puerta- y de un momento a otro hacen contacto con las personas diciéndoles que ya los van a ayudar y en ese momento se desprende el ascensor en caída libre.

¿Cómo ayudó usted en el rescate?

Yo soy funcionario público pero aparte de mi profesión como abogado soy paramédico con más de 18 años de experiencia. Una vez, escuché la explosión me dirigí diretamente al lugar a ayudar. Lo que más recuerdo es que al abrir las puertas del ascensor salió un humo amarillo con olor a cable quemado, y en su interior, un montón de cuerpos enredados. De ahí que empecé a hacer contacto con los heridos a analizar la situación y a coordinar con los Bomberos el rescate de las víctimas.

Perfil

Diego Achinte, fue vicepresidente la Asociación Nacional de Funcionarios y Empleados de Rama Judicial, Asonal, hasta el año 2016. Ahora ejerce como delegado de la misma.

Actualmente trabaja en el área de Ejecución de Penal del Centro de Servicios en el Palacio de Justicia.

Es el representante de los empleados ante el Comité Paritario de Seguridad y Salud en el Trabajo, Copasst.

Abogado profesional, graduado de la Universidad Cooperativa de Colombia.

Paramédico de la Escuela Salamandra Andrómeda del Hospital Universitario del Valle y enfermero del Centro de Capacitación Ocupacional Porvenir, Cecop.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad