Un paseo de contratiempos: los testimonios y detalles del accidentado viaje a Ecuador

Gracias por hacer parte de El País.

Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos.

¿Aún no tienes suscripción digital con El País?

Suscríbete aquí

¿Ya eres un suscriptor digital de El País?

INICIA SESIÓN

Un paseo de contratiempos: los testimonios y detalles del accidentado viaje a Ecuador

Agosto 15, 2018 - 11:55 p.m. Por:
Redacción de El País
Víctimas del accidente de un bus

Esta es una de las fotografías que las viajeras enviaron a sus familiares. Marta González, Hara Gallegos y Jazmín Rocío Montoya (de izquierda a derecha) aparecen entre los heridos del accidente.

Foto: Especial para El País

“Mis hijos me dijeron que no me fuera por allá, una hermana también dijo: no ‘Chela’, no vamos por allá, eso no es bueno, nada gratis es bueno”. Así recuerda Graciela Fernández los motivos que la llevaron a ‘bajarse’ del paseo en bus hasta Perú, en el que sí se embarcaron varios de sus vecinos del barrio El Guabal, que terminaron involucrados en un trágico accidente en la vía a Quito (Ecuador).

“Nos íbamos a ir mi esposo, dos nietos, mi hija, la hija de ella, una sobrina con la hija, pero a lo último dijimos que no. Somos cristianos, yo le oré a Dios y Dios me mostró que no me fuera por allá”, añade ‘Chela’.

Sin embargo, su suerte no acompañó a las víctimas, quienes emprendieron una ruta marcada por contratiempos, que incluso llevó a que dos personas desistieran del viaje y se devolvieran a Cali, según relatan familiares de los afectados.

“El 5 de agosto arrancaban a las 4:00 de la tarde, pero como no estaba todo el cupo completo les dieron entre las 9:00 y 10:00 de la noche para que se fueran”, cuenta Carlos Julio Tabares, esposo de Jazmín Rocío Montoya, de 34 años, una de las heridas.

Tabares, aún consternado por el acontecimiento, y sin recordar con claridad todas las paradas que hizo el bus, según lo que le narraba su esposa, cuenta que la acompañó ese domingo 5 de agosto a una vivienda en el barrio Las Acacias, desde donde partió el bus y a donde llegaron viajeros de diferentes barrios de Cali.

“A las 10:00 de la noche que se fue el bus yo fui a dejar a un familiar al barrio La Merced y en ese trayecto mi esposa me llamó y me dijo que no le iba a creer, pero que le había tocado devolverse a la casa por un cable para ver videos en el bus, y en ese momento una vecina que pensó que se había perdido el viaje, vio el bus en frente y aprovechó y se montó, lastimosamente ella fue la primera que falleció, le dicen ‘Pancha’, pero no recuerdo el nombre”, señala Tabares.

De Cali, el bus iba hasta Ipiales, luego a Ecuador y Perú, “pero creo que por cierre de una vía tuvieron que desviarse por una trocha y llegaron a San José de Isnos (Huila), donde el bus presentó fallas del embrague, allí estuvieron seis días mientras arreglaban”.

El señor añade que el miércoles 8 de agosto varias personas intentaron devolverse debido a los contratiempos, “pero les regalaron un viaje en chiva para San Agustín y luego pararon en una finca de un familiar de las personas que viajaba, y luego volvieron al hotel, hasta el sábado (11 de agosto) que arrancaron para Perú, me dijo que se habían montado unos venezolanos, pero no sé cuántos. Hubo dos muchachas que sí se devolvieron al ver la situación”. Sin embargo, ayer, en El Guabal, nadie sabía nada de las dos mujeres que decidieron regresar a casa.

La finca de la que habla Tabares pertenece a la familia de José Alfredo Ortiz, hermano de Blanca Dolly Ortiz, una de las personas fallecidas.
“Uno no sabe al fin ellos qué ruta era la que llevaban, porque estuvieron en San José, pasaron a Pitalito y llegaron a la casa (ubicada en la vereda El Tigre) a medio día, hicieron comida para todos, recocharon y en promedio a las 8:00 de la noche llegó el bus y los recogió pero ella (Blanca) me dijo que iban a Pitalito y salían para Pasto, iban al santuario de Las Lajas, pasaban al Ecuador y luego a Perú”, relata Ortiz.

Lea además: Ellas son seis de las mujeres caleñas que murieron en el accidente de Ecuador

Era una ruta tan enredada que a Elsy Vergara, otra de las personas fallecidas, sus familiares le dijeron en varias oportunidades que se regresara a Cali: “era un viaje que tenían programado desde el año pasado y se los confirmaron el viernes antes de salir, a ella la invitó una vecina, decía que era una excursión que la hacían cada año. Ella no se quiso devolver que porque estaban pasando rico, que las habían atendido muy bien, que las llevaban a buenos hoteles”, asegura Tatiana Hurtado, familiar de Elsy.

En efecto, la ruta que estaba establecida en el contrato de viaje era Neiva - Pitalito - Mocoa - Villa Garzón - La Hormiga - San Miguel - Ecuador - Lago Agrio y viceversa. Sin embargo, el vehículo viajó por Cali - Villarica - Tunía - Popayán - Coconuco - San José de Isnos y Ecuador, según información suministrada por la Superintendencia de Puertos y Transporte.

“Corroboramos en el peaje de Tunía que pasó el vehículo, va hasta Popayán y en Coconuco se desvía a Isnos, donde estuvo varado casi durante cinco días por caja, luego hace Pitalito y ya San Miguel Ecuador”, explica el superintendente Javier Jaramillo.

El supertransporte añade que lo usual para ese destino por carretera es irse por la vía Popayán - Ipiales, que es mucho más segura y puede haber más control, “entonces pienso que él cogió la otra vía precisamente para que no hubiera tanto control”.

“También estaban diciendo que inicialmente iban a ir a unos termales que hay en Neiva, pero al final de cuenta no terminaron yendo por la varada del vehículo”, precisa Jaramillo.

Las versiones son muchas y por el momento las familias no dan mayores detalles de los organizadores del paseo: “sobre el viaje no sabemos nada, sabemos que no tomó la ruta que era la adecuada para ir a Ecuador. Todas las paradas que hicieron las hicieron teniendo en cuenta que a ellas les manifestaban que el carro tenía fallas técnicas”, relata Tatiana Hurtado.

Motivo del viaje, un misterio

Familiares y vecinos de El Guabal aseguran que la señora Marta González, una de las heridas, fue la que invitó al viaje, sin embargo ella no era la organizadora.

Cuentan que la señora Marta ya había estado en un viaje similar en Bolivia, con todo pago, que salió exitoso, y esto animó a sus vecinas al viaje a Perú.

”Eso no tenía nada que ver con religión ni política, no nos han dado nada concreto. También se dice que un señor que es agente de viajes vendió cuatro viajes y regaló uno, que sería en el que se fueron nuestros familiares”, dijo Darío Carmona.

Vea además el video: nueve funcionarios ecuatorianos son investigados por accidente de bus colombiano

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad