Sexualidad: que la llama no se apague por las vacaciones de sus hijos

Gracias por hacer parte de El País.

Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos.

¿Aún no tienes suscripción digital con El País?

Suscríbete aquí

¿Ya eres un suscriptor digital de El País?

INICIA SESIÓN

Escuchar este artículo

Sexualidad: que la llama no se apague por las vacaciones de sus hijos

Julio 21, 2019 - 07:30 a.m. Por:
Redacción de El País
Vacaciones de los hijos y vida en pareja

Una encuesta realizada por Opinium Research, en España, indica que más de la mitad de los españoles (58%) afirma que tiene menos relaciones sexuales con su pareja durante la época de vacaciones.

Foto: El País

Con el inicio de la temporada de vacaciones, que para algunos se extiende hasta finales del mes de agosto, una de las preguntas más frecuentes de los padres a los sexólogos en sus consultas es: ¿cómo no alterar la rutina sexual con los hijos en casa? Trasladar el encuentro sexual a horas de la mañana y en la ducha, o tener siempre un espacio en el cual la pareja pueda volver a experimentar esos días de noviazgo, son algunos consejos que dan los expertos en este tema para alimentar la libido aún cuando los hijos pasan más tiempo en el hogar.

De acuerdo con la médica sexóloga Catalina Devia, se debe reconocer que con la llegada de los hijos siempre hay un cambio importante para la relación “porque hay una tercera persona para el cuidado y a veces nos olvidamos de alimentar la relación y pasamos al término familia, papá y mamá de mis hijos, perdiendo ese noviazgo que se forjó con el tiempo”.

Este cambio causa, según la experta Devia, que “el criterio de intimidad sea otro, haciendo de la cohibición una constante en temas sexuales. Si bien es natural que durante las vacaciones la actividad sexual, es importante encontrar espacios para el encuentro, salir de la monotonía”.

Le puede interesar: El amor también es cuestión olor: las claves para que no lo arruine

La sexóloga explica que se debe tener en cuenta que “los adultos tenemos unas rutinas establecidas. nos levantamos temprano, vamos a trabajar y realizamos diferentes actividades en donde no están nuestros chicos. Cuando ellos están en vacaciones tienden a extender mucho más su horario y nuestro cuerpo también se cansa. La rutina que se tiene de pareja o el espacio dedicado para tener relaciones que quizás era en la noche, ahora se tiene que dedicar a compartir con los hijos. Y las situaciones donde había intimidad ahora son espacios exclusivos para descansar”, dice la experta.

Con la llegada de los hijos, dice Devia, se pueden presentar algunas complicaciones sexuales. En el caso de los hombres la eyaculación precoz: “El miedo a que los niños lleguen al cuarto, hace tener relaciones sexuales mucho más rápidas y eso va a distorsionar un poco la idea del cerebro en cómo debe ser un preámbulo, una excitación y un proceso natural de la sexualidad”.

Y en el caso de las mujeres, indica Devia, “se puede presentar la anorgasmia, pues como la mujer requiere un poco más de tiempo para esa estimulación y encuentro de pareja, permitir que nuestros órganos genitales se llenen de toda esa vascularización y poder lubricar perfectamente, entonces comenzamos a tener relaciones sexuales mucho más cortas que no la llevan al orgasmo pero sentimos placer y satisfacción. Por eso podemos sentirnos realizadas pero tendemos a pensar que el orgasmo no nuestro objetivo sexual”.

La experta indica que es importante que los “espacios de intimidad estén delimitados y que, por ejemplo, la habitación no sea un espacio de diversión para los chicos, sino un espacio de encuentro de pareja. El cuarto debe ser siempre un templo de los padres donde se pueda cerrar con llave, donde estén seguros”.

“Las expresiones de amor frente a los hijos no deben ser cohibidas porque los hijos también se alimentan de esas expresiones de amor que están viendo y ver que sus padres se besan y se acarician, hace que ellos sepan cuál es el criterio de intimidad en la familia”.

De otra parte, Frauky Jiménez, psicóloga clínica, explica que la afectación en las relaciones sexuales durante las vacaciones escolares, dependerá de las dinámicas y normas que en cada hogar haya.

“Muchos quieren ver televisión con los padres, otros invitan amigos... Si son hijos pequeños lo ideal es que conserven sus rutinas de sueño habituales, entre 8 o 9 de la noche. Los preadolescentes y adolescentes sí son más reacios a cumplir esos horarios, entonces probablemente van a estar más al lado de sus padres en sus cuartos. El hecho de que los apartamentos de ahora sean tan pequeños también influye en que no haya mayor privacidad para los encuentros sexuales entre padres, en comparación si se está en una casa un poco más amplia en donde las alcobas son mucho más distanciadas”.

Sobre cómo establecer una rutina para que no se afecten los encuentros sexuales entre los padres, la sexóloga recomienda repartir las vacaciones: “A los chicos no les va a gustar quedarse encerrados todo el tiempo. Podrían planear vacaciones recreativas, mandarlos donde un familiar. El tiempo debe ser equitativo, que los chicos no siempre estén en el mismo lugar al lado de los padres. Si no se puede esto otra alternativa sería que los padres tengan actividades en solitario, por ejemplo en los fines de semana dedicarles tiempo de calidad a los chicos y entre semana tener una tarde de descanso para los padres”.

Y hace una importante advertencia que espera brindar calma a los padres: “Siempre deben tener su espacio y no deben sentirse mal por dejar de dedicarle un par de horas al día o a la semana a sus hijos. Deben tener presente que al tener estos espacios van a esta más contentos. Si no buscan un espacio para desestresarse, lo que pasará es que se estresarán con los niños, van a verlos como una carga”.

Consejos para que el sexo no muera

* No olvidar ser novios, frecuentar un motel de vez en cuando. Tener días en el mes que sean solo para compartir en pareja como en los viejos tiempos cuando eran aún novios. Debe primar la diversión.

* Usar la ducha como espacio para tener relaciones sexuales. Muchas veces se tienen las relaciones sexuales en la noche. Sin embargo, cambiarlas a las horas de la mañana puede ser una buena solución e incluso mejora el día a día, según expertos, pues mejora la respuesta sexual tanto en hombres como mujeres por el aumento de la testosterona, lo que representará un aumento de la energía y ayudará a que la pareja luzca más radiante y activa.

* Alimentar siempre a la pareja con gestos, caricias y abrazos. Es importante siempre hablar de sexo, sobre cómo le gustaría practicarlo, incluyendo qué fantasías tienen. Cuando hablamos de sexualidad con la pareja nos abrimos realmente a nuestra intimidad y podemos generar cambios como en el tema de las vacaciones que son momentos pero que van a alimentar el contacto entre la pareja.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad